sábado, 8 de abril de 2017

Invasión a la tierra


Battle: Los Ángeles o Invasión a la tierra , vista más como recuerdo cercano que como interés por verla, corresponde al grupo de películas que pude ver el año anterior al inicio de este blog. por lo tanto la tenía muy reciente. Recuerdo que fui con mi mujer e hijos , y también recuerdo que me gustó a pesar de las críticas tan negativas que leí y que hoy he vuelto a releer. No discrepo de ellas, pero , en ocasiones, me parecen exageradas ya que la película es entretenida y , aunque su planteamiento en tan absurdo como lo fue Battlership,- no difiere tanto de ella, explora una invasión extraterrestre sobre la tierra y la respuesta militar humana, salvo que en este caso son marines los protagonistas, y no la armada- el  resultado es un espectáculo visual adecuado para comer palomitas  y estar pasando un rato. Pero sabios parece tener la Iglesia, ¿no?

Se trata de una película de ciencia ficción dirigida por el sudafricano Jonathan Liebesman y  que está inspirada en el incidente de la Batalla de Los Ángeles en 1942.

La película fue una coproducción entre los estudios cinematográficos de Columbia Pictures , Relativity Media y Original Film en la que participan como productores Neal H. Moritz y Ori Marmur  . La película fue distribuida comercialmente por Columbia, mientras que la división Sony Pictures Home Entertainment lanzó la película en el mercado de alquiler de videos. La película tuvo un presupuesto de $70 millones de dólares y consiguió una recaudación que superó los $211 millones de dólares. Todo un negocio.

El guión fue escrito Christopher Bertolini , mientras que la fotografía correspondió a Lukas Ettlin y el montaje a Christian Wagner.  El encargado de la música fue Brian Tyler y después de su lanzamiento la película ganó el premio de la música de la TV de BMI para el compositor Brian Tyler . La partitura de la película fue orquestada por Tyler junto con la Hollywood Studio Symphony . La banda sonora fue lanzada por el sello discográfico Varèse Sarabande el 8 de marzo de 2011. 

El reparto de la película lo encabeza Aaron Eckhart como el SSgt Michael Nantz de los Marines ( USMC). Junto a él aparecen Michelle Rodriguez como la Sgt Elena Santos, Ramón Rodríguez como William Martínez, Bridget Moynahan como Michele Ne-Yo , Michael Peña como Joe Rincon , Lucas Till como Scott Grayston, Cory Hardrict como Jason "Cocheez" Lockett , Adetokumboh M'Cormack como Jibril A. "Doc" Adukwu, Jim Parrack como Peter J. "Irish" Kerns , Will Rothhaar como Lee "Cowboy" Imlay, Neil Brown, Jr. como Richard "Motown" Guerrero , Noel Fisher como Shaun "Casper" Lenihan , Taylor Handley como Corey Simmons , James Hiroyuki Liao como Steven "Motorolla" Mottola , Gino Anthony Pesi como Nick C. "Stavs" Stavrou , Joey King como Kristen, Bryce Cass como Hector Rincon , Jadin Gould como Amy 

En agosto de 2011, el Sargento Michael Nantz (Aaron Eckhart) del Cuerpo de Marines de los Estados Unidos se apresta a retirarse a petición propia tras 20 años de carrera militar, después de la muerte de algunos de los miembros del pelotón que comandaba en la ocupación de Irak. Ese día, el 12 de agosto de 2011, presenta su renuncia a su superior ya que se siente culpable de lo ocurrido y se siente superado en lo físico y en lo psíquico.

Ese mismo día os medios de comunicación informan por televisión de la repentina aparición de una nube de meteoritos que van en dirección a la tierra y que acaban de ser detectados por las autoridades. En principio, parece una lluvía similar a otras y se espera que las grandes masas de roca estelar caígan sobre los océanos cerca de las principales ciudades costeras.  En ese momento se ordena la evacuación de la población del litoral meridional de California.

Sin embargo, conforme se acercan los científicos  descubren que los objetos son anómalos y que parecen encubrir  naves espaciales que contienen vida extraterrestre hostil.

Ante la caída de esas masas frente a las costas de Santa Mónica los Marines de Camp Pendleton son movilizados y enviados a Los Angeles con el fin de hacer frente a los mismos. Entre los movilizados está el sargento Michael Nantz, un veterano de la guerra de Irak , que esperaba ese día .comenzar el retiro y que ha de sustituir al Sargento Beck como Sargento al mando de un pelotón bajo las órdenes del recién graduado Alférez o segundo teniente William Martínez (Ramón Rodríguez), informándoles sobre la marcha de que los supuestos meteoritos han resultado ser objetos mecánicos en formaciones ordenadas y que deben prepararse para combatir.

Bajo el mando del 2do teniente Guillermo Martínez, el pelotón llega al aeropuerto de Santa Mónica , ahora una base de operaciones. Las fuerzas terrestres alienígenas no tienen apoyo aéreo aparente, por lo que la Fuerza Aérea se prepara para atacar la zona de Santa Mónica.

Por televisión observan el impacto contra un barco de guerra y siluetas que se alzan sobre el casco del mismo abriendo fuego y causando el pánico entre los mirones de la playa.

El pelotón, con una atmósfera enrarecida por el nerviosismo debido a la inexperiencia, y el rencor y la desconfianza hacia Nantz por su pasado, es transportado en helicóptero al aeropuerto de Santa Mónica. Mientras sobrevuelan la ciudad, miran hacia la playa y se dan cuenta de la superioridad y la devastación causada por los bombardeos del desconocido enemigo. El helicóptero es zarandeado por las explosiones de proyectiles pero finalmente llegan hasta el aeropuerto, convertido en base avanzada de operaciones.

En la base, se informa de que Santa Mónica ha sido evacuada, los alienígenas carecen de aviación y el ejército tiene previsto lanzar un bombardeo de saturación en la zona para controlar el espacio aéreo.

El pelotón de Martínez y Nantz el pelotón tiene como misión de rescatar a civiles de una estación de LAPD en el oeste de Los Ángeles antes del bombardeo. Deberá rescatar a un grupo de supervivientes refugiados en la comisaría en tres horas.

El pelotón se adentra en territorio peligroso mientras una locutora de radio anuncia que «el mundo está en guerra».

A medida que avanzan por la ciudad, son emboscados por las fuerzas extraterrestres. Los atacan en una emboscada al acercarse a la comisaría infligiéndoles varias bajas. Martínez queda anonadado por la violencia y su responsabilidad mientras la televisión anuncia que también está siendo atacada Gran Bretaña, y Nantz lo hace volver en sí recordándole que está al mando.

Nantz lleva a dos supervivientes, Imlay y Harris, para buscar a Lenihan, quien está desaparecido del grupo después de haber sido herido.

El soldado Lenihan, perdido, ametralla a un alienígena similar a un robot, que cae dentro de una piscina pero vuelve a resurgir al llegar el resto del pelotón, hasta ser abatido entre varios de los doce que quedan.

Después de luchar contra el alienígena , se reagrupan y se asocian con un grupo de soldados de la Guardia Nacional del Ejército de la 40 División de Infantería de la Guardia Nacional , y un sargento técnico de inteligencia de la Fuerza Aérea, Elena Santos (Michelle Rodriguez), de la Fuerza Aérea, los únicos supervivientes de un ataque alienígena.

En la comisaría, el pelotón se encuentra a cinco civiles: una veterinaria de nombre Michele (Bridget Moynahan), tres niños llamados Héctor Rincón, Kirsten (Joey King) y Amy; y el padre de Héctor, Joe (Michael Peña).

Un helicóptero llega y embarca a los marines heridos Simmons, Guerrero, Lenihan y Grayston, pero no tiene capacidad para llevarse a los civiles debido a restricciones del peso.

Mientras el helicóptero está aún despegando, una aeronave extraterrestre impacta contra él y lo destruye, matando a todos los que estaban a bordo, resultando en la pérdida de Grayston, Guerrero, Lenihan y Simmons. ante la estupefacción de quienes quedan en tierra, que veían en la evacuación por helicóptero su vía de salida.

