domingo, 21 de diciembre de 2014

La venganza del camarógrafo


Empecé el año con un clásico, con el pionero del cine español, Segundo de Chomón. Lo continué con la más grande película realizada hasta ese momento, año 1914, y que este año cumplió su centenario realizado , Cabiria, y, ahora que encamino y me aproximo al final del 2014, analizo una de las primeras películas de animación de la historia, rusa para más señas, y que lleva por título Miest Kinomatograficheskovo operatora (1911) - The Cameraman's Revenge o La venganza del camarógrafo. 

La película de unos trece minutos de duración y, por supuesto, en blanco y negro con tendencia en algunos momentos al azul, y que, curiosamente, responde a la idea del cine dentro del cine. Los protagonistas en este caso son unos insectos (escarabajos, libélulas o saltamontes) que, a modo de fábula, sufren las aventuras y desventuras propias de los seres humanos, incluyendo traiciones, venganzas, actividades profesionales , como el camarógrafo, y castigos – prisión , finalmente-. 
El autor de esta primera obra de animación fue Władysław Starewicz ( o Vladislav Starevich) nacido en 8 de agosto de 1882 en Moscú, de padre polaco y madre lituana, y fallecido en Francia en 1965. Es curiosa la trayectoria personal de Władysław Starewicz. Pasó su infancia con su abuela en Kaunas, pero asistió al Gymnasium en Tartu, (Estonia). 
En 1910 Starewicz fue nombrado director del Museo de Historia Natural en Kaunas, Lituania. Allí, entre 1909 y 1910, en parte por sus vínculos con la naturaleza y el carácter divulgativo de la misma, comenzó su carrera con director realizando cuatro documentales cortos para el museo. Estos llevaban por título Nad Niemnem (1909) - Más allá del río Niemen , Zycie Ważek (1909) - La vida de la libélula, Zukow Walka (1909) - La Batalla del escarabajos ciervo y Piękna Lukanida (1910) – o The Beautiful Lukanida, la primera película de animación de marionetas y con trasfondo de tragedia griega. Sin embargo, su cambio conceptual aparece en La Batalla del escarabajos ciervo de 1909, cuando Starewicz quiso dejar constancia de la batalla de dos grandes escarabajos, pero se vio obstaculizado por el hecho de que las criaturas nocturnas morían por culpa de la iluminación del escenario. Inspirado por una visión de Les Allumettes animées (1908) de Émile Cohl, Starewicz decidió recrear la lucha a través de la animación, creando el modelo de la stop-motion, mediante insectos a los que se añadía alambres articulados. El resultado fue el nacimiento de la animación rusa. 
En 1911, Starewicz se trasladó a Moscú y comenzó a trabajar con la compañía de cine de Aleksandr Khanzhonkov. Allí hizo dos docenas de películas, la mayoría de ellos animaciones títeres utilizando animales muertos a los que incluía anexos de alambres para articiularlos. Ya había realizado La bella Leukanida , la primera película de títeres con una trama inspirada en la historia de Agamenon y Menelao, o la Cigarra y la Hormiga (1911) con la que Starewicz obtendrá un reconocimiento por parte del zar. 
Pero la película más conocida de este período, fue la que disfruté anoche en soledad que lleva por título Mest kinematograficheskogo operatora (La venganza del camarógrafo) película, que unas fuentes marcan en 1911 y otros en 1912, una obra acerca de la infidelidad y los celos entre sus protagonistas , en este caso, insectos. Más tarde Starewicz realizará otras películas para Khanzhonkov en la que se entremezclan los personajes humanos con la animación. Particularmente famosa fue una película ya comentada del año 1913, de 41 minutos, y titulada La noche antes de Navidad, una adaptación de la historia de Nikolai Gogol del mismo nombre. 
Durante la Primera Guerra Mundial, Starewicz trabajó para varias compañías de cine pero tras la Revolución de Octubre de 1917, parte de la comunidad cinematográfica se alineó con el Ejército Blanco, Starewicz , entre ellos, y se trasladó de Moscú a Yalta, en el Mar Negro. Después de una breve estancia, Starewicz y su familia huyeron antes de que el Ejército Rojo pudiese capturar la península de Crimea, pasando a Italia por un tiempo antes de unirse a los emigrados rusos en París. Allí pasó el resto de su vida. Starewitch murió el 26 de febrero de 1965, mientras trabajaba en Comme chiens et chats (Como perros y gatos). Fue uno de los pocos animadores europeos en ser conocidos por su nombre en América antes de la década de 1960, en gran parte a causa de La Voix du rossignol y Fétiche Mascotte. Sus películas rusas eran conocidas por su humor negro. Mantuvo cada marioneta que hizo, por lo que las estrellas en una película repitieron como personajes secundarios en obras posteriores (las ranas de Grenouilles qui demandent roi son los más antiguos de estos). 
Desde 1991, Leona Beatrice Martin-Starewitch, la nieta de Ladislas Starevich y su marido, François Martin, se dedicaron a restaurar y distribuir películas de su abuelo. Desde este año 2014, la ciudad de Fontenay-sous-Bois y el Fondo documental de la familia Martin-Starewich organiza proyecciones película Ladislas Starewich en el cine municipal Kosmos. Miest Kinomatograficheskovo operatora (1911) - La venganza del camarógrafo - es la primera de las trece películas que realizó entre 1911 y 1914. La película de la productora de Khanzhonkov se estrenó en Rusia el 27 de octubre 1912 . 

La versión que he visto está producida por Milestone como The cameraman´s revenge and others fantastic tales , y que a pesar de ser muda contiene música de Robert Israel interpretada por Yuri Tsivian. Viene con intertítulos en inglés. 

Comienza con el anuncio de la vida tranquila que llevan el señor y la señora escarabajo, y como el señor escarabajo marcha, de vez en cuando, a la ciudad en un coche, un taxi, que lleva un escarabajo ciervo. En la ciudad el Sr. Beetle va a un night club, el “Gay dragonfly” en el que baila, evidentemente, una libélula que actúa justamente detrás del baile de una rana. 

Tres espectadores acuden al baile de la libélula (un escarabajo ciervo, un escarabajo y un saltamontes). Ellla tontea con los tres, pero finalmente se marcha con el escarabajo dejando dolido al saltamontes que, además, es un camarógrafo. 

A la salida de la nueva pareja, que se marcha junta en un taxi, el saltamontes espera y les sigue con su bicicleta hasta la habitación de ella. El trío llega al Hôtel d´amour. El saltamontes graba la llegada de la pareja de amantes tras lo cual sube a la habitación donde graba el apasionado idilio, no sin dificultades , pues al final es descubierto por el escarabajo. 

Mientras en la casa la señora beetle escribe a un amigo pintor al que vemos en su taller. Al recibir la carta en la que ella le dice que está sola, el pintor no tiene duda de ir a la casa para encontrarse con ella. 

Tras ponerse su sombrero con un pluma, toma un cuadro y se encamina para la casa de su amante. Allí ella se prepara para el encuentra al calor de lumbre de una chimenea. Nada más producirse el encuentro , entra en la casa el señor Beetle. 
El señor Beetle encuentra al pintor y le rompe su cuadro en la cabeza, iniciando una pelea que los lleva hasta el exterior de la casa y que acaba con la marcha del saltamontes. Pero como nos dicen los intertítulos, el señor escarabajo es tan generoso que se olvida de todo y decide llevara su mujer al cine. Lo que no sabe que el maneja el proyector es el saltamontes. 
La historia que ve la pareja es , precisamente, la que rodó y tiene como protagonista la infidelidad de Mister Beetle. Sin embargo, la señora Escarabajo pronto se entera de las infidelidades de su marido pues la película que ven es el material de archivo que el saltamontes celoso hizo sobre el señor Escarabajo y la libélula juntos. La reacción del público (mariposas, escarabajos,…) no se hace esperar y , menos la de ella, quien golpea repetidas veces a su marido con el paraguas. 

Tras verla la señora Escarabajo rompe su paraguas sobre el Sr. Escarabajo y el Sr. Escarabajo salta a través de la pantalla. El señor Beetle al huir sube hasta el proyector y allí se encuentra con el saltamontes, retomando la pelea y originando un incendio. En la escena final encontramos a la paeja en alegre compaña, pero … en la cárcel. 

Esa mezcla de curiosidad por el mundo animal, especialmente por los insectos, y por el cine que sentía Wladislas Starewicz se funde en este cortometraje que trata de la historia de un triángulo amoroso entre el Sr. Escarabajo, un saltamontes artista, y la señora Escarabajo. 
La historia de este engaño mutuo entre la pareja de escarabajo es similar a un corto de Biograph o Vitagraph de su tiempo. Lo interesante en la obra de Starewicz en la utilización de escarabajos embalsamados a los que se colocaban alambres para las piernas y conseguir a través de ellas la animación fotograma a fotograma, o sea en stop motion. 
La historia se articula cuando el Sr. Escarabajo queda atrapado sin saberlo por las imágenes de una cámara en su relación con una libélula por un saltamontes celoso. 

Aquí los insectos se colocan en lugares humanizados, como una casa o un club nocturno, y se les da características humanas de los celos, la ira, la lujuria y venganza. Los personajes de insectos llevan maletines, automóviles de unidad, e incluso usar zapatos sin embargo, también se contraen sus antenas y abrir y cerrar sus mandíbulas como insectos reales haría. 
Lo más destacable son los movimientos fluidos de los insectos que se mueven lentamente por la pantalla. Acción se sucede con intrincados detalles, pero la rapidez y el ritmo se pierde en el proceso. A pesar de su ritmo, la película es un excelente ejemplo de las marionetas principios de Starewicz y es muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario