sábado, 22 de octubre de 2016

Vértigo


El vértigo es una sensación ilusoria o alucinatoria de movimiento de los objetos que nos rodean o de nuestro propio cuerpo, por lo común, una sensación de giro. Durante el vértigo la persona experimenta una sensación vívida y aparentemente real de movimiento. Afortunadamente Alfred Hitchcock muy inteligentemente optó por transmitir ese vértigo en Vértigo  aquí en España vendida con el subtítulo de De entre los muertos, una de las película más representativas de ese mago del suspense que fue Hitch.

Vértigo corresponde con una de sus películas de esa larga y fructífera etapa  estadounidense en la que se combina el suspense psicológico - que tanto gustaba al director londinense- como del cine negro. y que fue estrenada en 1958. 

Su guión está basado en la novela Sueurs froides: d'entre les morts (Sudores fríos: de entre los muertos) escrita por Pierre Boileau y Thomas Narcejac. El libro como la película habla de la obsesión, la parálisis psicológica y física, y la frágil naturaleza del amor magistralmente dirigida por Alfred Hitchcock. Se trató de una producción de Paramount Pictures y de la misma Alfred J. Hitchcock Productions. La distribución fue para la Paramount Pictures yla Universal Pictures . Ka película contó con un presupuesto de casi tres millones de dólares, en concreto, $2.479.000  y que seguirá el guión de Alec Coppel y Samuel A. Taylor basada en la ya citada D'entre les morts de Pierre Boileau y Thomas Narcejac.

La película contará con una magnífica banda sonora construida por Bernard Herrmann , así como con el sonido de George Dutton.

En otros aspectos del área técnica encontramos que el maquillaje correspondió con Wally Westmore, la fotografía a Robert Burks, el montaje de George Tomasini y el vestuario de Edith Head. Un aspecto particularmente importante en la película fueron los efectos especiales que estuvieron en manos de Farciot Edouart,  John P. Fulton y W. Wallace Kelley. La segunda unidad de cámara dirigida - aunque sin acreditar- Irmin Roberts inventó el famoso "alejamiento y acercamiento de de cámara" lo que ahora ae llama "contra-zoom" o "tiro trombón" para transmitir la sensación de vértigo a la audiencia. La vista por la escalera de la misión costó 19.000 dólares por sólo un par de segundos de tiempo en la pantalla.

Los interpretes y protagonistas de la película son James Stewart como el detective John 'Scottie' Ferguson, Kim Novak como Madeleine Elster / Judy Barton , Tom Helmore como Gavin Elster,  Henry Jones como el juez de instrucción , Raymond Bailey como el médico de Scottie , Ellen Corby como la encargada del hotel McKittrick , Konstantin Shayne como Pop Leibel y Lee Patrick como el dueño del coche perdido por Madeleine.  Además de Barbara Bel Geddes como Midge Wood.

La película arranca con unos maravillosos títulos de crédito —siendo la primera colaboración con el gran Saul Bass— y tras los mismos vemos a John “Scottie” Ferguson,  por encima de los tejados de la ciudad de San Francisco en plena persecución policial.

El criminal en su huída provoca un salto incierto sobre el vacío de Scottie que queda colgando del borde de un canalón y desde ese momento el espectador es testigo de que sufre una extraña enfermedad: acrofobia, ya que Scottie tiene miedo a las alturas. Cuando va a recibir la ayuda de un compañero éste cae de una cornisa al vacío, durante la persecución de un delincuente.

Tiempo después vemos al ya exdetective de la policía de San Francisco Scottie Ferguson que ha aceptado en retirarse del servicio tras la muerte de su compañero y aparece charlando amistosamente con su antigua novia la artista y diseñadora Midge Wood (Barbara Bel Geddes) tanto sobre su prematura jubilación como los efectos de su enfermedad. De hecho hacen una breve comprobación subiéndose Scottie a un taburete, pero está a punto de caer del mismo.