Nantz vuelve a ayudar a reponerse a Martínez, incitándolo a asumir su liderazgo pese a las dificultades y a los posibles errores, y un soldado notifica que la aviación enemiga hace imposible la llegada de helicópteros.

La televisión llama a la población del litoral a refugiarse en las bases militares. Un soldado consuela a la niña Amy, llorosa. Joe Rincón da las gracias a Nantz por acudir a salvarlos, e incita a su hijo a ponerse a disposición del sargento y hacerle un saludo militar.

Desde la azotea, dos soldados observan el hostigamiento a las naves enemigas por los cazas del ejército y a los alienígenas sobre otro edificio, comparando la situación de los combatientes de uno y otro bando. Michele confía a Nantz que Kirsten y Amy dependen ahora sólo de ella.

En los informativos se conjetura que el objetivo del ataque extraterrestre es apoderarse de los recursos hídricos de la Tierra.

Los oteadores divisan un autobús cuando queda una hora para el bombardeo, y Martínez decide usarlo para huir de la ciudad.

Harris encuentra un extraterrestre herido y, Nantz y Santos estudian en él, con la ayuda de Michele, la insólita anatomía de los alienígenas hasta encontrarle un órgano vital en su abdomen,.

Stavrou, el soldado de Nueva Jersey, logra arrancar el autobús al tiempo que los alienígenas llegan a la comisaría, y parten con cuarenta minutos por delante para recorrer las 25 millas que los separan de la base.

Sobrevuelan el autobús aeronaves invasoras. Nantz comprende que siguen las radiocomunicaciones humanas, y con un walkie-talkie como cebo y una granada de mano logra hacer estallar una de ellas y examinar los restos, advirtiendo que no estaba tripulada. El pelotón jalea el acto heroico de Nantz y Martínez le dice que no puede permitirse perderlo. Elena sonríe. Michele se interesa por sus heridas. Santos le revela que su misión era localizar el centro de mando extraterrestre con el objetivo de destruirlo con un ataque de misiles, creyendo que así se desactivarían los drones alienígenas.

Mientras el autobús es atacado en un punto de la autovía Interestatal 10 en que la rampa de salida ha sido destruida, por lo que los infantes de marina sacan a los civiles de la vía descolgándolos con sogas.

Stavrou y Mottola así como los miembros de la Guardia Nacional mueren en el tiroteo contra los extraterrestres, en el que los extraterrestres usan una especie de potente cañón con patas. Rincón coge el rifle de Mottola y logra matar un extraterrestre, pero es alcanzado y queda gravemente herido, mientras que Martínez, herido, ordena a Nantz hacerse cargo de la misión y se inmola con C-4 en el autobús tras haber atraído hacia sí a los extraterrestres con su cañón, pese a las protestas de Nantz, que dice «otra vez no».

Los supervivientes –Nantz, Santos, Harris (Ne-Yo), el paramédico Jibril Adukwu (Adetokumboh M'Cormack), el cabo de primera Peter Kerns (Jim Parrack), el cabo Imlay Lee (Will Rothhaar), el cabo Jason Lockett (Cory Hardrict) y los cinco civiles escapan de la zona de bombardeo, entre cuchicheos recriminatorios hacia Nantz por haber dejado morir a Martínez. Los marines sobrevivientes Nantz, Santos, Imlay, Kerns, Lockett, Harris, Adukwu y los civiles escapan de la zona de bombardeo y se refugian en un supermercado. Allí tratan de curar a Rincón, agonizante pero entero que se dedica a consolar las lágrimas de su hijo. Cuando Michele se  lleva aéste, Rincón se derrumba ante Nantz, que le hace apreciar su propia capacidad de decisión. Rincón reclama a Nantz entre sollozos la promesa de salvar a Héctor.

Santos mira la televisión, que informa de que 20 ciudades en 17 países están siendo atacadas, y un reportaje especula según informa el profesor Brian Stavert, de la Universidad de Stanford, que el nivel de los océanos está descendiendo por usar los extraterrestres el agua de la Tierra como combustible mientras intentan colonizar el planeta y erradicar a los humanos. . Por Internet, Santos averigua también que existen 20 centros de control de los drones alienígenas.

El equipo se prepara para el bombardeo. El pelotón hace la cuenta atrás a la hora prevista del bombardeo pero este no se produce.

Llegados al aeropuerto, los marines encuentran que los extraterrestres habían destruido la base y que los militares se están retirando de Los Ángeles. Lockett señala que de miles de marines, sólo quedan ellos siete. Santos echa en cara a Nantz que nunca sonría, y él la manda con Harrison. Los marines planean escoltar a los civiles a un punto de extracción alternativo.

Cuando Nantz e Imlay están localizando en los mapas un punto subsistente de evacuación. Joe finalmente muere de la herida de bala de su abdomen. Adukwu les anuncia la muerte de Rincón. Nantz debe confortar al  hijo de Joe.

Su hijo, llorando, le pide que despierte. Michele lo consuela, y él sale corriendo y se abraza a Nantz, que le dice que «está bien llorar» y le pide que sea «su marine», «más valiente que los demás», «porque los Marines no se rinden». Héctor repite esta frase, todos lloran y Nantz le promete sacarlo de allí con un abrazo.

Lockett le pregunta si también los sacará a ellos, o si ellos son prescindibles  como lo fue su hermano, Dwayne G. Lockett y los otros que acompañaban a Nantz. . Nantz le cuenta la historia de la muerte de sus subordinados en Iraq y lamenta haber quedado él con vida recordándolos a cada instante. Enumera los nombres rango y número de serie así como otros datos de sus soldados, incluyendo el de su hermano muerto, y dice que era su amigo y lo echa de menos a diario, pero que eso no importa porque hay que seguir luchando y honrar la memoria de los soldados muertos. A continuación, llegan al punto de extracción y son evacuados por un helicóptero.

Desde una torre de observación, ven cómo las aeronaves extraterrestres bombardean los edificios, y se proponen escoltar a los civiles hasta el punto de evacuación, en caso de que este existiere aún –lo que logran hacer con una tanqueta y un humvee, atropellando a varios extraterrestres por el camino–.

En el punto, un oficial informa del abandono de Los Ángeles ante la superioridad enemiga. Todos suben al helicóptero de evacuación y contemplan entre lágrimas la destrucción de la ciudad.

En el aire, el helicóptero experimenta una pérdida de energía breve que Nantz relaciona con un área apagada en tierra, conjeturando que puede ser la ubicación del centro de comando alienígena desde donde se dirige a los aviones no tripulados. Está convencido de que se encuentran sobre un lugar ocupado por el centro de mando extraterrestre, ya que transmite energía de radio a sus drones. Él decide recon el área solo, pero su equipo insiste en acompañarlo. Buscando los submarinos, los marines confirman la presencia de un gran buque alienígena. Kerns radios en la solicitud de misiles, que Nantz manualmente dirige usando un designador de láser, mientras que los otros defienden su posición.

Nantz entrega a Michele una carta para la esposa de Martínez y se descuelga del helicóptero para hacer un reconocimiento. Su pelotón lo sigue por la cuerda.

El comando se introduce a escondidas en los subterráneos y, tras matar a dos extraterrestres, encuentran la base enemiga. Tras descubrirlos regresan a la superficie para transmitir por radio las coordenadas y pedir un bombardeo con misiles al punto que Nantz señalará con un láser mientras los demás defienden la posición. Kerns se presenta voluntario y muere tras cumplir la misión cuando un Drone detecta sus señales. Pero los Marines logran enrutar un misil al módulo de comando, el cual es destruido. Las fuerzas terrestres alienígenas se retiran cuando sus drones incontrolados se estrellan.

El centro de mando es dañado por el primer misil pero despega del suelo para escapar. Los infantes de marina tienen éxito en la orientación de otro misil al centro de mando, que se derrumba.

Las fuerzas alienígenas retroceden cuando sus aviones teledirigidos, sin control, caen al suelo y mientras, llegan los refuerzos para evacuar a los marines supervivientes.

En una base operativa temporal en el desierto de Mojave , Nantz, Imlay, Lockett, Harris y Adukwu, los seis supervivientes del pelotón original junto con Santos, son recibidos como héroes.  Los marines que están en  el desierto de Mojave les alaban por su valentía. Otras ciudades atacadas imitan su estrategia.

A pesar de las órdenes de descansar, el equipo de Nantz de inmediato se aprovisiona y se rearma para unerse al resto de los Marines para retomar a Los Ángeles, mientras otros países realizan operaciones militares similares contra las especies hostiles.  La batalla por Los Ángeles asumida por los infantes de marina continua, aunque acaba la película.

El rodaje principal comenzó durante la segunda semana de septiembre de 2009. La filmación fue realizada entre septiembre 2009 y octubre de 2010 en las localidades de Shreveport y Baton Rouge, Luisiana. Algunas escenas filmadas en Camp Pendleton en San Diego, California. Louisiana fue elegido en lugar de Los Ángeles principalmente debido a las ventajas financieras.

La primera imagen grabada en Shreveport mostraba  una interestatal destruida llena de coches, un camión cisterna volcado y un helicóptero destruido. Se usaron efectos especiales, poco habituales en el área de Shreveport, incluyendo la pirotecnia. El clímax de todos ellos fue una bola de fuego de una explosión, que alarmó a los viandantes desconocedores de la filmación.

El personal de la película utilizó el croma por doquier así que se usaron unas grandes "pantallas verdes" en la base de la interestatal destruida para la posterior inserción de imágenes CGI de Los Ángeles.

Los actores pasaron por tres semanas de campo de entrenamiento, con el fin de aprender cómo operar realista como un pelotón de la Marina. Además, Eckhart entrenó con los Marines por unos meses antes en el entrenamiento de armas y ejercicios.

En el set, los asesores técnicos militares trabajaron con los actores para asegurarse de que dieron una actuación realista. Eckhart se rompió la parte superior del brazo cuando cayó de una repisa durante una secuencia de acción, pero siguió trabajando para el resto de la película sin tener que poner en un yeso. Había apoyo militar para filmar. Numerosas unidades de los marines asistieron en la filmación, incluyendo la infantería del 2º Batallón 1ª Infantería de Marina , MV-22 Ospreys de VMMT-204 (basado en la Estación Aérea Marine Corps New River en Carolina del Norte ), CH-46 Sea Knights de HMM-268 y HMM-774 (Con base en Camp Pendleton y la Estación Naval de Norfolk , respectivamente), y reservistas del 3er Batallón 23 Marines con sede en Belle Chasse, Louisiana .

Los Marines del VMMT-204 estaban presentes para la filmación en Baton Rouge del 19 al 22 de octubre de 2009. Durante este periodo fueron rodadas varias escenas del MV-22B volando y girando en tierra. Había también escenas de los Marines entrando y saliendo del aparato. También participaron Marines y CH-46s del HMM-774 (escuadrón de helicóptero de carga media) estacionados en Norfolk, Virginia.

Mientras que Liebesman trató de utilizar los efectos prácticos siempre que fue posible (aunque se usaron pantallas verdes y CGI), como para explosiones, el 90% de los alienígenas son generados por ordenador , ya que el director pensó que sería demasiado difícil lograr otra forma.

Los invasores fueron diseñados por Paul Gerrard, que los hizo parecer "muy extraños", ni artrópodos ni vertebrados , mientras que Liebesman los describió como " nazis genocidas ... Nos miran como nos  las hormigas ".

Liebesman quería que los alienígenas parecían funcionar como un ejército real, con médicos y oficiales de rango diferentes, y usando tácticas como tomar la cubierta para protegerse. Liebesman también confirmó que los alienígenas están invadiendo los recursos naturales de la Tierra, específicamente porque la Tierra está cubierta con agua al 70%.

La película no estuvo exenta de polémica, ya que Sony Pictures Entertainment consideró la posibilidad de acciones legales contra los hermanos y cineastas Greg y Colin Strause, contratados para hacer los efectos visuales en Battle: Los Ángeles a través de su compañía Hydraulx. El tema es que Sony Pictures sospechaba que los hermanos Strause habían creado su propia película basada en una invasión alienígena a Los Ángeles, una película que ya je visto y que lleva por título Skyline, que competiría con el lanzamiento de su película Battle: Los Ángeles. Los hermanos la habrían creado usando los recursos que habían obtenido mientras trabajaban en Battle: Los Ángeles sin el consentimiento de Sony Pictures. Un portavoz de los hermanos respondió diciendo que dichas reivindicaciones eran infundadas, así como un descarado intento de Sony de forzar a que dos cineastas independientes como ellos tuviesen que cambiar sus fechas de lanzamientos fijada previamente por Universal y Relativity y sobre la que ellos no tienen control. Sony inició el arbitraje contra Hydraulx y los hermanos Strause, pero luego desestimó el arbitraje.

Por su parte, el director de la misma, Jonathan Liebesman conocido internacionalmente por haber dirigido las películas como The Texas Chainsaw Massacre: The Beginning (2006), Ira de titanes (2012) o las Las Tortugas Ninjas (2014), - por cirto, por esta fue nominado a un razzie al peor director- además la que nos afecta ahora, pretendía que la película fuera una representación realista de una invasión extraterrestre al estilo de una película de guerra , inspirándose en las películas Black Hawk Down , Saving Private Ryan y United 93 por su estilo documental de filmación. Liebesman también se inspiró en los vídeos de YouTube de Marines luchando en Fallujah por la apariencia de la película. Como resultado, la película no se rodó en 3D, ya que el director pensó que, combinado con el estilo de cámara de cámara portátil , haría que la audiencia "vomitara en dos minutos". En cambio, se utilizó película estándar, intercalando imágenes de tres cámaras diferentes. Los cineastas probaron disparar la película digitalmente en una cámara roja , pero encontraron que la cámara no podía capturar la misma imagen de calidad que la película estándar.

El guionista Chris Bertolini trató de incluir el humor y el suspenso, así como la acción, que él sentía eran elementos importantes para ayudar a atraer a la audiencia en el drama. En una entrevista con IGN , Liebesman describió la interacción entre los actores, así como el desarrollo natural de la película durante la preproducción exclamando: "Lo que sale de eso es un montón de pequeños detalles pequeños y pequeñas cosas que estos chicos sacan". También señaló: "Ya sea, justo en la cima de mi cabeza, Ne-Yo, que interpreta a Harris, y Gino [Pesi], que juega Stavrou, tienen una gran relación, muchos de los cuales se hicieron entre bastidores"

La postproducción duró todo 2010 y en 2011. Los efectos especiales utilizados en la fotografía principal incluyeron pirotecnia . Lo más climático de todo fue una gran explosión que produjo una bola de fuego que,como ya hemos dicho, alarmó a algunos residentes y transeúntes. Las cuadrillas de cine implementaron el uso de una gran cartelera de " pantalla verde " en la base (final) de la interestatal "destruida" para usar posteriormente para insertar imágenes CGI de Los Ángeles.

La historia de la película se inspiró en parte en la Batalla de Los Ángeles , es decir, en un rumor de ataque enemigo y posterior bombardeo de artillería antiaérea que tuvo lugar en Los Ángeles durante la Segunda Guerra Mundial, la noche del 24 de febrero de 1942. Este incidente real fue utilizado como el foco principal de un primer tráiler para promover la película, en la que está fuertemente implícito que los invasores alienígenas pasaron décadas planeando su ataque e invasión. La película sin embargo, no era la primera película para tocar en los acontecimientos que rodeaban la historia de los ataques aéreos pacíficos. En 1979, la comedia dramática película 1941 dirigida por Steven Spielberg , aludió a los bombardeos de 1942, así como otros sorprendentes compromisos militares.

Aaron Eckhart dijo que el objetivo de la película era hacer una película de invasión tan realista como sea posible; "El objetivo era: una película de guerra, una película de guerra de estilo documental, con alienígenas en ella".

El 12 de marzo de 2011, un día después del lanzamiento oficial de Battle: Los Angeles , los cachondos de la compañía de cine independiente The Asylum , titulada Battle of Los Angeles , dirigida por Mark Atkins, que se estrenó en el canal de televisión por cable Syfy en los Estados Unidos.

La partitura fue compuesta y dirigida por Brian Tyler y interpretada por la Hollywood Studio Symphony . La banda sonora de la película estrenada el 8 de marzo de 2011.

En cuanto a las críticas el agregador Rotten Tomatoes dio a la película una calificación de 35%, basada en 193 reseñas, con una calificación promedio de 4.8 / 10.  Metacritic asignó a la película una puntuación media ponderada de 37 de cada 100, basada en 35 críticos, lo que indica "revisiones generalmente desfavorables"

Roger Ebert crítica de la Chicago Sun-Times le dio una valoración negativa al decir que "He aquí una película de ciencia-ficción que es un insulto a las palabras 'ciencia' y 'ficción' y al guión que hay entre ellas (...)"

También el británico  Kim Newman de la revista Empire la valoró negativamente al decir que "Las escenas de destrucción son buenas y Eckhart es un actor más cualificado de lo que exige su papel, pero todos hemos visto esto antes. (...) "

Brian Lowry en las páginas de Variety consideró que "En su mayor parte, es el equivalente cinematográfico de un videojuego de acción en primera persona, en el que los marines sólo tienen un poco más de personalidad que los invasores sin rostro"

Colin Covert de la Minneapolis Star Tribune fue más favorable al decir de ella que "La película, realizada por gente de serio talento, está diseñada para hacértelas pasar canutas y es exactamente lo que hace (...) "

Michael Phillips del Chicago Tribune consideró que "Esta acelerado híbrido de serie B entre 'Black Hawk derribado' y 'La guerra de los mundos' es un modesto pero elaborado triunfo de la tensión sobre el buen sentido y el cliché (...) "

En  España Jordi Costa en El País consideró que era un "Ejercicio de estilo a lo Michael Bay (...) Liebesman no parece admitir línea de diálogo sin signo de exclamación"

Por su parte Carmen L. Lobo escribía en La Razón que "Aunque tampoco caiga en las situaciones bochornosas de 'Independence Day', la cinta rebosa tópicos, estridentes subrayados musicales, largas, increíbles parrafadas"

Federico Marín Bellón en las páginas del ABC dijo que   "Con un reparto casi lujoso y desde luego efectivo, (...) Demasiado pronto, sin embargo, sus formas pasan a ser menos sutiles y la chulería de billetera se impone (...) la magia empieza a menguar. (...) "

Yago García en Cinemanía afirmaba que "Queda como una buena colisión de géneros, pero también como una experiencia que puede poner a prueba nuestros nervios tanto como nuestros tímpanos. (...) llegaremos al final tan agotados como los personajes"

Para Alberto Abuín en blog de cine " ‘Invasión a la Tierra’ carece de personalidad propia pues continuamente hace referencia a otras películas, amén de recopilar todos los tópicos del cine bélico uno tras otro".

Ya en  Argentina Diego Batlle en  La Nación la pone a parir al decir que   "El relato (...) se desbarranca a partir de diálogos dominados por apelaciones al patriotismo que parecen escritos para un institucional para el enrolamiento de nuevos conscriptos de las fuerzas armadas estadounidense." Y    Juan Pablo Cinelli de Página 12 apuntilló "Si 'Batalla Los Angeles' se asume como una película de guerra medianamente entretenida, no es menos evidente su rol de lamentable panfleto."

Yo personalmente no la considero tan mala. Es cierto que es simplemente una película de acción y ciencia ficción, aunque también  con buenas dosis de propaganda a favor de la entrega de los marines. Sólo eso. Una película para ver y olvidar, que invita a fanta de naranja y palomitas, o a verla en cine de verano. Pero desde luego si lo que esperar es ver una película de acción en la que no van a parar de ocurrir cosas , con militares entregadas típicos / tópicos y  donde los alienígenas son malos, malísimos, esta es tu película.


1 comentario: