martes, 11 de agosto de 2015

Pixels


Sí, lo reconozco he ido al cine a ver una película con Adam Sandler. Perdón, no volveré a hacerlo. Realmente ha sido por no saber que este tipo, el menos gracioso de los comediantes estadounidenses estaba implicado en ella. Pero he tirado de nostalgia, por la calle del medio y he querido verla sin mala fe. Pixels (Píxeles en español) es una película estadounidense en 3D, imagen real y animación producida por Columbia Pictures y Happy Madison Productions, aunque con nombre propio se encuentran Adam Sandler, Chris Columbus, Allen Covert y Mark Radcliffe. 

Se rodó en parte igualmente gracias a los Sony Pictures Home Entertainment que, conjuntamente, invirtieron 88 millones de dólares, ya bien recaudados por la distribuidora, la Columbia Pictures, pues las cifras alcanzadas son ya de más de 131 millones de dólares. 

La película está dirigida por Chris Columbus a partir de un guión escrito por Tim Herlihy y Timothy Dowling y de una historia de pantalla dibujada por Patrick Jean autor de un corto del año 2010, llamado Pixels, la idea originaria de la película, aunque con aportaciones ya de Herlihy y Adam Sandler. La fotografía es de Amir Mokri, el montaje de Hughes Winborne y la música en la película es de Henry Jackman, quien también trabajó como compositor para Wreck-It Ralph. En junio de 2015, el rapero estadounidense Waka Flocka Flame lanzó una canción "Game On" con Good Charlotte, que sirve como parte de la banda sonora de la película. 

Está protagonizada por Adam Sandler como Sam Brenner, Kevin James como William Cooper, Josh Gad como Ludlow Lamonsoff, Peter Dinklage como Eddie Plant, Michelle Monaghan como Teniente Coronel Violet van Patten, Brian Cox como Almirante Porter, Ashley Benson como Lady Lisa, y Jane Krakowski como la Primera Dama. A estos se suman Matt Lintz como Matty, Sean Bean como el Cabo Hill, Tōru Iwatani como él mismo, creador de Pac-Man, Fiona Shaw como la Primer Ministro Británica, Madonna como ella misma, en forma holográfica, Serena Williams como ella misma, Martha Stewart como ella misma 

Así protagonismo tienen los Videojuegos arcade enviados por los extraterrestres como son Galaga, Pac-Man, Centipede, Donkey Kong, Frogger, Tetris, Space Invaders, Duck Hunt, Burger Time, Arkanoid, Paperboy, Asteroid, Joust y Dig Dug 

El rodaje de la película comenzó el 2 de junio de 2014 en Toronto, así como en Cobourg, Hamilton todas en Canadá.Se terminó de rodar en septiembre en los Pinewood Studios de Toronto.  

La película comienza en el verano de 1982, cuando dos jóvenes amigos Sam Brenner (Adam Sandler) y William Cooper (Kevin James) esperan la gran inauguración de una sala de arcade. 

Al abrir, Sam descubre que es bastante bueno en varios videojuegos, a pesar de ser un novato. William le dice a Sam que se inscriba al campeonato mundial de videojuegos arcade que se realizará ese día en la misma sala de arcade. Durante el evento se encuentran con Ludlow Lamonsoff (Josh Gad), un chico raro pero brillante, quien también compite al saber lo bien que maneja el videojuego Centipede y que, además, está enamorado de Lady Lisa (Ashley Benson), un personaje del videojuego Dojo Quest. 

Antes de empezar el campeonato, informan que los ejemplos de los videojuegos que van a jugar se pondrán dentro de una cápsula del tiempo junto a otros ejemplos de su vida y cultura para poder contactar con otras formas de vida. 

Después de que Sam gana la mayoría de los videojuegos, se enfrenta contra Eddie Plant (Peter Dinklage) para ganar el ultimó videojuego, Donkey Kong, Sam y Eddie empatan hasta llegar al nivel final donde Eddie le menciona el patrón del videojuego, distrayendo a Sam, quien termina perdiendo y quedando en segundo lugar. 

En el presente, Sam dejó de lado los videojuegos para trabajar en una empresa de instalación de software, mientras que William se ha convertido en  el presidente de los Estados Unidos, pero con muy mala fama después de no saber deletrear bien durante una visita a una escuela. Sam es enviado a trabajar en la casa de Violet van Patten (Michelle Monaghan), una divorciada que vive con su hijo Matty (Matt Lintz). Una vez terminando de instalar todos los nuevos videojuegos de Matty, Sam descubre a Violet llorando en un armario y entra a consolarla; posteriormente, intenta coquetearle, siendo rechazado por ella. 

Mientras tanto, una base militar en Guam es atacada por extraterrestes que, basándose en la información que obtuvieron de la cápsula del tiempo, utilizan bichos y naves del videojuego Galaga. Los soldados de la base tratan de defenderse pero son derrotados fácilmente. El videojuego termina destruyendo la base militar y se llevan a uno de los soldados convirtiéndolo en píxeles. 

Sam se dirige a la Casa Blanca después de recibir una llamada de emergencia de William, seguido por Violet. Para la sorpresa de Sam, descubre que ella es la teniente coronel de la Casa Blanca. William llama a Sam a su oficina, donde le muestra el video del ataque a la base militar. Sam escucha el audio del video y le dice que la forma en la que fue el ataque es la misma que en el videojuego Galaga. 

Mientras Sam se dirigía a su casa, descubre a Ludlow escondido dentro de su camioneta, el cual lo lleva a su casa y le explica que los extraterrestres están enviando a los videojuegos para atacarlos. Ludlow recibe un mensaje con imágenes manipuladas de los íconos de los 80, como Ronald Reagan y Madonna, para explicar sus planes, ya que perciben los elementos enviados en la cápsula de tiempo como una declaración de guerra y usan a los videojuegos como un desafío; en caso de ganar tres rondas, los videojuegos van a invadir la tierra. El soldado que tomaron fue considerado como un "trofeo" adquirido al ganar la primera ronda. 

Al final del video se entregan las coordenadas de la siguiente ronda. Sam y Ludlow le enseñan el video a William y codifican las coordenadas, determinando que el siguiente ataque va a ser en la India. 

El videojuego Arkanoid ataca y destruye el Taj Mahal, tomando a un habitante de la zona como trofeo. Sam y Ludlow comienzan a entrenar a los miembros del ejército para defenderse, enseñándoles cómo jugar estos videojuegos. Violet determina que los píxeles reaccionan a los fuertes rayos de luz, por lo que crean armas de rayos de luz para combatir a los videojuegos. 

Los extraterrestres envían un nuevo mensaje cuyas coordenadas indican que el siguiente ataque será en Londres en el Hyde Park, donde tienen una reunión con el Cabo Hill (Sean Bean) mientras los soldados se preparan para el ataque. En la noche, el videojuego Centipede aparece y ataca a los soldados. Sam les indica las reglas para vencer en este juego, que consiste en atacar sólo la cabeza de los centípedos; pero los soldados carecen de las habilidades y les disparan accidentalmente en el cuerpo, haciendo que se dividan. 

Sam y Ludlow, con el permiso de William, utilizan las armas de luz y atacan correctamente a los centípedos, acabando con éstos. Durante el festejo por la victoria, los extraterrestres envían otro mensaje utilizando los personajes de Fantasy Island para felicitarles por su victoria, entregando al perro del videojuego Duck Hunt como trofeo, pero recordando que aún lideran la contienda por 2-1. Se reciben nuevas coordenadas que dan a entender que el siguiente ataque será en la ciudad de Nueva York. 

Ludlow y William sugieren adquirir la ayuda de Eddie, el cual se encuentra actualmente en prisión. Eddie realiza ciertas demandas a cambio de su cooperación, entre las que se encuentra tener una cita con Serena Williams y Martha Stewart. William se compromete únicamente a dejarlo salir de la cárcel y exoneración de impuestos. 

El equipo descubre que el siguiente videojuego en atacar es Pac-Man. Violet explica que la debilidad de Pac-Man son los cuatro fantasmas de su juego, los cuales serán representados por cuatro autos basados en dichos fantasmas (Inky, Blinky, Pinky y Clyde), con uno de los autos siendo conducido por el creador de Pac-Man, el profesor Tōru Iwatani. 

Cuando el equipo encuentra a Pac-Man, Tōru trata de apelar al lado bueno de su "hijo"; por desgracia, Pac-Man le muerde la mano y se la deja pixeleada. Sam, Ludlow y Eddie persiguen a Pac-Man por toda la ciudad, hasta que éste se come una esfera de poder, dándole 10 segundos en los que él se los puede comer, por lo que persigue a Ludlow en su auto hasta alcanzarlo y devorarle el vehículo mientras él escapa. 

Cuando Pac-Man pierde el poder de devorar, es acorralado por Eddie, quien le quita su primera vida. Luego, Eddie utiliza un patrón para teletransportarse hasta Pac-Man y destruirlo por segunda vez. Pac-Man se regenera por última vez y continua destruyendo todo. Eddie pierde el control de su vehículo y cae al agua. Sam, al saber que es el último fantasma, decide perseguir a Pac-Man hasta que éste termina comiendo otra esfera de poder y persigue a Sam, quien avanza de reversa contando los segundos que restan para que Pac-Man pierda el poder de devorar, tras lo cual se deja alcanzar de Pac-Man para quitarle su última vida. Como resultado, los extraterrestres les dan a Q*bert como trofeo. 

El equipo forma parte de una fiesta para celebrar el nuevo triunfo, la cual es interrumpida por un mensaje de los extraterrestres donde indican que las reglas fueron violadas y van a lanzar un ataque de videojuegos a gran escala. Matty encuentra a Eddie y descubre que él hizo trampa utilizando unos códigos que estaban escritos en sus gafas para teletransportarse hasta Pac-Man y vencerlo. Eddie confiesa que también utilizó trampas para vencer a Sam durante el torneo años atrás. 

Eddie huye mientras que Matty es atrapado por los extraterrestres y convertido en un trofeo de píxeles. Q*bert explica que los extraterrestres vivían en tranquilidad hasta que recibieron los videojuegos de la cápsula y los malinterpretaron como una declaración de guerra. La nave de los extraterrestres desciende hasta Washington D. C. y lanzan varios videojuegos para atacar la Tierra, incluyendo Space Invaders, Frogger, Defender, Joust, Tetris, Burger Time, Paperboy, Asteroid, entre otros. 

William se une al equipo y combate junto con Sam y Violet. Mientras Ludlow pelea contra los videojuegos para defender un bus escolar, tiene un encuentro con Lady Lisa, a la que logra persuadir para cambiarse de bando y luchar junto a él. Eddie se une a la batalla contra los videojuegos después de disculparse por haber salido huyendo. 

Sam, Violet, William y Q*bert son teletransportados hasta la nave de los extraterrestres para enfrentarse contra el máas complicado de los juegos para el protagonista, Donkey Kong. Éste lanza barriles desde la cima de la estructura del juego mientras el equipo trata de llegar hasta Matty, el soldado y el indio, quienes ocupan el lugar de la princesa a rescatar. Matty le explica a Sam que Eddie había hecho trampa en el pasado, lo que da a entender que Sam es el verdadero campeón del Donkey Kong. El equipo logra llegar hasta Donkey Kong, donde Sam lo derrota utilizando uno de los martillos del juego. 

Los videojuegos en la tierra se congelan y destruyen debido a la derrota del jefe final, regresando pixelados a la nave espacial. Desafortunadamente para Ludlow, eso incluye también a Lady Lisa quien es llevada a la nave junto a los demás videojuegos. 

Q*bert se queda en la Tierra como un trofeo final. Sam, Violet, Ludlow, Eddie, William y Q*bert son reconocidos como héroes del mundo, en el jardín de la Casa Blanca, donde William anuncia que ha hecho un tratado de paz con los extraterrestres. Eddie le pide perdón a Sam por haber hecho trampa y admite que Sam es el mejor jugador en Donkey Kong. 

Dado que Ludlow extraña a Lady Lisa, Q*bert decide transformarse en ella. Sam y Violet se dan su primer beso, mientras que Eddie recibe un mensaje de Serena Williams, quien lo espera en una habitación de la Casa Blanca con Martha Stewart. William obtiene fama por haber salvado el mundo. Los extraterrestres abandonan la Tierra restaurando todo lo que habían destruido, incluyendo la mano del profesor Tōru Iwatani, y devolviendo a las personas que habían tomado como trofeos. 


Sobre la historia de la película y su desarrollo señalar que Adam Sandler contrató a Tim Herlihy, el guionista de confianza del actor, para escribir la película, siempre partiendo de la historia del corto dirigido por  el francés Patrick Jean en el 2010. A Sandler se le había ocurrido la idea de tener a Kevin James como Presidente de los Estados Unidos y volvió a escribir la película incorporando este elemento Finalmente, en julio de 2012, Tim Dowling fue contratado para reescribir la película. Más tarde Seth Gordon se une al proyecto como productor ejecutivo. Chris Columbus se involucró en el proyecto en el verano de 2013.

Es la primera vez que Adam Sandler y Chris Columbus trabajan juntos y me sorprende leer en cinerama, la revista gratuita de los cines, que se trata de uno de los más queridos en los Estados Unidos. 

El director dijo que conoció a Sandler para discutir sobre un posible remake, y al salir de la reunión, el director ya tenía un guión de Pixels. El guión gustó a Columbus, que consideró "una de las ideas más originales que había visto desde los días Amblin"

Los personajes de los juegos de arcade clásicos tales como Space Invaders, Pac-Man, Frogger y Donkey Kong, entre varios otros, fueron autorizados para su uso en la película. A pesar del cartel estreno en cines que muestra Pac -Hombre atacando San Francisco, ninguna parte de la película se encuentra en esa ciudad. El 26 de febrero de 2014, se anunció que Adam Sandler podría jugar el papel principal en la película, mientras que Kevin James y Josh Gad estaban en conversaciones para unirse al elenco. El 28 de marzo, Peter Dinklage también estaba en conversaciones para ser el último protagonista masculino.

Jennifer Aniston fue considerado originalmente para la protagonista femenina, pero se negó debido a conflictos de programación, así que la elegida en abril fue Michelle Monaghan James sería finalmente el presidente de Estados Unidos, uniéndose con el personaje de Sandler para salvar el planeta. También se una Gad, un genio conspiranoico y con malas habilidades sociales y Dinklage como alter ego de Sandler. Monaghan interpreta a un desarrollador de armas para los militares y una enamorada de Sandler.

El 11 de junio, Brian Cox se unió al elenco como el Almirante paranoico y Ashley Benson como la bella guerrera de los 80 en el videojuego Dojo Quest. Más tarde se unieron Jane Krakowski como mujer de James. En una entrevista en mayo 2015 en conmemoración de 35 aniversario de Pac-Man, el ex campeón de Pac-Man y unos de los principales expertos Billy Mitchell, reconoció que el personaje asumido por Dinklage se basa de hecho en él.

La mayoría de los efectos visuales de Pixels fue realizado por Sony Pictures Imageworks Digital Domain así como otras nueve empresas todos bajo la dirección del supervisor de Mateo Butler y productor Denise Davis. Las primeras pruebas comenzaron en octubre de 2013, aunque realmente se le metió manos una vez rodada , es decir, en septiembre de 2014, y terminada en junio de 2015.

Las críticas estando Sandler de por medio han sido en general negativas. Justin Chang en Variety estamos ante "Un torpe viaje nostálgico a los 80 (...) Él [Sandler] apenas parece capaz de hacer acopio de fuerzas para llevar una escena (...) Sus trucos han perdido toda la gracia.". Para Kyle Smith del New York Post "Un 'game over' para la carrera de Sandler (...) Hace que 'Battleship' y 'The Watch' parezcan buenas (...). Para Peter Travers en Rolling Stone Pixels le sugiere "…Una metáfora en 3D del asalto digital de Hollywood a nuestros ojos y cerebros. No es divertida. Sólo incesante y cansina (...) 

Richard Roeper, sustituto del insustituible Robert Ebert, en Chicago Sun-Times"Tiene algunas secuencias de acción inspiradas y un puñado de momentos para reírse a carcajadas, pero en general los efectos especiales son sorprendentemente corrientes y las interpretaciones no ayudan. (...). Por su parte, Neil Genzlinger en el The New York Times "'Pixels' es un festín visual de efectos especiales lastrado por el hecho que sigue siendo otra película en la que Adam Sandler interpreta a un hombre infantil que de alguna manera llama la atención de una mujer atractiva". 

En The Wrap, Inkoo Kang decía que Pixels es en definitiva una experiencia tremendamente aburrida, entre otras cosas porque todos los personajes están condenados por una planitud psicológica más bidimensional que la de cualquier pantalla de un juego de arcade." Finalmente para Todd McCarthy del The Hollywood Reporter "Divertida durante un rato, pero dura más de lo que debería." 

En los diarios y semanarios británicos Joshua Rothkopf que escribe en Time Out nos dice que "Lo verdaderamente desconcertante de la película es como abastece desesperadamente a la Generación X de basura nostálgica sin molestarse en pensar que tal vez esos niños de la era Reagan ya han crecido un poco. (...). 

Por su parte, y más generoso en su crítica, John Hazelton en Screendaily "Puede resultar un poco anodina para muchos adultos y no lo suficientemente divertida para los niños (...) Tiene toques de ingenio (...) pero la acción resulta algo mecánica". 

En España,  la crítica no ha sido tan cruel, es más casi la ponen bien. Javier Ocaña del Diario El País dice que "Desde el magnífico prólogo (...) la película, salvando las distancias, respira aroma de aquel cine de los 80. Pero llegado el momento de la acción, de la lucha marciana, todo se estanca."En esa línea, Francisco Marinero del Diario El Mundo"Queda patente el talento de Chris Columbus para el cine destinado a público infantil, en cuanto que la narración es ágil y sencilla (...) los personajes despiertan simpatía al resultar creíbles. (...). En el barcelonés La Vanguardia Salvador Llopart nos cuenta que "Me he reído viendo 'Pixels' (...) Me he maravillado también con sus efectos especiales y eso es indiscutible: son geniales. (...). 

En las revistas especializadas de cine, Yago García en Cinemanía afirma que "Arranca relativamente bien. (...) Pero es poner un pie en el presente, y a Columbus se le acaban los créditos. (...) Gráficos sobresalientes, mecánica poco original, jugabilidad nula:; y Fausto Fernández en Fotogramas nos cuenta que es "Un auténtico festival de chistes privados, de guiños generacionales, de cinefilia a espuertas. (...) Y acaso la más frenética y divertida vuelta a los ochenta (...) mejor revisa el corto. (...). 

En el cono sur Gaspar Zimerman del Diario Clarín nos dice que es "Una explosión de divertida nostalgia ochentera que se desploma sin salvación… Game over; mientras que Diego Batlle de La Nación"No es la primera vez que Hollywood apela a la idea de trasladar un videojuego (y que la película sea, en esencia, como un videogame) al cine, pero 'Píxeles' lo hace con bastante ingenio y, sobre todo, con mucho cariño. Esta vez la fórmula funciona." 

Estamos desde luego es una película que está dirigida más a padres y madres cuarentones y sobre todo cincuentones que vemos en ella muchos elementos de nuestro pretérito perfecto, de aquel que tira de nuestra memoria más querida, la anhelada juventud, con imágenes, videojuegos y chistes que, contextualmente, nos lleva a los ochenta. Desde luego, y sin saber que estaba Sandler de por medio la idea de la película me gradaba. Un director solvente, Chris Columbus, estaba detrás. La película tiene sus puntos, como idea es ingeniosa. Aunque , por momentos, el humor es chusco, hasta rozar lo hortera. Pero bueno, reconozco que me ha divertido. Es posible que sea un futuro razzie, pero oye se ha merecido, al menos, la atención. Y señalar, que en el grupo diverso de personas que íbamos, con edades e intereses muy diversos, la misma ha gustado, pues entretener, entretiene, aunque por momentos de desconectas. Puede que ese sea su éxito.

2 comentarios:

  1. Pues creo que a muchos pequeños sí les gustó, aunque los decepcionados fueron los amantes de los videojuegos. Simplemente, tiene menos gracia de la que debería. La apuesta de Adam Sandler, Pixeles, no me genera ningún tipo de problemas de base: su tono despreocupado, su confianza en los efectos especiales pero sin que éstos lleguen a tomar el protagonismo, su recuerdo de una década en la que (como el propio personaje de Sandler verbaliza en un momento dado del filme) los videojuegos eran sencillos dispositivos tecnológicos que favorecían la socialización, no el aislamiento.

    ResponderEliminar