Un día recibe una llamada de Gavin Elster, un antiguo compañero de estudios y le contrata para vigilar discretamente a su esposa Madeleine. Scottie Ferguson acaba aceptando el encargo de un viejo amigo al que hace tiempo no ve.  Se trata de Gavin Elster, un multimillonario que ha casado bien y que es propietario de una armadora.

Tras entrevistarse con él acuerdan que ha de vigilar a Madeleine Elster  (Kim Novak), la esposa de aquél, que se comporta de forma extraña, como poseída por el espíritu de una antepasada, su bisabuela, Carlota Valdés, que se suicidó. Su bella mujer sufre de melancolía y parece estar poseída por el espíritu de su bisabuela, Carlota Valdés, muerta cien años antes.

A regañadientes, Scottie acepta. Acuerdan verse en un bar y en el mismo tiene lugar su primer encuentro con Madeleine en un restaurante. Scottie queda completamente fascinado por ella y ya no se la quitará de la cabeza.

Su marido, preocupado por su salud mental, le pide al ex policía John Ferguson que la siga y lo informe de sus movimientos.

Ferguson constata lo que Gavin Elster teme. Madeleine está dominada por el recuerdo de Carlota, a quien no conoció. Va a visitar su tumba al cementerio, su retrato al museo, y va al  hotel McKittrick e el que la encargada (Ellen Corby) le informa que aquella fue su casa. Scott la sigue y observa por distintos lugares de la ciudad mientras empieza a investigar la trágica historia de Carlota. Junto con su amiga Midge Wood van a ver a un historiador que confirma la triste historia de Carlota y de cómo fue madre, le quitaron a su hija y como , finalmente, se suicido a los 26 años.  Parece una historia de ultratumba o espiritistas.

Madeleine tiene esa edad y hace un intento de suicidarse junto al Golden Gate , en el parque de lo rodea, pero Ferguson se tira al agua de la bahía y la salva.

A partir de esa circunstancia se enamoran. Pero la compulsión de Madeleine por imitar a su bisabuela puede más y finalmente van un día a una de las misiones cercanas a San Francisco y se mata, al arrojarse desde lo alto del campanario de una iglesia, sin que Ferguson, por su acrofobia, pueda salvarla.

Aunque intenta impedir un intento de suicidio, finalmente no puede evitar que Madeleine se arroje desde la torre de un campanario y muera. Descubre que estaba realmente enamorado de Madeleine y cae en un fuerte estado de shock.

Tras la muerte de Madeleine Elster (Kim Novak) , la esposa del millonario Gavin Elster y que parecía poseída por el espíritu de su bisabuela, Carlota Valdez,  John Ferguson (James Stewart) es enjuiciado y declarado inocente.

Empieza ahora una segunda historia de necrofílía y fetichismo.  Un día mietras intenta retornar a su vida da con la doble de Madeleine Elster, la chica que conoció y amó John Ferguson, siendo ahora Judy Barton.

Aunque a Ferguson le cuesta trabajo creerlo Judy es una impostora. Se hacía pasar por Madeleine, en complicidad con Gavin Elster, para crear una coartada para que Gavin asesinara a la verdadera Madeleine. Toda la historia de Carlota fue un invento. Judy subió al campanario como Madeleine y allí la esperaba escondido Gavin Elster con el cadáver de su esposa, que arrojó desde el campanario con el cuello roto, sabiendo que Ferguson, debido a su acrofobia, no podría subir hasta allí para salvarla, y así corroboraría la historia del suicidio.

Ferguson, sintiéndose culpable por lo que no evitó, debe ser internado en un psiquiátrico víctima de una profunda depresión. Tiempo después  cuando sale a la cale se encuentra por casualidad con una chica, muy parecida a Madelaine. Se trata de Judy Barton, una mujer corriente y la asocia a Madeleine.

Entonces Ferguson entabla con ella una relación que se basa en obligarla a que adopte la personalidad de la difunta.  Decidido a recuperar su amor perdido, se hace amigo suyo y va intentando transformarla en su recuerdo, obligándola a vestirse e incluso moverse como ellaElla se resiste, pero en última instancia acepta seguirle el juego porque lo ama.

Pero cuando Ferguson se da cuenta de que Judy anteriormente se hizo pasar Madeleine (debido a un collar de Carlota Valdez que se pone una noche en la que van a salir , la lleva a la misión y la obliga a subir al campanario de la iglesia, donde anteriormente había simulado el suicidio.

En el campanario Madeleine, debido a la casual presencia de una monja de la misión se cae y mata. En su intento por salvarla Ferguson pierde la acrofobia, pero también pierde por segunda vez la mujer que ama, y probablemente no pueda recuperarse de ese golpe nunca más. Acabando así la película.

Rodada entre septiembre y diciembre de 1957, Vértigo destaca por las escenas del área de la bahía de San Francisco con sus famosas cuestas empinadas de la ciudad donde se rodaron parte de las escenas de acción. Se rodó en Fort Point, en el Puente Golden Gate, en la Misión San Juan Bautista, donde Madeleine cae desde la torre, En Ernie's Restaurant (en 847 Montgomery Street que era un restaurante real en North Beach (San Francisco), no muy lejos del apartamento de Scottie y que cerró en 1999.  También se rodó en el Parque Estatal Big Basin Redwoods. Igualmente  el elenco y el equipo se instalaron en los escenarios de Paramount Studios durante dos meses de filmación. El exterior del edificio utilizado para el edificio de apartamentos de Madeleine se encuentra en 1000 Mason St., al otro lado de la calle del Fairmont Hotel. El Empire Hotel es un lugar real, se llamaba York Hotel, y en enero de 2009 se renombró como Hotel Vertigo.  El apartamento de Scottie en San Francisco se encuentra en la conocida como la calle más tortuosa del mundo, en el número 900 de la Lombard Street. Aunque la puerta se ha repintado, la entrada es fácilmente reconocible a excepción de unos pocos cambios. El timbre y el buzón que utiliza Madeleine para entregar la nota a Scottie, son exactamente los mismos que en la película.Los planos exteriores del hotel McKittrick fueron filmados en la mansión Portman abandonada en 1007 Gough Street en San Francisco. Fue demolido en 1959.

Al igual que con la mayoría de Alfred Hitchcock películas, la filmación fue relativamente fácil. El director evitó sorpresas, prefiriendo tener todos los detalles planeados de antemano. El extenso storyboarding de la mayoría de las secuencias. 

En el estudio, Alfred Hitchcock estaba en su elemento y podría ejercer un control absoluto a pesar de que tuvo su cuota de desafíos creativos. Una secuencia muy llamativa es la escena del besos qentre Scottie y  Judy como Madeleine. Mientras la pareja se besa, el fondo gira lentamente, y perdemos el equilibrio al ver que el apartamento de Judy se convierte en otro espacio La cámara sigue lentamente hacia atrás, luego hacia delante; y con James Stewart y Kim Novak que gira sobre una plataforma circular. Estos movimientos simultáneos eran muy difíciles de coordinar, y salir sin que los actores se marearan. En esta una toma James Stewart cayó y quedó  ligeramente herido. La fotografía principal fue completada tres días después de este disparo, justo antes de Navidad, 1957.  Poco después se inició el período de postproducción a principios de 1958 

‘Vértigo’ se divide en dos partes bien diferenciadas separadas por la muerte de Madeleine y sabemos bastantes cosas de esta película gracias a François Truffaut y  su famoso libro “El cine según Hitchcock” (Editorial Alianza, 1985, Madrid),  en el que el director francés entrevista a Alfred Hitchcock:

FT: …¿Qué era lo que le interesaba más de este asunto?

AH: Lo que me interesaba más eran los esfuerzos que hacía James Stewart para recrear una mujer, a partir de la imagen de una muerta. Como usted sabe, hay dos parte en esta historia. La primera parte llega hasta la muerte de Madeleine, y su caída desde lo alto del campanario, y la segunda comienza cuando el héroe encuentra a la muchacha morena, Judy, que se parece a Madeleine. En el libro, al comienzo de las segunda parte, el héroe encuentra a Judy y la obliga a parecerse más a Madeleine. (…) Hay otro aspecto que llamaría “sexopsicológico” y es aquí, la voluntad que anima a este hombre para recrear una imagen sexual imposible; para decirlo de manera sencilla, este hombre quiere acostarse con una muerta; esto es necrofilia.

FT: Precisamente las escenas que prefiero son aquellas en las que James Stewart lleva a Judy a la modista para comprarle un traje idéntico al que llevaba Madeleine, el cuidado con que él le elige los zapatos, como un maniático…

AH: Es la situación fundamental del film. Todos los esfuerzos de James Stewart para recrear la mujer, cinematográficamente son presentados como si intentara desnudarla en lugar de vestirla.

François Truffaut: 'Todo ese aspecto erótico del film es apasionante. Pienso en otra escena hacia el principio, después de que James Stewart repesca a Kim Novak, que se había arrojado al agua. La volvemos a ver en casa de James Stewart, acostada desnuda en la cama. Entonces, ella se despierta y eso nos demuestra que él la ha desnudado, que la ha visto desnuda, y sin que en el diálogo se haga referencia alguna a ello. El resto de la escena es extraordinario, cuando Kim Novak se pasea con la bata de Stewart, cuando se ven sus pies desnudos deslizarse por la alfombra y cuando James Stewart pasa una y otra vez por detrás de ella...

Hay en Vértigo cierta lentitud, un ritmo contemplativo, que no se encuentra en sus otros films, a menudos construidos sobre la rapidez, la fulguración.

Alfred Hitchcock: 'Exacto, pero ese ritmo es perfectamente natural, ya que contamos la historia desde el punto de vista de un hombre que es un emotivo.'"

Datos a tener presente es la variación a la hora de la información y el tema de la sexualidad en toda la película. En el libro no se descubre hasta el final que Madeleine y Judy son la misma persona, y que todo ha sido una treta para engañar al detective para tener así un testigo del aparente suicidio de la mujer. Hitchcock dudó mucho de ese cambio y por una vez una imposición de la productora benefició a la película. Hitchcock siempre mantuvo que el suspense se producía cuando el espectador poseía información desconocida por el personaje, y aquí lo lleva al extremo.

En la novela de Boileau y Narcejac, De entre los muertos, el protagonista es impotente sexual. Los autores escriben, con toda claridad en el primer capítulo, que nunca ha conocido a una mujer aunque tenga más de treinta años.

En la novela original el título en francés "D'entre Les Morts" (De entre los muertos).se inspira en el  Evangelio según San Lucas capítulo 24 versículo 5, después de la resurrección: "¿Quién viene a buscar los vivos entre los muertos?", además se desarrollaba en París y no en San Francisco.

En la adaptación cinematográfica, Hitchcock se divierte multiplicando alusiones a la sexualidad de Scottie.

En la segunda escena, un diálogo larguísimo en el piso de Midge, maneja un bastón sin saber qué hacer con él mientras que Midge habla de su corto noviazgo que se interrumpió porque entre ellos dos no pasó nada.

Apunta con él hacia un sostén, en efecto el trabajo de Midge consiste en fabricar lencería, lo que añade erotismo a la escena. El bastón de Scottie es un sustituto de su sexo, insinuando que no sabe que hacer con él en compañía de una mujer que le desea carnalmente. Midge le habla como a un niño "you are a big boy now!" (¡ahora eres un muchacho grande!).

Al final de la larga secuencia, Scottie trata de luchar contra su vértigo subiéndose poco a poco a un escabel. Hitchcock nos enseña, en un plano muy breve, dibujos de mujeres al pie de los escalones. Nos sugiere así un ensayo de erección. Se acaba en un fiasco cayendo Scottie en los brazos de la siempre insatisfecha Midge.

La ironía llega a su cumbre con la utilización de la Torre Coit visible desde todo  San Francisco y cuya construcción fue financiada por Lili Hitchcock Coït . La torre, obvio símbolo fálico, fue diseñada en forma de boca de riego porque a Lili Coït le gustaban mucho los bomberos. Se ve constantemente desde la ventana del piso de Scottie como para reírse de su falta de vigor sexual.

Cuando Madeleine, después de su ensayo de suicidio viene a darle las gracias a Scottie, dice que encontró su casa gracias a la torre. Scottie le contesta que es la primera vez que le es útil para algo.

Hitchcock en su entrevista con François Truffaut habla de necrofilia. Es incapaz de hacer el amor con una mujer de carne y hueso. Más tarde tendrá una relación sexual con Judy sólo después de haberla transformado en Madeleine.

Una vez más Hitchcock se luce en la puesta en escena, con la perfecta armonía en todos sus elementos. Una perfecta conjunción de vestuario —de Edith Head—, fotografía —con uno de sus eternos colaboradores, Robert Burks, y banda sonora, a cargo de Bernard Herrmann, el compositor cinematográfico por excelencia, en la que muy probablemente sea la mejor banda sonora que hizo, combinando a la perfección el suspense de la historia con el romanticismo.

Esos tres elementos principalmente elevan al máximo el juego de espejos que propone Hitchcock enfrentando ambas partes de la película, primero la investigación/fascinación tras Madeleine, y luego el recuerdo imborrable de la misma que lleva a Scottie al mismo centro de una enfermiza obsesión.

En todo momento está presente el juego de la percepción. La primera vez que Scottie ve a Madeleine está  de perfil —una de las tomas preferidas del director con todas sus actrices— hacia la derecha, y más tarde, cuando lo hace con  Judy en su apartamento aparece mirando a la izquierda. Son las dos caras de la misma moneda.

En este sentido es de  destacar el papel de  Robert Burks con el gusto por los colores en relación a lo elaborado por Edith Heard, y su rojo intenso del traje del restaurante donde vemos a Madeleine por primera vez, marcando la incipiente pasión que sentirá Scottie por ella; o el neón verde que hay en la fachada del apartamento de Judy, o cuando la viste al salir del baño, disfrazada por primera vez como Madeleine. El efecto para  el espectador, parece regresar de los muertos.

El beso posterior, con un giro de cámara de 360 grados —en realidad giran ellos sobre una plataforma— es uno de los más pasionales de toda la historia. Un beso que une pasado y presente.

El escenario también la ciudad de San Francisco juega igualmente un papel determinante la vemos desde la ventana de Midge o con el seguimiento de Scottie a Madeleine por las calles de la ciudad durante unos quince minutos y prácticamente sin diálogos.

James Stewart y Kim Novak se compenetran a la perfección en la película de Hitchcock que menos secundarios de peso tiene —sólo Barbara Bel Geddes como la eterna amiga de Scottie, enamorada de él, puede ser entendida como tercera en discordia—.

‘Vértigo’ no fue muy bien recibida en su momento —Hitchcock echó la culpa a Stewart, con el que no volvería a trabajar—, hasta que la crítica francesa, una vez más, la reivindicó como la obra maestra que es.

Fue una película técnicamente avanzada con un perfecto equilibrio ético/estético, y en el que la narración cinematográfica alcanza cotas nunca imaginadas. La famosa sensación de vértigo se realizó combinando un zoom con un travelling hacia atrás de la cámara.

Hitchcock comentó en el libro de Truffaut que para el papel de Judy Barton / Elster Madeleine iba a ser para Vera Miles pero esta se encontraba embarazada por lo que el papel recayó en Kim Novak. Esta llegó al estudio con la cabeza llena de ideas que, desgraciadamente, no podía compartir. Fui a verla a su camerino y le expliqué qué trajes y qué peinados debía llevar; los que había previsto desde hacía varios meses. Le hice comprender que la historia de nuestra película me interesaba mucho menos que el efecto final, visual, del actor en la pantalla en el film acabado" En cuanto al trabajo de una Kim Novak  que no habla hasta más de un tercio en la película tjuvo problemas con el director y con  sus trajes diseñados por Edith Head - que ya habían trabajado mucho tiempo atrás con el director Alfred Hitchcock- . Ambos estaban interesados en dar a la ropa de Madeleine una apariencia extraña. Su traje gris de marca fue elegido por su color porque pensaban que parecía extraño que una mujer rubia llevara todo el gris. Además, añadieron el pañuelo negro a su abrigo blanco debido al extraño contraste. "Judy",que lleva unos trajes menos severos y rígidos. Cuando Kim Novak cuestionó Alfred Hitchcock acerca de su motivación en una escena en particular, se dice que el director le dijo : "No se preocupe por esas cuestiones, Kim. Es sólo una película". En una entrevista posterior Alfred Hitchcock dijo que creía que Kim Novak estaba mal ubicados y que era la actriz equivocada para el papel.

Hitchcock también sale en la película, en el décimo minuto y cincuenta segundos, pasa la puerta de entrada al astillero.

La historia de “Vertigo” trabaja con las neurosis y los distintos estados psicológicos de John Ferguson. Comienza con acrofobia, que descubre durante la persecución de un delincuente por los techos. Ese descubrimiento se vuelve trágico y motivo de culpa por la muerte de un policía que quiere salvar a Ferguson cuando cuelga del caño de desagüe de un techo, durante la persecución, presa del vértigo. Se le agrega otro motivo mayor de culpa porque, debido a la acrofobia, no pudo evitar la muerte de Madelaine, que fingió saltar desde lo alto del campanario. Ya carga dos muertes en su conciencia. Esa última culpa, verbalizada por el juez del juicio que tiene lugar (Henry Jones) lo lleva a ser internado en un psiquiátrico un año o algo así hundido en profunda depresión. Finalmente esa culpa lo lleva al intento de resucitar a Madeleine transformando a otra mujer, Judy Barton, en ella. Aquí emerge el fetichismo y la necrofilia de Ferguson. Su obsesión por la ropa de Judy. Por el color de pelo. Por el peinado. Finalmente, el intento de reproducir la muerte de Madelaine, que termina con la muerte real de Judy lo aniquila, probablemente, de manera definitiva. Es , como vemos, una película sobre la obsesión y la pesadilla.

Además en la película hay muchísimos símbolos en la primera parte de la película, o en la primera de sus dos historias. Los dibujos de espirales que giran sobre sí mismos en el interior de inmensas pupilas durante los títulos iniciales. El peinado de Madeleine con el rulo en forma de espiral, que puede verse cuando mira, en el museo, el cuadro de Carlota Valdez, que tiene el mismo rulo, pero vuelto hacia ella, imagen que recuerda al vértigo de los juegos de espejos enfrentados con reflexiones infinitas. Ramos de flores que, por su disposición y uniformidad, parecen motivos geométricos No representan el vértigo, sino la obsesión, que tiene la costumbre de llenar todo el espacio con el mismo diseño. La obsesión y la pesadilla.

La obsesión de Madeleine por Carlota Valdez y la obsesión que John Ferguson siente en las alturas, por el piso que desde allí divisa, que no puede dejar de mirar, y que lo atrapa, que lo absorbe. A Madeleine la absorbe Carlota Valdez, y a Ferguson el vértigo. En los dos casos es la muerte que tira de ellos. Por otra parte, la obsesión de Madelaine por Carlota, de la primera parte de la película, se transforma en la segunda parte en la obsesión de John Ferguson por Madelaine. Ese, se diría, es el tema más general de la película.

Se estrenó mundialmente en el Festival Internacional de Cine de San Sebastián de 1958. La película obtuvo varios premios en 1958. En concreto obtuvo dos nominaciones al Oscar: a la mejor dirección artística, y al mejor sonido.

Ese mismo año el Sindicato de Directores (DGA) lo nomino a Hitch al mejor director . Y en el Festival de San Sebastián del 58 obtuvo el premio al mejor director (ex-aequo) y al mejor actor (Stewart).

La crítica en Estados Unidos ve en Vértigo una obra de peso en la carrera del director. Roger Ebert del Chicago Sun-Times comenta que "Trata sobre cómo Hitchcock utilizaba, temía y trataba de controlar a las mujeres (...) "

Janet Maslin del The New York Times dice que "Con menos alegría y la libido mucho más abierta que otros clásicos de Hitchcock, 'Vértigo' siempre fue anómala"

Para Desson Thomson del The Washington Post "Hazte a ti mismo un favor estético: Da el paso"

En Variety se publicó que "James Stewart, en cámara casi durante toda la película, hace una sorprendente buena actuación interpretando a un abogado-policía que sufre de acrofobia"

Bosley Crowther del The New York Times afirmaba que era "Un misterio fascinante" y  Mike Clark del USA Today afirma que "Ves a este tío yendo lentamente sobre el borde y te das cuenta, santo cielo, es Jimmy Stewart"

Para Peter Stack  del San Francisco Chronicle "En su oscuro corazón, la película es una triste reflexión sobre el amor y sobre los velos que manipulan las pasiones sexuales"

Ya en España Ángel Fdez. Santos en el Diario El País publicó que era "Una de las obras más bellas, densas y perfectas de la historia del cine." En ese mismo diario   Miguel Ángel Palomo sostiene que "Desde los mismo títulos de crédito, Hitchcock atrapa al espectador en unas apasionantes imágenes (...) el maestro crea un universo atormentado y malsano que ahonda en una relación de turbio 'amour fou'. (...) magnífico ejercicio de suspense."

Para Pablo Kurt en filmaffinity se trata de "La gran obra maestra de Alfred Hitchcock, y sin duda la más aclamada por la crítica -siempre aparece en las listas de los expertos sobre las mejores películas de la historia del cine-. El genio se aleja de sus entretenidas aventuras anteriores para sumergirse -él y todos- en una minuciosa y compleja intriga psicológica llena de simbolismos y múltiples lecturas, un remolino insondable que te absorbe en su fascinante espiral narrativa sobre el deseo y lo idealizado; obsesiones circulares y vértigos ante lo desconocido -o lo irreal- reflejados en su póster, su título, su banda sonora y no pocos hallazgos visuales de esta preciosa e hipnótica obra de arte".

En México Carlos Bonfil del Diario La Jornada nos dice que "Hitchcock trasciende por completo las barreras genéricas volviendo a la cinta algo enigmático e inclasificable."

Para Alberto Abuin  editor en blog de cine nos comenta que ‘Vértigo’ nació de la desilusión del director británico por no poder adaptar la novela que terminaría siendo una de las películas más famosas del cineasta Henri-Georges Clouzot, ‘Las diabólicas’ (‘Les diaboliques’, 1954).

Cuando los autores del libro, Pierre Boileau y Thomas Narcejac, se enteraron de ello enseguida se pusieron a escribir ‘D’Entre les morts’ teniendo en mente al cineasta, quien sin duda supo aprovechar el material al máximo. Es ‘Vértigo’ una película adelantada a su tiempo, tanto que aún a día de hoy parece pertenecer a otra época no concreta. Con el paso de los años, la fama de la película, que no fue en su momento precisamente un éxito, ha ido creciendo tan poderosamente como las inolvidables imágenes que la bañan, algunas de las más icónicas de la historia del cine, descubriendo nuevos matices en cada nuevo visionado y aguantando sin rubor el estoico paso de modas, estilos y costumbres.

El guión se le atribuye a Alec Coppel y Samuel A. Taylor , pero Coppel no escribió una sola palabra de la versión final. Se le acredita sólo por razones contractuales. Taylor no leyó el guión de Coppel ni la novela original; trabajó exclusivamente de Alfred Hitchcock esbozo de la historia. Aunque dicho sea de paso Hitchcock contrató a Maxwell Anderson para escribir el primer borrador del guión pero fue rechazada por Hitchcock.

Joseph Cotten , Lee J. Cobb y Everett Sloane también fue considerado para el papel de Gavin Elster. 

Una obra atemporal en el sentido literal del término. Al principio Hitchcock quería hacer la película con Vera Miles, su nueva obsesión femenina, pero cuando la actriz le comunicó que estaba embarazada tuvo que prescindir de ella decantándose por Kim Novak, con la que tuvo bastantes problemas de entendimiento en el rodaje. Con todo, la actriz nunca ha salido tan guapa como en el presente film, la historia de obsesión de un detective hacia una fascinante mujer de la que se termina enamorando. Un tipo de obsesión que Hitchcock podía entender muy bien y así lo tradujo en imágenes".

En la actualidad Vértigo es una de las películas mejor valoradas de la cinematografía estadounidense. En 1996 se presentó una versión restaurada de la cinta. En 2007, el Instituto de Cine Americano clasificó esto como la película # 9 más grande de todos los tiempos. Fue votado como la 19 ª película más grande de todos los tiempos por Entertainment Weekly. Se incluyen entre los "1001 películas que hay que ver antes de morir ", editado por Steven Schneider .

Tras una evaluación de 10 años, Vértigo fue elegida el 2 de agosto de 2012 como la mejor película de todos los tiempos, por delante de la obra de Orson Welles Ciudadano Kane en la encuesta de los críticos de Sight & Sound . 

Se caracteriza por el uso de una llamativa narrativa audiovisual del director, los actores Stewart y Novak o los lugares por donde se rodó.

Vértigo tuvo un inicio poco alentador cargado de tibias críticas y una pobre acogida en taquilla, sin embargo, ganó popularidad a medida que pasó el tiempo y se fue colocando siempre entre las mejores película

Alfred Hitchcock era un perfeccionista tanto es así que tardó una semana filmando una breve escena en la que Madeleine queda mirando un retrato en el palacio de la legión de honor sólo para conseguir la iluminación adecuada. Y eso que la difícil  reputación de Kim Novak que un día se negó a presentarse al trabajo, pues pedía más dinero ...y Novak consiguió un aumento. 

Alfred Hitchcock quería originalmente para utilizar su ahora famosa zoom Vértigo en Rebeca (1940), pero debido a la falta de tecnología en ese momento no podía hacerlo. La técnica se inspiró en un momento en que Hitchcock se había desmayado durante una fiesta.  También a destacar que fue la primera película en usar gráficos de computadora para la secuencia de introducción hecha por Saul Bass.  

Parece ser que Sir Alfred Hitchcock se llenó de amargura por el fracaso crítico y comercial de la película en 1958. Se lo atribuyeron a James Stewart por parecer  "demasiado viejo" para atraer a un público más. Lo cierto es que hay una diferencia de edad notable de 25 años entre James Stewart y Kim Novak , que tenía 49 años y la Novak 24, respectivamente, cuando la película se rodó en 1957.Hitchcock nunca trabajó con Stewart, a pesar de que había sido uno de sus colaboradores favoritos. También James Stewart era casi 15 años mayor que Barbara Bel Geddes , aunque se suponía que sus personajes a ser la misma edad y que habían estudiado juntos en la Universidad como se dice en algún momento. 

En cuanto a Midge y el sujetador "en voladizo" diseñado por un ingeniero de los aviones parece ser que es una referencia a la historia que Howard Hughes contaba de como fue un ingeniero quién inventó un nuevo tipo de sujetador con aros adecuados para su mujer, Jane Russell .  Por cierto, la mujer de Alfred Hitchcock , Alma Reville , dijo que a ella le gustaba, a excepción de una escena en la que Kim Novak camina por  la Bahía de San Francisco, ya que sentía que Novak parece demasiado grande en la pantalla. Durante años después, al hablar de esta película, Hitchcock insistiría en que Alma odiaba esta película. 

Por su parte, la banda sonora es de Bernard Herrmann y parece  inspirarse en gran medida por Richard Wagner  y su  "Tristán e Isolda", que, al igual que la película, también se trata del amor fatal. 

En definitiva, Vértigo presenta una  de las pasiones amorosas más destructivas que ha dado el cine y toda una lección magistral de cómo el cine es un propio arte que abarca todas las artes. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario