domingo, 9 de octubre de 2016

El sentido fracaso de Airbender


Hace años, en concreto en el año 1999, El sexto sentido se convirtió en una agradable sorpresa en el mundo del cine. Toda una sorpresa de la manos de un director de origen hindú, aunque criado en Pennsylvania , que nos presentaba una historia de terror guionizada y producida por él y que de una manera asombroso consiguió seis Oscars, entre ellos el de mejor director y mejor guión. Desde entonces ha trabajado bastante, pero nunca ha alcanzado lo que se esperaba de él. Desde entonces, para mí, más bien poquito. Sus películas - también su serie Wayward Pines- empiezan bien, con empujen, pero acaban declinando.

Tengo la impresión de que esta director indio se encuentra cada vez más cercana al suelo que al cielo, ya que casi todo en sus películas acaba siendo decepcionante. Y cómo ejemplo, un botón, la película que acabo de ver Airbender , el último guerrero o The last Airbender, una película del año 2010 destinada más a un público infantil , más que juvenil,  pero que aburre más que engancha. Es curioso pero cuando uno lee de lo que va tiene la impresión de que la historia está más cerca del  mundo de los Gormiti qué a otro tipo de historia. De hecho, en un momento dado, mi hijo pensaba que la historia podía haberse sacado de los Gormiti. Sin embargo, la historia está basada en la serie animada Avatar: la leyenda de Aang presentada desde la compañía creadora: Nickelodeon Movies. Sin embargo, la película fue uno de sus más notorios fracasos según la crítica, principalmente por su excesiva diferencia con la serie de televisión.

Como ya hemos dicho la película es creación de M. Night Shyamalan, siguiendo un guión de él mismo basándose en los personajes creados para Avatar creado por la televisión por Michael Dante DiMartino y Bryan Konietzko. En la producción estuvieron presentes los todopoderosos Frank Marshall y Kathleen Kennedy, a los que se suman Sam Mercer y el mismo M. Night Shyamalan representantes de Nickelodeon Movies, The Kennedy/Marshall Company, Blinding Edge Pictures junto a la Paramount Pictures y la MTV Films, quedando la distribución para la Paramount Pictures.

La película contó con un presupuesto desorbitado con más de $150 millones de dólares , que si bien es cierto se recuperaron , ya que la recaudación se acercó a los 320 millones de dólares, no satisfizo a nadie.

En el apartado técnico contó con los colaboradores habituales entre los que destaca la música de James Newton Howard un aclamado compositor nominado a los Óscar por su trabajo para The Village, aquí titulada El bosque, del año 2004 y que han acabado siendo inseparables, con fascinantes atmósferas. A esto se suma la fotografía de Andrew Lesnie y el montaje a Conrad Buff.

El reparto de la película se fijó en 2008 con actores casi amateurs, aunque algunos ya inmersos en el mundo del cine como Jackson Rathbone (Sokka), uno de los protagonistas de Crepúsculo. En enero de 2009 se sumó al reparto Dev Patel, protagonista de la película multipremiada con los Óscar Slumdog Millionaire, reemplazando a Jesse McCartney para interpretar a Zuko. A estos se sumaron Nicola Peltz (Katara), y Noah Ringer (Aang) y Seychelle Gabriel como la Princesa Yue. También participan adultos como Shaun Toub aqui siendo el general Iroh, Aasif Mandvi como el almirante Zhao, Cliff Curtis como como Ozai - nuestro Travis de Fear The Walking Dead- , Keong Sim como Earthbending Father. Junto a ellos aparece Jessica Andres.

La sinopsis de la película nos dice qué el aire, el agua, la tierra y el fuego son 4 naciones que conviven en paz. Todo cambia cuando el fuego declara la guerra a los demás.

Tras un siglo de lucha y sin solución del conflicto y aún debe dejar por el mundo para aprender a dominar los cuatro elementos que únicamente puede ser controlado por el avatar que ha desaparecido hace un siglo, justo antes de iniciar la guerra. Los que controlan el fuego han tomado el control del mundo, asesinando, esclavizando y atemorizando al resto. Esto sólo es posible por la ausencia del Avatar, el único ser que puede dominar los cuatro elementos. Cien años después de su desaparición, el Avatar aparece de nuevo.

La película comienza cuando Katara (Nicola Peltz) la última maestra del agua de su tribu del sur quien, está junto a su hermano Sokka (Jackson Rathbone) un joven guerrero de la tribu del Agua del sur pero mal cazador. Son huérfanos y están buscando una presa cuando encuentran en el interior del hielo a Aang (Noah Ringer) que fue atrapado en el interior de un iceberg. A la hora de salir se genera un rayo que se divisa desde múltiples lugares.

El chico tiene la impresión de que ha permanecido en el hielo unos días junto a su animal que tiene la capacidad de volar. Katara y su hermano Sokka lo llevan a su aldea y allí Katara descubre que tiene múltiples tatuajes.

El rayo ha sido visto por lo pronto por el príncipe Zuko (Dev Patel), un joven príncipe exiliado de la Nación del Fuego, obsesionado con capturar al Avatar para así recuperar su honor y el afecto de su padre, el Señor del Fuego Ozai y que lo acepte de regreso. Zuko junto a su tío Iroh (Shaun Toub) un general retirado de la Nación del Fuego y tío del príncipe Zuko, pues es el hermano mayor del Señor del Fuego Ozai, y era el heredero original del trono de la Nación del Fuego. También es el tutor de príncipe Zuko y un hombre muy espiritual, especialmente tras la pérdida en una batalla de su hijo.

Ambos se personan en el pueblo e intentan localizar a los ancianos para ver si tienen tatuajes, pero es Aang el único que lo tiene. Zuko e Iroh llevan a Aang a su barco. Allí el tío realiza una prueba a Aang y concluye una vez superada que es el más reciente sucesor del ciclo del avatar, pero que debería de tener más de cien años.

Mientras está en el barco Aang recibe la ayuda de Sokka y su hermana Katara, que lo llevan al mundo del aire con la intención de que se convierta en el líder de la rebelión contra la nación del Fuego y traer así la paz al mundo. Allí descubre que a pesar de su aspecto de niño de 12 años tiene 112 años, ya que estuvo congelado en un iceberg durante 100 años.

El destino de Aang como Avatar es dominar los cuatro elementos: el Aire, el Agua, la Tierra y el Fuego para enfrentar a Ozai, rey de la Nación del Fuego, y restaurar el equilibrio del mundo. A diferencia de sus compañeros, Sokka no controla ningún elemento, pero lo compensa con su inteligencia (astucia) y su buen sentido de humor.

Cuando Aang llega al templo en el que se formó como señor del viento descubre que no queda nadie pues han pasado diez años y no unos días. Recuerda que él dejó el monasterio al saber que era el Avatar y que estaba condenado equilibrar el mundo pero también a no tener familia. Le confiesa a Katara y a Sokka que no llegó a dominar los cuatro elementos.

Nervioso por recuperar el sentido de la realidad y tras consultar espiritualmente al dragón es consciente que ha de aprender a dominar los 4 elementos (principalmente el control del agua, algo que Katara le intenta mostrar para asó poner fin a la guerra.

Durante su viaje serán perseguidos por los soldados de fuego que controlan casi todos los reinos. Al primero que se llegan es al reino de la tierra, donde consiguen el trío levantar a los dominadores del poder de la tierra.

Sin embargo, Aang no se siente capacitado y es capturado por Zhao (Aasif Mandvi) un almirante muy temperamental de la Nación del Fuego, fiel a su nación, malvado, cruel y asesino que lo quiere llevar ante el rey Ozai.

Cuando le van a sacar información se persona un personaje enmascarado que resulta ser el príncipe Zuko (Dev Patel), el cual intentará capturar al avatar para recuperar su honor. En estas circunstancias la nación del Fuego decide conquistar la nación del agua del Norte que aún es libre.

Tras un siglo de lucha, no hay esperanza alguna de acabar con tanta destrucción. Mientras Aang , que también huye del contro de Zuko, es el único con poder para controlar los cuatro elementos, tendrá que viajar hasta el Polo Norte para dominarlos y poner fin a la guerra.

En el reino recibe la formación por parte del maestro y comprueba la voluntad , bondad y sacrificio de la Princesa Yue (Seychelle Gabriel), la princesa de la Tribu Agua del Norte, e hija del Jefe Arnook y que acabará enamorándose de Sokka. Las cuatro personajes hablan de la familia, del amor, del odio, el rencor, el perdón o de la necesidad del sacrificio.

En esto que Ozai, el soberano de la Nación del Fuego y padre del príncipe Zuko declara la guerra total a la Tribu Agua del Norte. Allí envía la mayor parte de su escuadra dirigida de Zhao y comienza la conquista.

En principio, las fuerzas del fuego consiguen su propósito. No obstante, la intervención de Principe Zuko implica la detención de Aang , pero ésta ya comienza a dominar el agua. Por otro lado, los hombres de fuego tienen intención de secuestrarlo a pesar de la oposición de la gente de Hielo.

Finalmente, la unión entre Sokka, Katara , Aang y el sacrificio de la princesa Yue logran repeler el ataque de la gente de Fuego. En la última imagen vemos que Ozai no ha renunciado al control absoluto y descubrimos que encarga a su hija el mantenimiento del conflicto para mantener el poder del fuego en el mundo, acabando así la película.


The Last Airbender es una película de fantasía basada en la primera temporada de la serie animada Avatar: la leyenda de Aang.

La película fue anunciada el 8 de junio del 2007 por la Paramount Pictures la cual encargó a M. Night Shyamalan para escribir, dirigir y producir una película de acción con actores sobre la serie. El reparto fue confirmado en diciembre de 2008, se eligió a Noah Ringer para interpretar a Aang, a Nicola Peltz para el papel de Katara, a Jackson Rathbone para el papel de Sokka y a Dev Patel para el papel del príncipe Zuko, principalmente se confirmó a Jesse McCartney para dicho papel, pero tuvo que abandonar la película porque el horario interfería con su carrera musical, entonces Shyamalan escogió a Patel para reemplazarlo.

El 23 de abril de 2010 se estrenó el tráiler final de la película, en donde se anunciaba que se presentaría además en formato 3D. La película tuvo un costo total de producción de US$150 millones y un costo total de publicidad de US$130 millones, convirtiéndose así en la película más costosa que haya dirigido M. Night Shyamalan hasta el momento.


La producción recibió críticas negativas por parte de críticos especializados en particular y de los espectadores en general. Solo tiene un 6% de acetación en Rotten Tomatoes, y una valoración de 20% en Metacritic.

A pesar de las malas críticas, Shyamalan confirmó la realización de las dos secuelas, pero parecer ser que el proyecto fue en principio cancelado. Sin embargo, cuando ya prácticamente no había esperanzas para su continuación, M. Night Shyamalan – el director – confirmó que si realizará una secuela y también defendió su proyecto.

En una entrevista con IGN afirmó : “Es muy raro porque el show está dirigido a un público de, mas o menos, 9 años. Mi hija tenía nueve años. Así que solo se podía hacer de dos formas: Lo podías hacer para esa audiencia, que es lo que hice, o podías hacer una versión como Transformers y tener a Megan Fox" Pra el director nacido en La India "los niños de 10 años que veo dicen ‘¡Ese es mi programa favorito! ¡Amé la película!’. Los padres se acercaban a mi y me decían que habían visto The Last Airbender 74 veces. La película fue hecha para esos niños. Fue por ellos, para hablar sobre misticismo y filosofías orientales a través de un niño de 10 años.”

Entre las críticas más llamativas hacia el fin destacan aquellos que lo hacen en principios etnográficos, por cuestiones étnicas y simbólicas; el hecho de que los personajes de Katara y Sokka fueran interpretados por actores blancos sin tener en cuenta el origen étnico que inspiró a los personajes originales (los Inuit o esquimales) lo que fue un punto en contra muy criticado por los espectadores, mientras que personajes como Suko, Ozai y Azula fueron interpretados por actores de tez morena, algo contradictorio si tenemos en cuenta que la nación del fuego debía representar una estética cercana al Japón imperial donde la gente era, en su gran mayoría, de tez blanca. La simbología japonesa en general fue reemplazada por simbología árabe que, si bien es más conocida en occidente que los gráficos japoneses, le restó muchos elementos fundamentales de la historia original. Por otra parte, el personaje de Kioshi, una de las avatares más relevantes de la serie, fue descrita en la película como un hombre llamado Yoshi, ignorando el hecho de que según las creencias budistas las almas reencarnan tanto en hombres como en mujeres e incluso en animales u objetos. Otras críticas referían a cuestiones técnicas y de guión, como el hecho de eliminar escenas o diálogos que los seguidores de la serie consideran fundamentales. El hecho de que los maestros fuego no puedan producir su elemento (algo que si sucede en la serie) es uno de estos elementos técnicos modificados; la falta de coordinación visible entre los movimientos de los personajes y el del elemento que están manipulando o la alteración de ciertos rasgos físicos y de personalidad de muchos personajes también fueron puntos muy criticados.

En cuanto la opinión de los críticos comenzando por Kenneth Turan en las páginas de Los Angeles Times al decirnos que "Los diálogos son simples y los giros poco inspirados. Pero si estás entre su audiencia de niños de 10 años o menos, puede que te guste el film de M. Night Shyamalan."

En las páginas de USA Today Scott Bowles comenta que "Tiene algunos buenos elementos. (...) Para ser una película para niños, 'Airbender' cumple a varios niveles. (...) "

Para el gran Roger Ebert crítico en Chicago Sun-Times comentó que "The Last Airbender es una experiencia agonizante de cualquier modo que uno pueda pensar, y de otros modos esperando aún por ser inventados. (...) "

Owen Gleiberman de Entertainment Weekly nos dice que "La película es 'Star Wars' con artes marciales, añadiendo un toque a lo 'El último emperador' (...) Técnicamente, no está mal hecha."

Peter Debruge en Variety sostiene que "Es por supuesto una enorme decepción, puesto que lo mejor que podíamos esperar de una adaptación real de Avatar era algo fascinantemente equivalente a nuestro primer encuentro con wire-fu, más que este sinsentido con estilo de dibujos animados."

A. O. Scott en el The New York Times nos dice que "Todo es bastante tonto, y tratado con inexorable solemnidad. Pero ello en sí no es ni poco usual ni fatal. El problema -la catástrofe- de 'The Last Airbender' no está en la concepción sino en la ejecución."

Para Colin Covert en el Minneapolis Star Tribune "'The Last Airbender' es uno de los entretenimientos más estimulantes y visualmente exquisitos que he visto este año (...) La historia es secundaria ante los placeres que ofrece esta película"

Ya en España Jordi Batlle Caminal en el Diario La Vanguardia nos dice que es "El producto más antishyamaliano posible, pues su estilo (...) se troca en puro exhibicionismo (...) Una fantasy vistosa, con sus apreciables dosis de magia, decorados digitales de ensueño y entretenimiento a discreción"

Nando Salvá en las páginas del Diario El Periódico afirma que "Shyamalan, en caída libre. (...) maneja un relato esencialmente idiota con inexorable solemnidad (...) lo más llamativo es la completa falta de ritmo (...)"

Sergi Sánchez en el Diario La Razón nos dice que se trata de "Misticismo para principiantes. (...) lamentable (...) tediosa hasta decir basta se parece más a 'La historia interminable' que a 'El señor de los anillos'"

Por su parte, Jordi Costa en Fotogramas nos dice que "Tiene pinta de ser una de esas películas que han sufrido lo indecible en la sala de montaje (...) Acoge ocasionales estallidos poéticos, pero parece estar peleándose consigo misma escena tras escena"

Federico Marín Bellón en su columna del Diario ABC nos dice que "Ofrece escenas majestuosas. El arranque contiene la esencia del gran arte de Shyamalan (...) Más allá de los citados detalles, cabe dudar si el director estaba preparado para luchar contra los elementos. (...)

En Argentina Miguel Frías columnista del Diario Clarín afirma que "Una película que, a pesar de sus 150 millones de dólares de presupuesto, deja una sensación de deuda." Natalia Trzenko en otro diario argentino, La Nación concluye diciendo que es "Un film de temperatura tan baja como los paisajes que muestra."

Para Juan Luis Caviaro en blog de cine 'Airbender: El último guerrero', es, sin duda, lo peor de Shyamalan. A pesar de emplear espectaculares efectos visuales y con la misión de arrasar en taquilla(...) se viene abajo. Y es muy triste comprobarlo. Caviaro, eso sí, valora la "exquisita composición musical de James Newton Howard, la cuidada producción, los potentes efectos visuales y la prodigiosa puesta en escena de Shyamalan" Se disculpan errores y patinazos, arritmias y acelerones, diálogos poco trabajados o sobreactuaciones… durante tramos, de manera intermitente. Desde luego, decir que ‘Airbender’ es una mala película me parece una opinión exageradísima y fruto de poca reflexión. (...) Para empeorar las cosas, la historia no acaba, no tiene final, aparece un personaje que resume rápidamente todo lo que ha ocurrido y nos avisa de que habrá continuación.

Concluye Caviaro diciendo que es " Un desliz de Shyamalan, un paso atrás, su peor trabajo hasta la fecha, sí, desde luego".

El director para explicar las malas críticas señaló que "gran parte de la película fue cortada en la post-producción, provocando que mucho de la historia quedara afuera, para que pudiera estrenarse a tiempo - el 4 de julio- con la conversión a 3D. También insistió que hubo errores en el casting dejando entrever que la contratación de Nicola como Katara tuvo mucho que ver con ser "hija de alguien a quien uno de los productores les debía un favor y sabemos que Hollywood ama el nepotismo" y por la dificultad de rodar con Croma, con pantallas verdes y añadir despues los CGI.

M. Night Shyamalan terminó cansándose de “discutir” con sus jefes por lo que terminaba aceptando todo para terminar de una vez con el proyecto. Visto lo visto, e invertido lo invertido, la película no sólo fue un "bluff" sino el centro de todas las miradas ante el fracaso en ese año 2010.

Tanto es así que en poco más de una década la película de Shyamalan pasó de tener nueve nominaciones por "El sexto sentido" a estar nominado en cinco Premios Razzie, incluyendo los de peor película, peor director, peor actor y peor guión. Y eso que contó con un presupuesto descomunal superior a los 100 millones de dolares y contando con el apoyo del binomio Kennedy y Marshall en la producción. así como el apoyo de una "major", la Paramount para la distribución.

La película constituye uno de los mayores batacazos artísticos del director por sus personajes planos y poco creíbles , por sus diálogos tan grandilocuente como repetitivos. Al menos se agradeció que no siguiera en su idea de hacer dos partes más, ya que se evidenció la intención de realizar la secuela al presentar a la que sería la antagonista de la secuela, Azula, la hermana del Príncipe Zuko. ‘Avatar: The Last Airbender 2’ estaría en ese caso basada en la segunda temporada y aún se desconoce si todos los actores, incluído Jackson como Sokka, repetirán sus papeles. También se desconoce la fecha de filmación y estreno, aunque se daba por hecho que se iba a realizar en septiembre de 2015, según el argentino Diario Uno . Yo desde nuevo no voy a pedir que la hagan.

Salvando las coreografías y los efectos especiales, que tuvieron que salir por el ojo de una cara, no hay mucho más que reseñar, salvo decir que lo que se empezó con cierto sentido acabó sin ello.



No hay comentarios:

Publicar un comentario