viernes, 15 de mayo de 2015

Suite inacabada


¿Por qué los españoles han dejado de ir a las salas? ¿Precio? ¿Pereza? ¿El signo de los tiempos? Hasta el jueves no habrá excusas. Estas eran las cuestiones que se planteaba y la aseveración conclusiva que hacía en un artículo en el Diario El mundo Luis Alemany. 

Ayer fue el último día de VIII edición de la fiesta del cine y, sin embargo, la sala no estaba llena. Según ese diario, recogiendo información de la agencia EFE, la razón podría estar en el fútbol – es probable, semifinales de la Champions con Madrid y Barça, frente a la Juve y al Bayer – o en el buen tiempo – no es tan probable, pues no hemos tenido buen tiempo, sino calor, Mucho calor. Lo cierto es que a lo largo de estas cuatro días hemos ido más de un millón seiscientas mil personas al cine, un 27 % menos de espectadores que en la anterior celebración que fue en octubre. Nosotros, una casa con cinco miembros, hemos comprado un total de doce entradas, en tantas de cinco – en dos ocasiones- y dos – en la noche de ayer – en la que fuimos a ver Suite Francesa, la tercera película más vista tras Vengadores: La era de Ultrón y El viaje más largo'. 

Para mí Suite Francesa en una novela. Llegó a mí en una fiesta de amigo invisible en la Navidad del año 2008. La autora era Irène Némirovsky. ¿De qué iba? Pues no lo sé directamente , aunque sí indirectamente pues quien leyó el libro fue mi mujer. Me contó la historia, pero lo que más me sorprendió de la misma no fue de lo que iba la obra literaria sino cómo y cuándo fue publicada. 

La autora, de hecho, nunca llegó a terminar la novela, ya que Némirovsky fue arrestada en 1942 por su origen judío y fue deportada a Pithiviers y más tarde a Auschwitz, donde murió. El cuaderno que contenía el manuscrito de la obra fue conservado por sus hijas, pero permaneció inédito hasta 2004. El cuaderno con las anotaciones de Nemirovsky fue conservado por su hija mayor, quien sin embargo no lo leyó durante casi cincuenta años, pensando que se trataría de un diario demasiado duro o doloroso para ser leído, y mucho menos publicado. Sin embargo, en los años 1990, antes de donar las posesiones de su madre a un archivo, se decidió a examinar el cuaderno, y fue entonces cuando descubrió que contenía una novela, escrita en una letra minúscula en un único cuaderno. Es probablemente una de las obras literarias más tempranas en retratar la Segunda Guerra Mundial, ya que prácticamente fue redactada durante el mismo periodo que retrata. 

La película vista ayer noche está dirigida por Saul Dibb y producida por Romain Bremond, Andrea Cornwell, Michael Kuhn y Xavier Marchand perteneciente a un entramado de productoras multinacionales encabezado por Entertainment One, BBC Films, Qwerty Films, TF1 Films Production, la Radio Television TSE, Alliance Films y Scope Pictures dejándose en ella unos 15 millones de euros. La distribución la realizan Entertainment One, UGC Distribution y The Weinstein Company, que por ahora en recaudado unos 7 millones de dólares de los veinte invertidos. El guion es obra de Saul Dibb y Matt Charman, pero basado evidentemente en Suite française de Irène Némirovsky. La música es de Rael Jones, mientras que la fotografía es de Eduard Grau y el montaje de Chris Dickens 

El reparto está formado por Michelle Williams como Lucille Angellier, Matthias Schoenaerts como el Teniente Bruno von Falk, Kristin Scott Thomas como Madame Angellier, Sam Riley como Benoit, Margot Robbie como Celine, Ruth Wilson como Madeleine, Alexandra Maria Lara, Tom Schilling como el asistente Kurt Bonnet, Eileen Atkins como Denise Epstein, Lambert Wilson como Vizconde de Montmort, Harriet Walter as Vizcondesa de Montmort, Deborah Findlay como Madame Joseph y Cédric Maerckx como Gaston Angellier. 

La historia comienza en junio de 1940 cuando Francia ha sido derrotada y los alemanes acaban de entrar en París. En ese momento desde parís se produce una desbandada de parisinos que huyen de la capital ante la posibilidad de caer presos o de vivir bajo dominio de un estado que odían. Es el caso de Madame Angellier que vive acompañada de Lucille, la mujer de su hijo del que no se sabe su paradero desde que se incorporó al ejército francés. Lucille es una chica dulce y sensible casado con el hijo de la Angellier por satisfacer a su padre ya mayor , arruinado y enfermo. Repudia las formas altivas y soberbias de Madame que recauda de una manera imperdonable las múltiples rentas de sus bienes inmuebles. 

En uno de esos días comprueban la brutalidad de la guerra , pues son atacadas por un flotilla de aviones y poco después llega a la localidad una compañía de soldados alemanes. A la calle de la señora Angellier es asignado el Teniente Bruno von Falk que se muestra educado ante la familia francesa. Al poco pide las llaves del piano y descubrimos que fue compositor antes que militar. Entre Lucille y Bruno al principio hay silencios, pero precisamente les une la sonoridad de la música. 

Entre ambos irá surgiendo un romance a la espera de recibir noticias de su marido, más aún cuando se entera que su marido, al que poco tiempo después sabemos que está prisionero, ha tenido relaciones con otras chicas del lugar, y que incluso tiene una hija. Lucille intenta ignorar a Bruno, el oficial alemán pero pronto se enamora de él. Cuando la relación parece que va a fructificar, se producirá un hecho desgraciado cuando Benoit, un aldeano harto de que un oficial de enlace alemán intente cortejar a su mujer acabe por matarlo, más aún cuando va a ser detenido por una falsedad planteada por la vizcondesa. 

El asesinato provocado de Benoit abre las puertas del infierno a lazos alemanes que inician una represión que acaba , ante la desaparición de Lucille, de la detención del Vizconde y su posterior fusilamiento. Eso aleja definitivamente a Lucille de Bruno. Lucilla dará cobijo a Benoit y aunque lo sospeche Bruno éste prefiere ignoralo con tal de salvaguardar el amor. 

Finalmente , Lucille decide llevar en su coche a Benoit a París para integrarse en la resistencia, pero la detención del coche de Lucille provoca un tiroteo en el que Benoit queda herido, pero Bruno colabora con Lucille y el herido para que puedan finalmente huir. La película acaba con la historia de que Benoit finalmente se integró en la Resistencia, Lucille nunca más vio a Bruno y que la historia de amor no entendía de nacionalidades ni historias. 

Por último nos vamos enterrando como elaboró la obra Irene Némirovsky, su detención y el olvido de su obra, hasta que su hija finalmente leyó el manuscrito y se decidió a publicarlo. Desde entonces ha sido un best seller. Y que la edición y la película eran un homenaje a ella y a todos los que murieron en la guerra. 

El 9 de noviembre de 2006, Michael Fleming de Variety informó que los derechos de la novela de Irène Némirovsky y publicadao póstumamente en 2004 habían sido adquiridos por Universal Pictures. Ronald Harwood, quien escribió el guión del El pianista, fue el encargado inicialmente de escribir el guión. Se contaría con Kathleen Kennedy y Frank Marshall en la producción de la película. 

Pero en 2007 la TF1 Droits Audiovisuels adquirió los derechos de la novela que fue adaptada después para la pantalla por Saul Dibb y Matt Charman y con Dibb en la dirección. La película recibió un presupuesto de 15 millones € ($ 20 millones), que Mick Brown del The Daily Telegraph calificó como el más "grande de Europa ". 

Dibb centró su adaptación en la segunda mitad de la novela de Némirovsky, que explora las relaciones entre las mujeres francesas y los soldados alemanes que ocuparon su aldea, en particular la historia de Lucile Angellier, una chica que estaba esperando noticias de su marido, cuando un oficial alemán se alojó en su casa. De sus intenciones, Dibb explicó que "en la realización de la película que quiero capturar este fuerte sentido de inmediatez y autenticidad La acción debe sentir lo que está sucediendo ahora -.. la urgencia, la tensión, la espontaneidad sin beneficio de la retrospectiva -. Para Dibb el descubrimiento de Suite Francesa era el descubrimiento de una cápsula del tiempo " Dibb utilizó la historia del descubrimiento de la novela por parte de la hija de Némirovsky, Denise Epstein, para poner fin a la película. El manuscrito original de Némirovsky se muestra en los créditos finales. Epstein murió poco antes de que comenzara la producción, pero leyó borradores del guión. 

Jeff Sneider de Variety informó que en octubre de 2012 que la actriz - ya nombrada al Oscar en tres ocasiones- Michelle Williams podría protagonizar Suite Francesa como la protagonista, Lucille Angellier. Poco después se unió al proyecto, Kristin Scott Thomas como la suegra de Lucille, En una entrevista con Erin Whitney, Scott Thomas comentó que el personaje era similar a sí misma, o sea, una mujer dominante, desagradable y controladora. En noviembre de Baz Bamigboye del Daily Mail confirmó que el actor belga Matthias Schoenaerts estaba para interpretar a Bruno. 

El 14 de junio de 2013, Dominic Patten publicó en Deadline.com que el actor Sam Riley se había unido al reparto como Benoit, el esposo de Alexandra Maria Lara. También se unieron al elenco Margot Robbie - la esposa de Leonardio DiCaprio- como Celine y Ruth Wilson como Madeleine. Los actores Tom Schilling y Lambert Wilson también aparecerán en la película como el jefe alemán Kurt y como el vizconde de Montmort respectivamente. Harriet Walter ha sido elegida como la vizcondesa de Montmort, mientras Eileen Atkins aparecerá como Denise Epstein y Cédric Maerckx como Gaston Angellier. 

El rodaje comenzó el 24 de junio de 2013 y duró hasta finales de agosto. Fueron ocho semanas de rodaje en Bélgica y con ocho días en Francia. Desde el 10 de julio de filmación tuvo lugar en el pueblo de Marville en el departamento de Mosa. En agosto, el elenco y el equipo pasó tres semanas y media filmando escenas en una casa en Bélgica. Dibb comentó que el calor ayudó a crear "su propia, ambiente raro, incómodo y claustrofóbico que esperas." Leo Barraclough de Variety informó que la fotografía principal se terminó el 2 de septiembre de 2013. 

El diseñador de vestuario fue el inglés Michael O'Connor, quien previamente trabajó con Dibb en La Duquesa, diseñado y creado la ropa de la película. O'Connor utilizó fotografías, revistas y películas de la época para hacer la ropa y accesorios lo más auténtico posible. Sus principales influencias fueron la novela de Némirovsky, cuando describe la ropa de los personajes en detalle, y Jean Renoir y su película de 1939 Las reglas del juego. 

Jenny Shircore fue la encargada de la peluquería y diseñadora de maquillaje para la producción. Debido al entorno rural de la película, el pelo y el maquillaje no podían ser demasiado "glamuroso". Shircore pretendía invocar un sentido de "sobriedad". El compositor francés Alexandre Desplat estaba asociado originalmente a componer partitura musical de la película, pero fue reemplazado más tarde por Rael Jones. 

La película se estrenó en el Reino Unido el 13 de marzo de 2015 y desde el principio la película críticas positivas y mixtas por parte de los críticos. Rotten Tomatoes informa que el 72% han dado a la película una crítica positiva, con un promedio de calificación de 5.9 sobre 10, algo más bajo en Metacritic. 

En The Guardian Peter Bradshaw comparó la historia de amor con algo poco apropiado y edulcorado. Emma Dibdin de Digital Spy, por su parte, comentó que " Suite Francesa funciona mucho mejor como la historia de un comunidad en proceso de cambio que como un romance melancólico, las lealtades cambiantes entre aldeanos y soldados son poco convincente ". Para Guy Lodge de Variety son "Dudosas decisiones del guión no logran frustrar el encanto romántico de este drama bélico bellamente diseñado, interpretado con sinceridad." . 

Por su parte, en The Independent Geoffrey Macnab afirma que "'Suite francesa' está bellamente elaborada y cuenta con dos excepcionales interpretaciones principales pero su tono es extrañamente discordante. (...) Leslie Felperin de The Hollywood Reporter dijo de ella que "Tiene una estupenda producción, un elenco de primera y un buen gusto conservador hasta lo exagerado, pero casi no tiene alma, garra o verdadera pasión." 

En Time Out Dave Calhoun afirma que es "Una adaptación elegante e inteligente de la biografía de Irène Némirovsky (...) una película irresistible, llena de matices (...) Anna Smith de Empire clasificación de la película "buena" "Las interpretaciones de lujo levantan una historia en ocasiones algo folletinesca en esta adaptación medianamente exitosa. (...). 

En España Javier Ocaña en el Diario El País señala que "De aspecto impoluto, excelentes intérpretes y enorme interés dramático, donde una cierta superficialidad en el desarrollo provoca que los aspectos sentimentales y melodramáticos acaben ganando la partida a los más ambiguos, trascendentes y, por qué no, interesantes." En el Diario El Mundo Francisco Marinero comenta que es in "Típico cine británico (...) Veraz parcialmente y también verosímil (...) La historia de amor está perfectamente contada (...) 
Carmen L. Lobo en el Diario La Razón afirma que está "Bien ambientada y con una correcta fotografía, esta «Suite» resulta, a pesar de ello, un tanto inacabada probablemente por esa atmósfera fría que la empapa sólo rota en instantes puntuales" ; mientras que Noel Ceballos en Fotogramas dice que "Puede que Saul Dibb entendiera las posibilidades subversivas de este romance con el enemigo, pero tenía demasiados ojos encima (la BBC, los Weinstein, los lectores) como para salirse de los renglones del academicismo." 
Mi mujer me comenta que el libro no acaba así. Irène Némirovsky, la autora nunca llegó a terminar la novela. En 1942, habiendo terminado únicamente las dos primeras partes de la serie, Némirovsky fue arrestada por su origen judío y fue deportada a Pithiviers y más tarde a Auschwitz, donde murió. 
Suite française, hasta donde su autora llegó a completarla, fue escrita en una letra minúscula en un único cuaderno. Tempête y Dolce ocupaban unas 140 hojas, que corresponden a las 516 páginas de la edición moderna.
La novela o conjunto de novelas pretendía retratar la vida en Francia durante la invasión y Ocupación alemana de Francia, desde junio de 1940, mes en que el ejército nazi derrotó rápidamente a los defensores franceses. 
La primera de las novelas, Tempête en juin ("Tormenta en junio") retrata la huida de los ciudadanos de París en las horas y días inmediatamente anteriores y posteriores a la invasión alemana. La segunda, Dolce ("Dulce"), muestra la vida en un pequeño pueblo de provincias al este de la capital, Bussy, en los primeros meses de la ocupación. La relación entre ambas partes o novelas es muy tenue, de manera que pueden considerarse casi como obras independientes, unidas solo por la época histórica que retratan.
La tercera novela, Captivité ("Cautividad"), de la que Némirovsky llegó a escribir un esquema argumental, habría mostrado los intentos de organizar una resistencia, y habría mostrado a algunos de los personajes de Tempête en juin y Dolce en prisión o en peligro de muerte por esta causa. 
Poco se puede decir de la cuarta y quinta partes de la serie, de las que sólo se conservan sus títulos provisonales: Batailles ("Batallas") y La Paix ("Paz"). Y ese tenue final es el que Dibb ha labrado por su propio cuenta y es lo que dice mi mujer que lo visto no estaba escrito.

1 comentario: