martes, 28 de octubre de 2014

El último héroe, según Saramago


Llevo trabajando en educación 23 años. He tenido la fortuna de empezar muy joven en una actividad profesional tan maravillosa como compleja. Decía el premio nobel portugués, José Saramago, que los profesores eramos los últimos héroes, y es verdad. Mis centros de trabajo, rara vez, han sido fáciles y he encontrado en ellos de todo desde gente fantástica – la inmensa mayoría- hasta personas de lo más despreciable pertenecientes a toda la amplia gama de la comunidad educativa. Por eso, cuando echan una película que se centraba sobre la educación y que tenía a un profesor como protagonista absoluto.
La película la emitió la 2 de Televisión Española, un último refugio para la cultura. La película llevaba como título El profesor, pero su nombre en inglés, Detachment, que significa algo así como desapego, destacamento o indiferencia, parece más apropiado que el título dado en España, aunque hay que reconocer que el profesor es el protagonista absoluto de la misma, un profesor que podría rezumar cualquier cosa menos desapego o indiferencia del profesorado a sus alumnos.
Se trata de una película del año 2011 e indudablemente es un drama, más bien, un dramón. La película fue dirigida por Tony Kaye, director de American Story X, y producida por Adrien Brody quien además es el actor principal sobre el que pivota la película.
La dirección artística es asumida por Jade Healy, mientras que en la producción participan un cúmulo de personas , además de Adrien Brody, como son Marco Frigeri, Greg Shapiro, Carl Lund , Bingo Gubelmann , Austin Stark , Benji Kohn y Chris Papavasiliou en representación de la Paper Street Films, The Group Entertainment y Kingsgate Films. La misma fue distribuido por Tribeca Film.
La película fue escrita por Carl Lund. Cuenta con la fotografía del mismo director, Tony Kaye. Esta fotografía y el desarrollo del film en etapas retrospectivas están dirigidos por el mismo Kaye cuyo estilo recuerda al extinto Stanley Kubrick. El montaje, complejo, fue labor de Michelle Botichelli, aunque en otras fuentes he leído que participan Barry Alexander Castaño y Geoffrey Richman. La música es obra de los hermanos Newton.
Además actúan junto a Adrien Brody como Henry Barthes que lo ocupa todo, especialmente muchos primeros planos, James Caan como Sr. Charles Seaboldt, Marcia Gay Harden como la directora Carol Dearden y Christina Hendricks como Sarah Madison, además de una magnífica y sentida orientadora Doris Parker interpretada por Lucy Liu y Louis Zorich como el Abuelo.
Además participan William Petersen como el Sr. Sarge Kepler, Bryan Cranston como Mr. Dearden, Tim Blake Nelson como el Sr. Wiatt, Betty Kaye como Meredith, Sami Gayle como Erica, Blythe Danner como Sra. Perkins, Isiah Whitlock Jr. como el Sr. Mathias, Brennan de Brown como Greg Raymond y Renée Felice Smith como Missy.




Un profesor llamado Henry Barthes (Adrien Brody) va a un centro para sustituir a un profesor titular en un centro educativo donde hay muchos muchachos con serios problemas de inadaptación social y con duras realidades personales y familiares. Son alumnos problemáticos y con unos resultados académicos muy bajos De hecho, el aula en sí es un infierno para Barthes. Es recibido por sus alumnos/as, una variada gama de estudiantes, desde tímidos "nerds" que genuinamente tratan de aprender, hasta impertinentes "bullies" sin interés en sus estudios, ni respeto alguno por sus compañeros o sus profesores. con todo tipo de improperios.

En su primera clase el profesor logra dominar con una aparente indiferencia una situación muy difícil con un adolescente que lo desafía delante de todos, ganándose paulatinamente el respeto de todos los de su clase por su valentía y honestidad.
Poco a poco se irá ganando el respeto de su complicado alumnado. Barthes tiene un arma secreta para lidiar con todos sus estudiantes, buenos o malos... una profunda indiferencia a la que se aferra como salvavidas en el turbulento océano del sistema escolar, donde no conviene establecer relaciones emocionales porque la experiencia le ha enseñado que siempre terminarán en decepción.
Henry Bathes, posee un auténtico don para conectar con los alumnos. Pero Henry prefiere ignorar su talento. Al trabajar sólo sustituciones, nunca permanece bastante tiempo en un instituto como para mantener una relación afectiva con sus alumnos o sus compañeros.
Barthes además tiene en una clínica a su anciano abuelo (Louis Zorich), un viejo enfermo con alzheimer, quien se acerca a sus últimos días. Una noche es llamado por una asistente de la clínica que no se hace con el anciano. Así que va a la clínica, atiende a su abuelo y recrimina duramente a la chica que lo llamó y no lo atendió adecuadamente.

Barthes, cuando sale de la clínica, conoce en la calle a una prostituta adolescente llamada Erika (Sami Gayle), que iba en el autobús que lo llevaba a casa y acababa de ser agredida por un cliente que no le paga después de hacer un a felación.
Tras hablar con ella decide rescatarla de la calle, llevarla a su apartamento y ser un buen samaritano con ella intentando salvarla de la miseria de las calles. Descubrimos, poco a poco, que Barthes es un buen hombre, pero es un personaje solitario.
Se tortura psicológicamente por la muerte por sobredosis de su madre y recuerda esa muerte por ser testigo presencial. Henry no tarda en convertirse en un ejemplo a seguir para los adolescentes. Logra una conexión emocional con los alumnos, con los otros profesores.
Barthes empieza a mostrar inusual interés por sus nuevos estudiantes, así como por el pintoresco grupo de maestros que lo acompañan en la batalla diaria contra la ignorancia, todos ellos arrastrando sus particulares dramas personales y mecanismos de defensa. Más aún, el despertar emocional de Barthes se extiende a su vida personal.
Conforme se asienta en el centro vemos toda la fauna que puebla la sala de profesores. Entre ellos una magnífica Doris Parker (Lucy Liu) orientadora que se desvive por unos alumnos que no se quieren, un veterano y cínico profesional interpretado por James Caan y que asume el papel de Charles Seaboldt, la presionada directora Carol Dearden (Marcia Gay Harden), un gélido Sr. Sarge Kepler (William Petersen) , un ignorado como Sr. Wiatt (Tim Blake Nelson).
La cosa se complica cuando una atractiva profesora del colegio, Sarah Madison (Christina Hendricks), se insinúa a Henry Barthes dando una mínima alegría a su insípida existencia.

Por otro lado, Erika acepta los cuidados de Barthes y finalmente se enamora de su benefactor, lo que le traerá problemas ya que éste ha decidido internarla en un centro para adolescentes. La situación se complica cuando una alumna, Meredith (Betty Kaye), se obsesiona con Barthes y lo abraza efusivamente en la sala, siendo sorprendidos por Sarah, quien cree que Barthes está acosando sexualmente a la alumna.
De todas maneras la sustitución llega a su fin, y para despedirse Barthes lee en el aula ‘La caída de la casa Usher’, de Poe , un final poético en el que se superponen imágenes de decrepitud.

La situación se tornará aún más oscura cuando Meredith tome una crucial determinación al saber que Barthes termina su sustitución. Con un dulce se envenena, poniendo así final a la presencia de ambos en el centro.
La esperanza la vemos al final cuando Henry va en busca de Erika al sanatorio. Allí , ambos, se abrazan poniéndose fin a la película.

Detachment es una crónica de un mes en la vida de varios profesores de secundaria, los administradores del centro y los estudiantes a través de los ojos de profesor sustituto llamado Henry Barthes ( Adrien Brody).
Henry Barthes va hablando a la cámara y desde ella vamos conociendo su experiencia vital y personal bastante lánguida con la irrupción de tres mujeres en su vida - la ingenua prostituta Erica ( Sami Gayle ), su compañera Sarah ( Christina Hendricks ) y una adolescente con problemas llamado Meredith (Betty Kaye ). Estas mujeres tienen efectos profundos en la vida de Barthes, lo que le obligó a replantearse aspectos de su compleja personalidad, y marcada por el trágico suicidio de su madre y la muerte inminente de su abuelo.
La película está salpicada con flashbacks de las escenas de la infancia joven Barthes y el suicidio de su madre. Destacan en la película las animaciones en stop-motion de Rebecca Foster, que juegan con una inocencia perdida, y otras de las licencias, suavizan, si esto es posible, el duro contenido del film. Kaye sabe componer planos y los combina con una narración clásica, con declaraciones a la cámara y stop-motion creando un efecto mágico con un realismo cruel.
El rodaje tuvo lugar en Mineola Middle School y High School secundaria de Mineola en Long Island, Nueva York .
La película fue presentada 25 de abril 2011 en el Festival de Cine de Tribeca y fue nominada a la película por su Mejor Contribución Artística, compartiendo honores con la película Kora en el Festival Internacional de Cine de Tokyo de 2011.
No obtuvo una gran recaudación llegando únicamente a aproximarse al millón y medio de dólares. Se proyectó igualmente en competición en el 37º Festival de Cine Americano de Deauville en Francia, ganando tanto el Premio Revelación y el Premio de la Crítica Internacional. Igualmente cerró el Festival de Cine de Woodstock de 2011, donde Kaye fue el ganador del Premio Maverick. de Honor. También se proyectó en competición en el 35º Festival Internacional de Cine de São Paulo y ganó el Premio del Público a la Mejor Película Extranjera, compartiendo honores con Pollo con ciruelas.
El 16 de noviembre, la película fue presentada en la 53ª Muestra Internacional de Cine en México. En enero de 2012, Detachment ganó Mejor Película en el Festival de Cine de Ramdam en Tournai, Bélgica.

La crítica especializada la valoró positivamente. Peter Travers en la revista Rolling Stone escribe que "Kaye tiene un enorme talento. Y 'Detachment' lo demuestra, incluso con la sobrecarga de trucos que nos sacan de la historia (...) Pero con Brody en el corazón de la tormenta, 'Detachment' te llega. Golpea duro. (...).
En esta línea Frank Scheck del The Hollywood Reporter afirma que "Una angustiosa descripción del sistema educativo americano con una soberbia interpretación de Adrien Brody" En Empire Angie Errigo escribe lo siguiente: "Tiene unas interpretaciones increíbles, pero 'Detachment' es quizá demasiado pretenciosamente deprimente intentando ser así mejor. (...).
En España, la crítica no fue unánimemente positiva, moviéndose entre la crítica negativa de Javier Ocaña en el Diario El País al decir: "Un tono caprichoso, grandilocuente y gritón, a base de cámaras rápidas, grandes angulares deformantes y un cierto regodeo en la carnaza (...) una película en el alambre del ridículo" .

Frente a esta destaca la alabanza de Antonio Trashorras en la revista Fotogramas diciendo que "Un largometraje que vuela como una mariposa en pantalla y pica como una avispa en el cerebro. (...). En Cinemanía Eduardo Galán afirma que "Con un esforzado Adrien Brody tratando de engranar una narración a ratos excesiva y fragmentada, el intento de Kaye no acaba de formarse en discurso global (...) Tiene demasiado de todo pero, al final, convence." En blogdecine Beatriz Maldivia habla de que 'El profesor (Detachment)', es devastadora realidad.

Estamos ante un retrato punzante y certero sobre varios valores de la sociedad que comienzan desde la enseñanza. El tono despegado de ‘El profesor’ (‘Detachment’, trasmite un absoluto hundimiento moral de un profesor sustituto encarnado por Brody que no es capaz de sentir.
La dirección de Tony Kaye, simple y meticulosa a la vez, manifiesta una increíble elocuencia, dibujando con amplios trazos los eventos y relaciones de la cinta, para posteriormente llenar los huecos con económicos pero contundentes detalles de inmensa fuerza emocional. Película sobresaliente, muy recomendable, depresiva e inspiradora sobre la educación llevada al cine.

No hay comentarios:

Publicar un comentario