jueves, 4 de julio de 2013

Detalles de la Bahía


Si estás por detrás de esta pantalla oscura habrás comprobado que he pasado en estas últimas entradas desde los inicios del cine, - yo diría incluso del inicio de los géneros cinematográficos con la obra de los hermanos Lumière o del británico James Willianson o de Segundo de Chomón- a la actualidad más rabiosa. Y es que anoche pude ver, que no disfrutar en exceso, de la obra de un director de renombre. Un señor que fue incluso oscarizado por su película Rain Man, y que, tras otras obras de fuste como Good Morning Vietnam, Toys, Sleepers … , se ha encaminado por la nueva vía por la que se encamina en la actualidad el cine de terror o del thriller,  en ese subgénero que se conoce como el "found footage", es decir, de “falso documental” o “metraje encontrado”, y que se inició con el Misterio de la Bruja de Blair, y que tiene como producto final ( y para algunos, el más elaborado) esta película de nombre The Bay (Isopod), o sea, La Bahía. No, no se centra en Cádiz, aunque en Cádiz puede ocurrir de todo, sino en la Bahía de Chesapeake.
El autor de esta obra, ( no , no voy a decir que atropello), no es otro que Barry Levinson. Como he dicho anteriormente la película que inició este subgénero fue "El Proyecto de la Bruja de Blair", un filme que a inicios de este milenio y con un bajo presupuesto creó un nuevo clásico. 
Barry Levinson ha regresado al cine tras cuatro años de silencio el pasado 2012 y para ello ha contado con Michael Wallach como guionista y con una producción en la que ha intervenido el propio director conjuntamente con Oren Peli, Jason Blum y Steven Schneider, los responsables de de Paranormal Activitye o “Insidious” por medio de Alliance Films, IM Global, Baltimore Pictures, Hydraulx Entertainment y Automatik Entertainment. La distribución recayó en Roadside Attractions y Lionsgate. 
La responsabilidad de la música en la película ha sido de Marcelo Zarvos, mientras que la fotografía ha sido de Josh Nussbaum y el montaje de Aaron Yanes. Reconocer que, si bien la banda sonora pasa – o , al menos, a mí me lo parece- sin pena ni gloria, tanto la fotografía y sobre todo el montaje si son dignos de destacar. También ¡ y por qué no! Es meritorio el metraje, pues se agradecen los 85 minutos que dura la película. ¿Para qué más si no hay mucho más que decir? De hecho, pienso que algo le sobra. 
El elenco de actores está formado entre otros por Will Rogers, Kristen Connolly (Stephanie) , Kether Donohue (Donna Thompson), Christopher Denham (Sam), Andy Stahl (Sheriff Lee Roberts) , Michael Beasley (Oficial Jimson), Jody Thompson (Oficial Paul). 
La historia grabada en formado "found footage", es decir, de “falso documental” o “metraje encontrado” se centra en la historia que tiene lugar entre los días 4 y 5 de julio de 2009 en la ciudad de Claridge, situada en una playa de Chesapeake Bay, en la costa oriental de Maryland, durante las celebraciones del Día de la Independencia. 
La protagonista que vemos desde el principio nos informa de quién se trata y de los graves hechos ocurridos allí entre esos días, y en días anteriores. Ella es una joven estudiante de periodismo en su primera práctica como reportera. La chica de nombre Donna Thompson nos relata como es una de las supervivientes de  un acontecimiento que el Gobierno de los Estados Unidos quiere silenciar. 

Donna nos relata el principio, en concreto, como dos investigadores oceanográficos que estudian la fauna marina y flora de la Bahía van encontrando un asombroso nivel de toxicidad en el agua, que da lugar a la muerte de una ingente cantidad de peces, que al ser analizados parecen estar invadidos por unos parásitos ya extintos, la Cymothoa. A pesar de avisar a las autoridades científicas y de alertar al alcalde, las primeras los ignoran, mientras que el segundo se niega a crear una situación de pánico, más aún en temporada de verano y en las fiestas del día de la Independencia que son reclamo para el turismo de la ciudad, su principal fuente de ingresos, conjuntamente con alguna inmensa granja de pollos y una planta de reciclaje de residuos nucleares. Los dos científicos aparecen muertos por la colonia de parásitos días antes de 4 de julio, pero estas muertes se silencian culpando de ellas a un tiburón toro dadas las heridas que presentan. 
Sin embargo, mientras en la Bahía se está disfrutando de las fiestas del “Independence day” una plaga mortal se desata. Las celebraciones son groseramente interrumpidos por el estallido de una misteriosa epidemia, que se presenta en forma de grandes y dolorosas ampollas que se extienden por cualquier parte del cuerpo.

Pronto la epidemia se extiende como reguero de pólvora a la mayoría de los habitantes de la bahía. El médico del hospital local, incapaz de comprender la naturaleza de la enfermedad, contacta vía satélite con el centro de enfermedades infecciosas y con las autoridades locales. Sin embargo, es imposible entender el origen de una enfermedad que devora a los individuos tanto por fuera como por dentro. Ante la magnitud de este fenómeno se desata el pánico en la Bahía. 
Inicialmente lo que el jefe médico sospecha que es una bacteria o agente vira como causante de la infección es informado de que se trata del Cymothoa , el parásito ya extinguido. La reportera Donna Thompson que sigue con su reportaje responsabiliza de la contaminación y de la enfermedad, en parte, a una próspera industria avícola, cuyos propietarios desde hace mucho tiempo había comenzado a alimentar a los animales con piensos lleno de productos químicos destinados a acelerar el crecimiento y, mostrándonos el reportaje realizado previamente por un activista ecológico (Juston Welborn) vemos que esas sustancias fueron expulsados por las heces de las gallinas al agua de un río cercano por lo que llegaron a la bahía. Allí con la mezcla con otros residuos contaminantes procedentes de una central nuclear, ha producido una mutación incontrolada de la Cymothoa, haciéndola mucho más grande, agresiva y peligrosa. El parásito entonces comenzó a atacar a todos los peces de la bahía, y luego pasó a filtrarse a través de la planta de tratamiento de aguas residuales y a las fugas en el sistema de agua de Claridge a toda la población de la Bahía de Chesapeake , infectándola. Y lo que es peor, creando nuevas larvas que nacen con la capacidad de alcanzar el estado adulto en un periodo cada vez más corto. 

En poco tiempo, el parásito infecta a casi todos los habitantes de Claridge, que experimentan un dolor insoportable debido a la evolución de las larvas, que se los van comiendo desde el interior. Las ampollas al principio erróneamente consideradas como un síntoma, en realidad, sólo constituyen la fase terminal de la infección, cuando el parásito ya un adulto trata de salir al exterior. En algunos casos, poco antes de su muerte, algunos de los enfermos son presa de alucinaciones y de una locura transitoria debido a los daños sufridos en el cerebro y en el sistema nervioso, mientras que otros, enloquecidos por el dolor, se suicidan o demandan su muerte a otros pidiendo ser asesinados. 

Cuando finalmente las autoridades entienden la gravedad de la amenaza es ya demasiado tarde. La totalidad de los pacientes del hospital han muerto, incluso, el médico jefe se ha visto infectado. Las autoridades deciden aislar una ciudad fantasma, en la que los muertos están tirados por la calle y los que llegan en barco, caen rápidamente víctimas de la infección. 

Los pocos sobrevivientes serán rescatados a la mañana siguiente al 4 de julio con la llegada de la Guardia Nacional- que nunca veremos- , y que Donna nos informa que puso fin a la enfermedad tras destruir a los parásitos que inundaban la bahía a base de cloro. Finalmente Donna nos informa que fue el Gobierno el que confiscó todas las pruebas para evitar que la verdad saliera a la luz. Parte de estas pruebas, sin embargo, son el montaje de la película, pues Donna ha sido capaz de burlar la censura y ha distribuido esto a ilegalmente a través de una web. 

Como se puede comprender yo me he centrado en la historia narrada por la joven reportera – la única superviviente conocida- y su cámara – que finalmente muere- . Ella es la que explica los sucesos a medida que avanza la película en una grabación personal fuera de la escena. Pero existen otras historias grabadas como incluyen los dos agentes de la policía ( el oficial Jimson y el oficial Paul ) que investigan una zona residencial; una joven pareja atacada por los parásitos y que, sin saberlo, graba su último baño; una adolescente usando una cámara (Stephanie) para enviar un mensaje desesperado de un amigo; el jefe médico que informa a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades sobre la situación que se desarrolla en el hospital local y, entre otros, un matrimonio joven con un bebé a bordo de un yate que navegan hacia la casa de su familia para reunirse con ella en las fiestas, sin darse cuenta de lo que les espera en Clarigde. 

La película se estrenó 13 de septiembre 2012 en el Festival Internacional de Cine de Toronto (Toronto International Film Festival), y posteriormente se distribuyó en los cines de EE.UU. el 2 de noviembre. Se presentó igualmente en la sección Zabaltegi - zona abierta- del Festival Internacional de Cine de San Sebastián del año 2012. Igualmente,  parece ser, que se presentó dentro de un maratón de filmes realizados cámara en mano del Festival de Sitges 2012 y , en algún sitio – creo que en Toronto- fue elegida entre varia en segundo lugar en la sección Midnight Madness como la favorita del público. 
La película está rodada entre los estados de Carolina del Sur (Georgetown se encuentra entre las ciudades), y Carolina del Norte. 
La película ha recibido en general comentarios positivas de los críticos, y es que el found-footage está teniendo un enorme éxito entre los thriller últimamente. David Cox del diario británico The Guardian, que premió la película 5 de 5 estrellas y la llamó "película de terror para los adultos". Mientras que en los Estados Unidos Roger Ebert del Chicago Sun-Times, en una de sus últimas críticas, fue menos positivo, ya que dijo que "Aunque hay algunos momentos de miedo, y un montón de otras horribles, esto no es un película de terror sino un falso eco-documental ". Más o menos , una opinión similar expresó Dennis Harvey en la revista Variety al afirmar que se trataba de “Un truculento, pero poco inspirado thriller de desastres ecológicos que es una muestra poco convincente del sobreexplotado género de falso documental con cámara en mano". David Rooney en esa misma revista señaló que “The Bay' es un perturbador thriller de ecodesastres que refresca la moda del cine de cámara en mano con sorprendente efectividad" .

Lo cierto es que para mí lo más interesante de la película ha sido que Barry Levinson ha optado por tomar varios puntos de vista para contarnos la historia. Este “totus revolutum” permite al espectador ahondar en la tragedia desde distintos ángulos y genera una idea global acertada desde lo científico, lo médico, lo humano, y crítica tanto la lucha de los intereses económicos frente a la seguridad de la población, como el secretismo de la administración. Para ello pone a disposición del espectador Webcams, cámaras digitales, de seguridad, teléfonos móviles, grabaciones casetas, cámaras policiales, documentos sonoros, videoconferencias, Skype, SMS, informativos… todo recurso técnico es utilizado y reciclado para el montaje de la revisión de la tragedia. 
Y como señalé anteriormente lo mejor es su duración, ya que sólo hay que dedicar sus escasos 85 minutos para verla y echar el rato. De eso se trata al fin y al cabo, ya sea en Clarigde, ya sea en la bahía gaditana.

1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar