domingo, 10 de febrero de 2013

Ese vecino rarito


Este año en el colegio de mis hijos y con el fin de conmemorar el día de la Paz le pusieron a uno de ellos, en esa maravilla que es la pizarra digital la película Gru, mi villano favorito o Despicable Me. ¿Qué relación tenía la película con la Paz? Bueno, pues con la paz no, pero si con la ambición, con la banca miserable, con la necesidad de cariño.

Con esas cosas Gru, mi villano favorito es una película de animación en 3D, de comedia y apta para todo el público. La película está realizada por Universal Studios e Illumination Entertainment. Dirigida por ¿los franceses? Pierre Coffin y Chris Renaud. La producción recayó en Chris Meledandri, Janet Healy y John Cohen de la Illumination Entertainment y se invirtieron en ella 69.000.000 de dólares, mientras que la distribución estuvo controlada por la Universal Pictures. La recaudación que alcanzó fue elevada con 506,805,000 de dólares. 
El diseño de producción fue cosa de Yarrow Cheney. El guión de la película surge de las mentes de Cinco Paul y Ken Daurio inspirándose en una historia de Sergio Pablos. El montaje fue labor de Gregory Perler y Pam Ziegenhagen. En la voz de doblaje (la original participan entre otros Julie Andrews) los protagonistas del doblaje son Florentino Fernández hace el doble papel de Gru y de su madre, Ana de Armas (Margo), Andrea Rius (Edith), María Peinado (Agnes), Luis Posada (Vector) y Lorenzo Beteta (Dr. Nefario).

La historia comienza en Egipto, junto a la Gran Pirámide de Guiza que está en obras, se detiene un autobús lleno de turistas estadounidenses. Bajan de él un grupo de gordos turistas, entre ellos un niño revoltoso que va con su madre y un collar para retenerlo. Mientras hacen fotografías, el niño se escapa del cuidado de sus padres y se sube por la rampa en construcción, llega al final y cae accidentalmente sobre la pirámide, e inesperadamente rebota sobre ella. La estructura original ha sido robada y sustituida por un pirámide falsa y de goma que se está desinflando. 
En la escena siguiente un periodista de televisión habla de la ola de grandes robos que se están dando en el mundo. De inmediato, vemos al protagonista entrando en una heladería congelando a los que hacen colas, para él acceder en primer lugar.

La narración, más tarde, se sitúa en un barrio suburbano de adosados blancos, donde hay una casa de color negro con el césped muerto. Es ese vecino rarito del que todos recelamos. Entra en la vivienda en la que hay un extraño “perro”. Al momento un grupo de niñas huérfanas llaman a la puerta de la casa con el objeto de vender galletas. Sin que sus vecinos lo sepan, en su subsuelo se halla el escondite secreto del supervillano Gru y su ejército de Minions, pequeños humanoides con uno o dos ojos con forma de pastilla amarilla, vestidos  y con gafas. Cuando Gru se entera del robo de la pirámide, su orgullo es gravemente herido, y para recuperar su posición como el más grande supervillano de la tierra decide realizar el mayor atraco de la historia mundial: robar la Luna.

Armado con sus planos para la construcción de un cohete, Gru marcha a un trata de obtener un préstamo del Banco Local del Mal (anteriormente Lehman Brothers), donde en el vestíbulo de estera conoce a un joven supervillano llamado Vector (realmente es Victor). Mientras Gru espera, Vector lo molesta continuamente hablándole de su nombre y de su más reciente invención, una pistola que dispara-pirañas. Cuando consigue entrar para hablar con el presidente del banco para presentarle el proyecto de robar la luna, el señor Perkins le niega el préstamo hasta que obtenga un rayo reductor, que resulta indispensable para que su plan salga adelante. Perkins continua, diciendo que Gru se está haciendo ya muy viejo para ser un supervillano, y que ahora hay que concentrarse en supervillanos más jóvenes, que son los que están produciendo más dinero, como Vector, quien resulta ser el ladrón de la pirámide. 
A la salida del banco, decaído, Gru ve a Vector intentando recargar su pistola lanza-pirañas y le dispara con su rayo congelador. La primera misión de Gru es obtener el rayo reductor que está siendo utilizado por unos científicos asiáticos. Aunque Gru y sus Minions logran robar el rayo reductor de un laboratorio secreto en Asia Oriental, mientras experimentaban con un gigantesco elefante, cuando está escapando por los aires con su nave aparece Vector y quién a su vez se la roba, para luego encoger su nave como venganza por el ataque anterior del banco.

Tras este episodio, Gru intenta recuperarla infiltrándose en la base de Vector, pero sus intentos resultan inútiles cuando las defensas a base de misiles, resultan ser mucho mejores de lo que él preveía. Decaído, ve sin embargo cómo tres niñas huérfanas – aquellas que llamaron al inicio de la película su puerta- llamadas Margo, Edith y Agnes consiguen entrar en la guarida para vender sus galletas. Gru tiene una idea, y decide adoptar a las tres niñas para llevar a cabo su plan.

Tras una ardua negociación con una nada amable señora Hatti, la que regenta el hospicio, logra que se las otorguen en adopción. El villano pide a su ayudante, el doctor Nefario, que construya varios robots con forma de galleta de determinadas cualidades, ya que Vector ha realizado un gran pedido de éstas. Las niñas al entrar en su casa ven que Gru no las quiere, aunque la casa está llena de sorpresas (camas en forma de bombas, el perro, el laboratorio o el subsuelo con los Minions…). Por cierto, los minions siempre esperan su aumento de sueldo que nunca llega y tienen nombre propio, ya que Gru los ha personalizado entre otros son Dave, Tim, Kevin, Phil, Jerry, Stuart, Bob, Mark, Larry, John y Carl.

Al día siguiente, muy a su pesar Gru debe ir a las clases de ballet de las niñas, pues próximamente tienen una actuación pública. Tras ello, Gru lleva a las chicas hasta la casa de Vector para que entreguen el pedido, y cuando las pequeñas entran las galletas-robot salen de las cajas, abriendo un hueco en el interior de la cámara acorazada, lo cual permite a Gru y a un par de minions entrar. Los robots, sin embargo, sellan la bóveda de nuevo imposibilitando su salida. Tras varios momentos en los que están a punto de ser descubiertos por Vector, logran escapar de allí por la puerta principal. 
De camino a casa, las niñas piden a Gru que las lleve a un parque de atracciones cercano. Al principio este se niega, pues desea ponerse a trabajar en su plan lo antes posible, pero después accede, con la intención de abandonar a las pequeñas allí. Pero el plan fracasa porque el feriante obliga a Gru a montar en la montaña rusa con las niñas, ya que no pueden estar solas, y Gru monta.

Una vez hecho esto, éstas se paran a jugar en una caseta en la que uno de los premios es un peluche de unicornio que Agnes quiere. El sitio está sin embargo trucado y las pequeñas no consiguen el premio. Gru decide vengarse y utiliza una potente arma que pulveriza la caseta. El feriante accede entonces a entregar el peluche, ya que en efecto Gru le ha atinado a la diana. 
De vuelta a su casa en el residencial, Gru hace una adaptación del plan y lo presenta al señor Perkins a través de una comunicación por una videoconferencia accidentada, pues las chicas y varios minions interrumpen su exposición. Perkins le sorprende de nuevo denegándole el préstamo, diciendo que, si bien no tiene problemas con cómo se desarrollaría el plan, sí los tiene con Gru, una vez más diciendo que le gustaría que fuera Vector el que llevara a cabo el plan. Esto lleva a Gru a un flashback de su infancia, ya que él quería ir a la Luna desde que vio cómo el Apolo XI llevaba a cabo su misión, pero su madre nunca prestaba atención a lo que hacía, incluso cuando hizo una maqueta de un cohete a base de pasta y luego logró construir un cohete que podía despegar. Dicha situación alimentó su deseo de poder ir a la luna, e hizo que empezara con sus actividades supervillánicas para poder pagar su viaje. 
Por su parte, el señor Perkins avisa de inmediato a Vector de que le han robado la pistola de rayos reductores y le dice que ha sido Gru. Entonces se descubre que Vector es en realidad Víctor, el hijo del señor Perkins, y que la razón de que Vector tenga tantas armas es porque Perkins no tiene problema en darle dinero. Desalentado, Gru baja hasta la base subterránea y les dice a los minions que no pueden seguir adelante con la misión, ya que no tienen fondos para construir el cohete, y que ya no podrán seguir con sus actividades delictivas. Las niñas, intentando animarle, le dan a Gru sus ahorros y los minions se ofrecen a hacer una colecta para poner en marcha el plan. Esto anima a Gru, y decide seguir adelante con el plan, comprando materiales baratos y reciclando otros objetos para poder llevar a cabo la construcción. 
Durante los doce días restantes para la luna llena, la construcción del cohete sigue un ritmo adecuado, pero Nefario comienza a ver a las niñas como una distracción para Gru, que está empezando a disfrutar de su papel como padre adoptivo de Margo, Edith y Agnes. De hecho Gru quiere retrasar el lanzamiento con el fin de poder asistir al ballet de las niñas, el lago de los cisnes. Con la construcción casi terminada, Nefario decide llamar a la señorita Hattie, la desagradable dueña del orfanato donde vivían las niñas antes de que Gru las adoptara, para que se las lleve de vuelta al orfanato, diciendo que Gru le ha mentido. Además le dice que el halago final con el que consiguió la adopción, la llama rucio, significa “asno”. Tanto Gru como los Minions y las niñas acaban con el corazón roto. 
Además, el día del robo de la luna hay también un recital de ballet para el que las chicas han estado entrenando todo este tiempo. Gru sale volando a la Luna, sintiéndose mal por haber dejado ir a las chicas y, sobre todo, por no cumplir su promesa de asistir. De cualquier manera, uno de los Minions le mete la entrada al espectáculo en el bolsillo. Mientras tanto, el ayudante de Gru, el doctor Nefario, descubre que el rayo que empequeñece es temporal y que los cuerpos vuelven a su estado original en relación a su masa inicial. Tras encoger la luna hasta el tamaño de una naranja, Gru lo guarda en uno de sus bolsillos, y permanece flotando en el espacio durante un tiempo hasta que el billete de la obra de ballet (que Agnes le había dado hacía un mes y que uno de los esbirros le había metido en un bolsillo del traje de astronauta rosado, pues se lavaba con los tutús de las niñas, antes del despegue) aparece flotando en el espacio. Gru se da cuenta de que todavía tiene tiempo de llegar a la obra y se precipita hacia la Tierra, aterrizando cerca del colegio donde se iba a celebrar el recital. 
Pero cuando llega la obra ya ha acabado. Triste, Gru va hasta la silla que le había sido reservado y encuentra allí una nota de Vector, que ha raptado a las niñas y exige que le entregue la Luna si quiere volver a verlas. 
Gru va hasta la fortaleza de Vector y le da la Luna, pero el joven reniega de su acuerdo y decide mantener a las niñas como cautivas. Esto enfurece a Gru, que logra penetrar a través de las defensas de la fortaleza (dejando fuera de combate a un tiburón de un solo golpe de mano) y logra agarrarse a la nave de Vector mientras ésta está despegando, con la Luna y las niñas en su interior. Aunque no consigue agarrarse bien y cae al vacío, es rescatado justo a tiempo por el doctor Nefario y los minions, que están a bordo de la nave que Vector había contraído. Aquel le explica que los efectos del rayo reductor no son permanentes, y éstos empiezan a desaparecer a un ritmo inversamente proporcional a la masa original del objeto (algo que el doctor llama el "Principio de Nefario"). 
Mientras Gru sigue persiguiendo a Vector, la Luna empieza a agrandarse debido a que los efectos de la contracción están desapareciendo, y empieza a moverse por el interior de la nave de Vector, distrayéndolo y rompiendo la burbuja de cristal en la que están encerradas las chicas. Éstas consiguen abrir una compuerta, y Agnes y Edith consiguen saltar de la nave de Vector a la de Gru, donde son introducidas por los minions. Cuando Margo intenta saltar, Vector se lo impide, pero un temblor en la nave ocasionado por el crecimiento lunar hace que Vector suelte a Margo, que se agarra a un cable que está uniendo las dos naves. Gru intenta llegar hasta la chica, poniendo en peligro su vida, pero justo cuando Gru está a punto de agarrar a Margo el cable se rompe y los dos caen al vacío. Pero los minions han logrado montar una cadena humana y agarran a Gru y Margo, salvando sus vidas. 
Mientras, la Luna, que está en rápida expansión, activa los cohetes de la nave de Vector y la envía al espacio, con Vector justo encima de la nave, lo cual lleva a la Luna hasta su antigua posición en órbita. Gru y las chicas se establecen como una familia feliz, viviendo con los minions, mientras que Vector está varado en la Luna junto a un minion que había tomado una muestra de suero antigravedad y flotó fuera del laboratorio cuando a Nefario se le olvidó cerrar la claraboya. 
Las chicas deciden dar un recital especial de ballet para los minions, Gru y la madre de éste, quien tras muchos años de descuidar a su hijo le dice que está orgullosa de él por ser tan buen padre. En mitad del recital, uno de los minions cambia El lago de los cisnes por una canción de los Bee Gees, You Should Be Dancing, lo cual hace que todos los minions, Gru y su madre salten a la pista para ponerse a bailar. 
La producción de la película fue comenzada el 1 de enero de 2007 para estrenarla el 30 de julio de 2010. Fue estrenada en Estados Unidos el 9 de julio de 2010, aunque había sido presentada en el festival de Cine de Moscú y en el festival de cine de Los Ángeles en fechas anteriores. 
La música instrumental de Mi villano favorito fue compuesta por Hans Zimmer. Igualmente destaca musicalmente hablando la labor de Heitor Pereira, y Pharrell Williams, siendo de éste último las de Despicable Me; Fun, Fun, Fun; Prettiest Girls y Rocket's Song . Fue grabada con un conjunto de 67 instrumentos mediante una Orquesta. Otras canciones de la película son “Minion Mambo" y "My Life" de Robin Thicke. Además de estas aparecen clásicos musicales como Sweet Home Alabama de Lynyrd Skynyrd – al inicio de la película- , la Garota de Ipanema de Jobim, Boogie Fever por The Sylvers, The Way It Is por D.A. Wallach, Copacabana, You Should Be Dancing por Bee Gees, I’m On A Roll por Destinee & Paris, The Unicorn Song de Agnes. 
En cuanto a las críticas partimos la del gurú del cine, Roger Ebert del Chicago Sun-Times quien elogió la película. Otros comentarios positivos vinieron de Michael Phillips del Chicago Tribune y Peter Travers de Rolling Stone. Por el contrario, A.O. Scott de Nueva York Times no le gustaba la película, diciendo que " Pasan tantas cosas en esta película que aunque que no hay nada que despreciar el valor, no hay mucho que recordar."

Por su parte, Mick LaSalle del San Francisco Chronicle escribió: "no hay nada en esto para contratar a un audiencia. Evidentemente, a nadie le importa si este tipo llega a permanecer como hombre importante malos del mundo. Tampoco es esta situación intrínsecamente divertido en una forma de caracteres o interesante, incluso de una manera satírica o sardónica. No hay nada aquí, excepto un pretexto para un montón de travesuras trabajado, tipo slapstick entre los dos 'villanos'... Veinte minutos de "Mi Villano Favorito", no ha pasado nada ". 
Elizabeth Weitzman en el New York Daily News decía que "Está muy lejos de los clásicos de Pixar. Pero esta agradable y estrafalaria comedia animada tiene suficiente margen para entretener a cada uno de los miembros de la familia” . Carrie Rickey en el Philadelphia Inquirer comenta que "Breve, agridulce y más entretenida que divertida, 'Despicable Me' no pasa de ser sólo simpática (...) , mientras que Ann Hornaday en el The Washington Post escribía que "La acción y las risas de la historia convierten a 'Despicable Me' en una estupenda elección para la familia (...) merece todavía más crédito por su elegante diseño visual. 
En España, Javier Ocaña publicaba en el Diario El País que era "Una obra notable (...) fresca y ágil, aunque quizá algo complaciente en el diseño gráfico de algunos de los personajes secundarios" , mientras que Javier Cortijo en el Diario ABC decía que era "Una de las más agradables sorpresas del género de animación del año, y que le da capones con la barbilla a las tibias 'Astro Boy' y 'Shrek 4'.". En el Diario El Periódico de Barcelona Nando Salvá señalaba que era "…la segunda mejor película de animación digital para toda la familia del año. ¿Cuál sería la primera?

Por último, Jordi Costa en Fotogramas escribía que era "Ingeniosa (...) Puntuada por brillantes ideas visuales (...) ofrece una generosa ración de evasión deslumbrante con notas de estupenda comedia" . 
Finalmente indicará que los críticos caseros que tengo la califican como graciosa, e incluso uno de ellos opina que aunque sea de animación consigue dos cosas esenciales: es divertida, y para nada aburrida. Evidentemente no está mal que el aparente malo sea el bueno. En este sentido sigue la línea de Sherk e igualmente que lo más entrañable de la película no es que sean las niñas, sino los minions. Igualmente saludable es que el doblaje sea el de Flo, al que escuchamos en su tono cómico habitual. Si no lo hubieramos leído, lo habríamos adivinado. 
La película, además consiguió varios reconocimientos, pues recibió diversos premios en el año 2010 y en el 2011. En la primera de estas fechas obtuvo siete nominaciones en los Premios Annie, incluyendo Mejor película de animación. Igualmente fue nominada en los Premios BAFTAa la mejor película de animación. Al año siguiente fue nominada a la mejor película de animación de 2011 en los Globos de Oro y fue la ganadora de los Kid's Choice Awards (2011) dentro de la Película Animada Favorita 
Se lanzó incluso un juego de video titulado "Mi villano favorito: El juego" fue lanzado para PlayStation 2, PlayStation Portable y Wii. Una versión para Nintendo DS fue lanzada bajo el nombre de Mi villano favorito: Minion Mayhem. Y este año para el mes de junio parece ser que se estrenará una secuela titulada: Despicable me 2. Me veo la plaza de toros, en el cine de verano.

Imágenes de “Gru: Mi villano favorito” – Copyright © 2010 Universal Pictures e Illumination Entertainment. Distribuida en España por Universal Pictures International Spain. Todos los derechos reservados para estas empresas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario