domingo, 15 de septiembre de 2013

Noventa frente a diez


Tras dos intentos, uno el 5 de julio y otro en septiembre, por fin, he conseguido ver Mamá, una película que narra la historia de dos niñas abandonadas en una cabaña del bosque, y que serán protegidas por una entidad desconocida a la que ellas llamarán Mama. 
Se trata de una película de terror hispano-canadiense del año 2013, dirigida por Andrés o Andy Muschietti, persona que también interviene en el guión y en la producción. Lo cierto es que tanto en el guión como en la producción participan Neil Cross y Bárbara Muschietti, igualmente, en lo primero, al igual que J. Miles Dale y Bárbara Muschietti, en lo segundo con Guillermo del Toro como productor ejecutivo, partiendo del corto argentino Mamá de Andy Muschietti realizado en el año 2008. Tras el visionado del corto Guillermo del Toro quiso estar presente en la obra.
Tras una inversión de 15 millones de dólares y la intervención de las productoras Toma 78 y De Milo Producciones la película fue estrenada en los Estados Unidos el 18 de enero de 2013 - aunque estaba inicialmente previsto se lanzamiento el octubre de 2012- con notable éxito de público y de taquilla, obteniendo ingresos que se acercaron a los 150 millones de dólares. 
En la producción intervinieron igualmente el músico Fernando Velázquez, el fotógrafo Antonio Riestra y el montador Michelle Conroi. La distribución corrió a cargo de la Universal Pictures que realizó una notable campaña publicitaria que llegaba a asustar a los niños. 
Está protagonizada en sus principales papeles por Jessica Chastain como Annabel Moore y el televisivo Jamie Lannister , o sea, Nikolaj Coster-Waldau como los hermanos Lucas Desanges / Jeffrey Desanges . Igualmente en el elenco de actores y actrices están presentes Morgan McGarry como Victoria e Isabelle, Nelisse y Maya y Sierra Dawe como Lilly – que hacen el papel de hermanas e hijas de Jeffrey. Daniel Kash hace el papel del Dr. Gerald Dreyfuss, Javier Botet como Mamá, Jane Moffat como Jean Podolski, aunque también pone voz como Mama al igual que Laura Guiteras y Melina Matthews. David Fox como Burnsie, Julia Chantrey como Nina. En papeles más secundarios están Elva Mai Hoover, Dominic Cuzzocrea, Diane Gordon y Hannah Cheesman.

La película se inicio con unos títulos de crédito inquietantes de dibujos de las niñas y unas voces en off de una aparente discusión entre un hombre y una mujer, mientras un coche mal aparcado se sitúa delante de una casa. Casi de inmediato penetramos en la casa y vemos a un hombre llamado Jeffrey Desange que saca a toda prisa a sus hijas de la casa, la joven Victoria de tres años y la pequeña Lilly de un año.

Estamos en el año 2008 y Jeffrey es hombre de negocios angustiado que mata a varios de sus socios y a su ex esposa. 
En el coche que huye a Jeffrey se le ve abatido y a la mayor de las pequeñas muy preocupada. La conversión de la niña, la alta velocidad y el ensimismamiento del padre mientras recorren por una remota carretera de montaña, provoca que el coche se deslice por el asfalto helado y finalmente un accidente al estrellar el padre su coche contra unos árboles tras caer por un barranco. 
Del accidente salen aturdidos, pero ilesos. El padre lleva a las niñas a una cabaña abandonada que encuentran en mitad del solitario bosque. Antes de entrar vemos que algo se mueve en la casa. 
El padre busca inicialmente cobijo para las niñas, encendiendo el hogar, pero sumido en la desesperación y el remordimiento, se prepara para matar con su pistola a sus hijas y luego suicidarse, pero en el último momento cuando pone la pistola en la cabeza de Victoria, pero una sombra que habita la cabaña lo arrastra lejos y le rompe el cuello. Victoria mira la figura, pero al encontrarse sin gafas puesto las mismas se rompieron en el accidente que solo divisa una silueta. Esa noche, mientras cuida a su pequeña hermana, la silueta reaparece llevando una cereza o manzana para ambas. 
Cinco años después Lucas Desange (Nikolaj Coster-Waldau), tío de las niñas y hermano gemelo de Jeffrey, sigue buscando a su hermano y a sus sobrinas en compañía de su novia, músico de una banda de rock llamada Annabel Moore (Jessica Chastain). Lucas emplea el dinero de la herencia de su hermano en ello contratando a dos hombres para la búsqueda de datos sobre el accidente o paradero de su familia. 
La búsqueda que se extiende en el tiempo finaliza con el hallazgo del automóvil destruido y las niñas en la cabaña. Victoria y Lilly están con vida, pero sucias, medio desnudas, y con un comportamiento animal. 
A esas alturas, Victoria (Megan Charpentier) y Lilly (Isabelle Nélisse) se comportan completamente como animales y son llevadas a un sanatorio psiquiátrico para evaluarlas. Además son puestas en terapia psiquiátrica con el Dr. Gerald Dreyfuss (Daniel Kash). 
El Dr. Dreyfuss se extraña cuando las niñas hacen referencia a la "Mama", una figura maternal protectora. Las niñas, que son inicialmente hostiles, ante Lucas pero Victoria le reconoce por su parecido a su padre después de que él le da un par de gafas y ella le puede ver bien. En esto se inicia la disputa legal por la custodia de las niñas entre Lucas y la tía de la madre, Jean Podolski (Jane Moffat), una adinerada tía materna de las niñas. Dadas sus necesidades especiales, la corte cuestiona la capacidad de Lucas y Annabel para criar a dos niñas en un pequeño apartamento, especialmente porque Lucas es artista y Annabel bajista de una banda de garaje y todo el capital que poseían fue usado en los cinco años de búsqueda. 
Sabiendo que no podrá estudiar a las niñas si se van con su tía al otro lado del país, el Dr. Dreyfuss hace un trato con Lucas y Annabel para recomendarlos como guardianes legales, y prestarles una casa más adecuada a condición que permitan sean tratadas y estudiadas por él, casa de propiedad de la clínica y la concesión de Dreyfuss para estar en contacto con Victoria y Lilly para fines de investigación. 
El doctor está interesado en el caso ya que las niñas se refieren constantemente a un ser que las cuidó y protegió todos esos años y que él define como imaginario. Él cree que se trata de una personalidad secundaria de Victoria creada para tolerar su situación y poder criar a su hermana. 
Pronto se vuelve evidente que la extraña figura, a quien las niñas llaman Mamá, está presente en la nueva casa junto a ellas. Annabel se muestra reacia a cuidar a las muchachas, ya que no considera agradables a los niños, por lo que el cuidado de las chicas recae en Lucas.

Sin embargo, una noche algo emerge de una pared, es una sombra con una figura monstruosa, y lo arroja desde las escaleras del segundo piso y termina en estado de coma. 
Esto obliga a Annabel a hacerse cargo de ellas. Annabel, que no tiene relación con las niñas y es incómodo estar cerca de ellos, se ve a la izquierda solo para cuidar de ellos mientras que las visitas "de mamá" siguen para obtener más evidentes y hostil. Aunque Annabel avanza con Victoria, se encuentra con la hostilidad de Lilly. 
Alarmados por las pesadillas y la advertencia de Victoria sobre los celos de Mama, Annabel pide al Dr. Dreyfuss que investigue. 
La presencia de Mama (Javier Botet) es generalmente acompañada por mariposas negras y problemas eléctricos. Juega con las niñas, pero se esconde del resto de las personas. Victoria siempre se quita las gafas para mirarla y le dice al Dr. Dreyfuss que ella no aparecerá donde pueda ser vista. Al principio cree que "Mama" para ser un imaginario alter-ego de Victoria, creyendo que tenía que asumir el papel de padre / madre para cuidar de Lily durante esos cinco años, sin embargo, su investigación corrobora la historia de Victoria.

Siguiendo las pistas y nombres que Victoria revela durante sus sesiones de hipnosis, el doctor rastrea sus testimonios hasta una mujer del siglo XIX que escapó de un sanatorio. Al investigar, descubre los restos de un niño que no fueron reubicados tras cambiar de lugar el cementerio y él toma custodia de ellos. Comprueba la historia de Mamá que parece ser una madre agraviada y separada de su niño. Investigando saca a la luz la historia de Edith Brennan, una paciente de un manicomio del siglo XIX. 
Dreyfuss recupera una caja que contiene los restos de un bebé y observa como Mama se manifestaba mientras entrevistaba a Victoria. Annabel tiene una pesadilla revelando el pasado de Mama, cuando mamá fue enviada al asilo de Santa Gertrudis con su hijo, que le fue arrebatado y entregado a las monjas. Se trataba de Edith Brennan, una paciente extremadamente inestable, violenta y peligrosa que se fugó del manicomio, mató a una monja y robó de nuevo a su bebé. Huyendo, perseguida por las autoridades, terminó al borde de un acantilado con vista a un lago. Sabiendo que no tenía otra opción, saltó de un acantilado con su bebé en brazos, pero su hijo se quedó enganchado en una rama, muriendo por el impacto, mientras que Mamá murió en el agua. Mama se convirtió en un fantasma que recorrió el bosque obsesionada con encontrar a su hija. Esto provocó que se corrompiera y tomara una extraña forma, con las partes del cuerpo retorcidas y las articulaciones dobladas por el golpe contra la rama que quebró todos sus huesos. 
Por más de un siglo, el espíritu de Mama buscó a su hija en el bosque hasta que encontró a Victoria y a Lilly a punto de ser asesinadas en la cabaña. Allí las protegió como si fueran sus hijas.

Annabel se da cuenta de que mamá nunca supo lo que le pasó a su hijo (porque el bebé no estaba en el agua con ella) y que lleva buscando a su hijo desde hace más de cien años. Al descubrir a Victoria y Lilly en una cabaña no muy lejos del acantilado que saltó, Mamá los vio como sustitutos. 
Al pasar el tiempo, Victoria (quien poseía una crianza y desarrollo social previo a su vida en el bosque) vuelve a ser como una niña normal, pero Lilly (quien solo conocía la vida en la cabaña) mantiene sus modales de animal y una actitud agresiva. 
Con el tiempo, Annabel se siente atraída por las niñas y Victoria comienza a preferirla sobre Mama, pero Lilly no. Annabel comienza a sospechar que algo va mal y cree que Mama podría ser real. Victoria se preocupa por su seguridad, diciendo que no debe mostrar interés en ellas, ya que Mama está muy celosa. 
Esa noche, Mama acosa a Annabel mientras duerme y esta tiene un sueño que Victoria también dijo tener hace tiempo.

En el hospital, Lucas tiene un sueño inducido por su hermano fallecido mientras está en coma, el cual le pide que cuide a las niñas y le señala el bosque, logrando despertarlo. Lucas vuelve en sí después de una inquietante visión de su hermano muerto. 
A su vez el Dr. Dreyfuss comienza a creer en las historias de Mama, primero porque Victoria es capaz de contarlas con detalles que no debería saber y después porque termina viéndola por sí mismo durante una sesión tras mostrar a Victoria una foto de Edith Brennan en vida. 
El Dr. Dreyfuss sospecha que Mamá se encuentra en la cabaña del bosque, desde donde encontró una forma de abrir un portal hasta la casa, por lo que decide ir en su búsqueda, pero ella lo ataca allí y lo mata rompiendo su cuello. 
Annabel y las niñas reciben la visita de la tía Jean, que se alarma por contusiones de las niñas que provienen de su comportamiento sigue siendo animal, pero intenta controlar Annabel investigado por abusar de ellos. La creciente cercanía de Victoria con Annabel hace que ella esté cada vez menos dispuesta a jugar con mamá, a diferencia de Lilly, que todavía prefiere Mamá sobre Annabel.

Esa noche, Lilly y Victoria discuten, ya que la niña mayor ya no comparte con Mama como antes. La razón es que se ha encariñado con su familia y ahora puede ver el aspecto de Mama gracias a las nuevas gafas que le dio su tío. Lilly se molesta y escapa al patio sola a medianoche. 
A la mañana siguiente, Annabel descubre a la niña semicongelada bajo un árbol y, tras hacerle entender que se preocupa por ella, logra por primera vez una conexión que despierta su amor de madre.

Mientras tanto, Jean cree que Annabel está maltratando a sus sobrinas debido a los hematomas que presenta Lilly —por su comportamiento animal y los juegos con Mamá — por lo que decide buscar evidencias para demostrarlo y obtener la custodia. Al mismo tiempo Lucas descubre que los lugares que su hermano le mostró en el sueño eran reales, por lo que sale del hospital y va hasta el bosque buscando la cabaña. 
Mientras Dreyfuss visita la casa del bosque por la noche para investigar y tratar de comunicarse con Mama. Después de la linterna deja de funcionar, se utiliza el flash de su cámara como una luz. Múltiples flashes de las cámaras revelan Mama atacarlo, empujándolo al suelo y romperse el cuello.

Por su parte, Annabel visita la consulta del Dr. Dreyfuss después de otro evento sobrenatural, pero descubre que está ha desaparecido y roba archivos del caso de las chicas de su oficina al igual que extrae algunos objetos que el doctor ha recopilado sobre su caso, incluidos los restos del bebé Brennan, enterándose así de la historia que el médico había descubierto. Se entera de que Edith y mamá son la misma persona. Mientras que Lucas deja el hospital y se marcha en busca de la cabaña en el bosque pues quiere comprobar el sueño que ha tenido con su hermano como protagonista.

Al mismo tiempo, Mama se vuelve furiosa y poco después de hacer un gran avance con Lilly, Annabel y las niñas son atacadas por una mamá fuerte, celosa, que sujeta a Annabel, y ataca a las niñas y a Annabel. Victoria logra defender a su tía, pero Lilly continúa siendo leal a ella. Annabel queda inconsciente mientras Jean entra de noche a la casa buscando evidencias, pero es atacada por Mama, quien posee su cuerpo para llevar a las niñas a la cabaña. Mientras posee el cuerpo de la tía Jean, que había entrado en la casa para buscar evidencia del abuso. Mamá se escapa con las chicas. 
Al recobrar el conocimiento, Annabel toma la caja que contiene los restos del niño y la cabeza de mamá para el bosque y conduce hacia el lago, donde se encuentra con Lucas en el camino. Usando los mapas del doctor ambos encuentran la cabaña y el cadáver de Jean allí, pero no están las niñas. Tras mirar en el patio, Annabel descubre que el acantilado donde murió Edith está junto a la casa por lo que corren hacia la cima. Allí está Mama con las niñas para volver a representar su caída. 
Lucas y Annabel llegan a tiempo para impedir que las niñas salten, pero Mama los ataca casi matando a Lucas, no obstante se detiene cuando Annabel le entrega los restos de su hija. Con ellos en su poder, Edith llora y comienza a volverse nuevamente un alma humana y se transforma en la mujer hermosa que era antes de morir.

Sin embargo, Lilly se niega a separarse de ella y la llama. Esto corrompe nuevamente su espíritu regresando a su forma monstruosa y, despreciando los restos de su hijo, ataca a Annabel y trata de llevarse a las niñas para caer con ellas Annabel es brutalmente golpeado y se niega a rendirse y a pesar de estar muy débil por los ataques, pero no suelta a Victoria. Mamá se prepara para saltar por el acantilado con las niñas una vez más. Victoria, finalmente, se despide de Edith, demostrando que a pesar de todo la quiere como a una madre, pero desea vivir. Ya al borde del precipicio, Victoria intenta convencer a su hermana que no siga, pero Lilly solo conoce la vida junto a Mamá e insiste en que las tres deben lanzarse juntas, por lo que Victoria se despide de ambas en medio del llanto. Ha decidido quedarse con Annabel y Lucas. Lilly grita que ella y su hermana debe estar con mamá y Victoria le dice entre lágrimas de despedida. Mama permite que Victoria se quede, ante Mamá y Lilly se unen formando un capullo de tela y salta al vacío con Lilly, pero antes de golpear la rama del árbol ambas se convierten en una nube de mariposas. La película finaliza con Victoria creyendo que una de las mariposas que la mira desde lo alto es su hermana Lilly mientras llora abrazada con Annabel y Lucas.

La película comenzó su producción en Pinewood Toronto Studios, el 3 de octubre de 2011. La producción terminó el 18 de diciembre de 2011. Partes de la película también se rodaron en la ciudad de Quebec y en Washington D. C.. La película estaba programada inicialmente para el lanzamiento en octubre de 2012, pero más tarde fue reprogramado para el 18 de enero de 2013.

Mamá recibió críticas generalmente favorables de los críticos. El gran crítico desaparecido en este año 2013 , Roger Ebert, comentó en su diario y en una de sus últimas críticas que “ Películas como Mama son montañas rusas, son experiencias emocionantes y escalofriantes. Vamos a asustarnos y luego reímos, nos asustamos y luego reímos, nos asustamos y luego nos impactamos. Y, por supuesto, hay trama de sobra para una secuela. Es una experiencia que yo volvería a vivir. (...). Igualmente Richard Roeper , en el Chicago Sun-Times , disfrutó de la película, dándole tres estrellas de cuatro y diciendo: "Películas como Mama son paseos de la emoción. Vamos a tener miedo y risa, miedo y risa, miedo y sorprendido. Por supuesto, casi siempre hay un poco de terreno de sobra para una secuela. Es un viaje que tomaría de nuevo ". Todd McCarthy del The Hollywood Reporter valora positivamente la película cuando afirma que "'Mama' representa algo retro y una modesta delicia para aquellas personas a las que les gusta un buen susto, pero que prefieren no pasar terror o asco" . En esta línea prosigue Mick LaSalle según dejó escrito en el San Francisco Chronicle "'Mama' está bien realizada y aunque Chastain es lo mejor de ella, no es lo único (...) como en las mejores películas de terror, mantiene una reverberación más allá de las circunstancias de la película". Owen Gleiberman , en la revista Entertainment Weekly , dijo de la película que: " Mamá cumple cada uno de sus elementos visuales del factor miedo. Scott Corulla escribió:" Esta es una buena primera película del director Andrés Muschietti y, a pesar de algunos errores y decepciones, bien podría ser un presagio de las interesantes cosas que vienen para el cineasta. En The Huffington Post escribió: que "Con el nombre de Del Toro en la delantera, espera que mamá pueda ser la película de terror de invierno de 2013”.

Keith Uhlich de Time Out fue menos generoso al dejar por escrito que "Por el momento Muschietti sólo consigue un ambiente creado con destreza, pero hay el suficiente material prometedor como para estar dispuesto a darle un poco de manga ancha a este talentoso recién llegado". Algo similar a lo que dice Justin Chang en Variety: "'Mama', con sus escalofriantes prótesis y elementos digitales, resulta finalmente algo pesada"."No hay nada en 'Mama' que se acerque mínimamente a la lógica. (...) [Chastain] es lo más espeluznante en 'Mama'. Todo lo demás es de televisión por cable" escribió Rex Reed en The New York Observer.

En España las críticas fueron mixtas de las positivas de Jordi Costa dejada en el : Diario El País "Es una película realmente aterradora, con imaginario propio y dimensión poética" o la Pere Vall en Fotogramas "Una película inteligente y rica en sugerencias argumentales y estímulos visuales (...), a la crítica feroz de E. Rodríguez Marchante en el Diario ABC al afirmar que "El arranque es sobrecogedor y terrible (...) aunque la película se desliza (aunque con indudable talento visual) hacia otros paisajes más tópicos, más calcados y vistos (...) Muschetti tiene, sí, las armas, pero aquí se le ha quedado corta la munición" . Más tibias fueron las de Carmen L. Lobo en el Diario La Razón "Posee una extraña belleza (...) Hay guiños al terror de siempre, un tímido conato de tragedia social, mero y débil pretexto para desarrollar la trama, y un amor increíble por esas atormentadas criaturas" o las de Jordi Batlle Caminal en el Diario La Vanguardia "El primer tramo es admirable (...) Pero el guión empieza a embarullarse en la segunda parte, muy reiterativa (...) Impecable en lo formal, discutible en su estructura dramática (...), o la de Manuel Piñón en Cinemanía al decir que “"Chastain asume el reto de hacer especial lo que podría ser rutinario (...) Mérito compartido con Muschetti al que sólo se le puede echar en cara la confusión de conceptos e intenciones con la que resuelve una historia especial".

Estrenada en más de 2.600 cines de Estados Unidos, esta coproducción hispanocanadiense de Guillermo del Toro, basada en un cortometraje previo de su autor -de idéntico título-, se colocó sorprendentemente en el nº1 de la taquilla norteamericana en su primer fin de semana con 28 millones de dólares de recaudación.
El punto de partido fue un corto de unos tres minutos elaborado por dos realizadores argentinos, Andrés y Barbara Muschietti, procedentes del mundo de la publicidad y fue filmado en España. Decía Bárbara Muschietti que “ El cine siempre fue nuestro objetivo. La publicidad vino por accidente, aunque nos sirvió muchísimo como escuela".

La intención inicial de los hermanos era filmarlo en la Argentina, pero – he leído, aunque no sé si es cierto o coña – que no pudieron rodarlo en su país pues el INCAA – la entidad o instituto que financia o apoya el cine en Argentina, quería que contara con otro elenco de actores. Lo que crearon fue un cuento gótico, hermoso, radiante y simple como solo el amor de una madre por su hijo puede serlo. Nos introducen en la historia unos créditos fabulosos, muy en la línea de las últimas producciones e intervenciones de Guillermo del Toro, enmarcados en unos dibujos infantiles que narran todo lo que va a acontecer (accidente con el padre, supervivencia en soledad a base de cerezas en el inhóspito bosque gracias a la ayuda de "alguien" a quien las niñas llaman "mamá") .
Desde el inicio sufrimos todo tipo de sustos truculentos cada tres minutos, intriga, así como elementos visuales y sonoros característicos de la narrativa gótica de terror. La película opta por el miedo psicológico así como por el susto ante lo inesperado para ver a oscuras y con el volumen alto para pasarlo de miedo con miedo y contiene todos los tópicos del cine de terror: apariciones horrendas, una historia truculenta, irrealidad, así como los inevitables jóvenes, en este caso, niñas con altas dosis de tensión.
La película es más efectiva durante la primera mitad, donde sólo tenemos vistazos fugaces de Mamá. Cuando ya no nos dejan usar la imaginación y nos la muestran abiertamente el miedo se esfuma. Noventa minutos de terror para acabar con diez minutos de espanto y bochorno. No, no está, desde mi punto de vista, bien terminada y tiene un final más que confuso hiriente y en todo caso con un desenlace un tanto decepcionante. La escena final, en la que el director se explaya y abusa de los efectos digitales, supone una pequeña tacha en la película que, sin embargo, considero que no es suficiente para empañar el conjunto. De cualquier manera son muy aprovechables y dan miedo esos noventa minutos largos que no deberían de empañarse por los diez finales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario