sábado, 3 de diciembre de 2016

Leningrado


Hay películas de las que uno no tiene noticias y eso que el tema pudiera ser interesante. Pero claro, si uno después se entera que la película es rusa y que detrás de ella no hay una gran o conocida productora, como ocurre en este caso con KoBura aunque haya una buena cantidad de dinero y actores mucho más que solventes internacionales insertos en la historia como Mira Sorvino o Gabriel Byrne entre un buen reparto de actores rusos , es probable que la información no fluya en exceso. Si a eso le unimos la desinformación que tenemos sobre la historia de la Segunda Guerra Mundial en general, pero en especial de nuestra historia, puesto que en la batalla de Leningrado no sólo hubo alemanes y rusos, obviamente, sino también españoles integrados en la división azul. 

Recuerdo haber visto un documental , creo que de javier Rioyo y que llevaba por título el de "Extranjeros de si mismo" sobre las vivencias de unos ya octogenarios que siendo jóvenes lucharon en una guerra fuea de su país. En el mismo salían Luis García Berlanga y Luis Ciges que comentaban sus terribles experiencias en el frente ruso, ya que ambos participaron en la batalla de Leningrado. 

Berlanga, por entonces más poeta que cineasta, se va a Rusia el 14 de julio de 1941 por dos razones: intentar que condonen la pena de muerte impuesta a su padre, diputado republicano del partido de Alejandro Lerroux y exgobernador civil de Valencia, y hacer méritos delante de una chica, Rosario Mendoza. Allí va junto a su mejor amigo José Luis Colina, falangista antifranquista, que después será su guionista en alguna ocasión. Ciges por su parte, sobrino del ensayista Azorín e participa sobre todo por ser hijo del escritor Manuel Ciges Aparicio, que fuera gobernador civil de Santander y de Ávila, y fusilado por los militares sublevados en agosto de 1936 . Cosas de l guerra incivil. 


Yo hasta ese momento, torpe de mi, confundía siempre la intervención española en la Unión Soviética y pensaba que los españoles lo hicieron en Stalingrado, cuando realmente lo hicieron en el sitio de Leningrado, un bloqueo militar que los nazis establecieron sobre esta ciudad soviética durante la Segunda Guerra Mundial, siendo esta una de las páginas más trágicas de la historia del país. 

El sitio duró en total 872 días, desde 8 de septiembre de 1941 una vez fracasada la ofensiva encabezada por Wilhelm Ritter von Leeb, que buscó inicialmente apoderarse de la ciudad de Leningrado, la actual San Petersburgo, el  27 de enero de 1944, y costó la vida a 1,2 millones de personas más del 90 % por hambre. De hecho al principio de la película vemos una ofensiva alemana en un día de lluvia intensa en aquellos primeros momentos de conflicto entre la Alemania de Hitler y la URSS de Stalin. Y es que para 1941, Hitler planeaba borrar de la faz de la tierra a Leningrado , cuna de la revolución y símbolo de la cultura rusa. Además, en aquella época ahí se encontraba la única fábrica productora de tanques pesados, coches y trenes blindados del mundo. Era la fábrica de Kirov, que tan solo en ese año produjo más de 700 tanques KV-1 y КV-2.

A pesar de que España no entró oficialmente en la Segunda Guerra Mundial, allí estuvieron algunos de los nacidos en la piel de toro aportando las  tropas voluntarias de División Azul, con el objetivo de luchar contra el comunismo. Durante el sitio, los españoles formaron parte del XVI Ejército Alemán, entrando en combate en la Batalla de Krasny Bor. 

Entre octubre de 1941 y agosto de 1942 sirvieron a las afueras de Nóvgorod, y luego actuaron al sureste del cerco, hasta octubre de 1943 hasta que salieron del mismo.

La película se centra en el sitio y la dificultosa evacuación de los habitantes de la ciudad que comenzó en junio de 1941. La mayoría de los ciudadanos se negaba a dejar la ciudad, esperando que supieran defenderla. No hubo ningún plan especial para la evacuación, por eso se hizo caóticamente.

En el verano, evacuaron a cerca de 500.000 personas, pero posteriormente 175.000 de ellas se vieron obligadas a regresar. 

A principios de septiembre, el ejército alemán se acercó a la ciudad de Leningrado. Hitler mandó a Moscú prácticamente todos los tanques y una parte de su ejército y él se quedó al mando del objetivo principal. Unos días después hizo una tentativa de asalto que fallará de ahí que ante la perspectiva de tener que mantener a una población enemiga de más de 3 000 000 de habitantes, Adolf Hitler instó a que se asediara y se dejara morir a la población por el hambre y el frío. 

Stalin ordenó al comandante Gueorgui Zhúkov organizar la defensa. Este supo en pocos días movilizar a los habitantes de la ciudad para la defensa. Los ancianos, mujeres y niños elevaron fortificaciones, produjeron armamento y tecnología en las fábricas, cosieron la ropa de los soldados. Con esfuerzos increíbles, los habitantes consiguieron defender su ciudad, la ofensiva alemana fue detenida. 

Entonces Hitler decició matar de hambre a los habitantes de Leningrado y destruir la ciudad con bombardeos. "Los planes de los nazis pasaban por tomar la ciudad, eliminar completamente la población de la ciudad, destruir el territorio con inundaciones y borrar la ciudad de la faz de la Tierra. […] La ciudad no podía rendirse", comenta Mijaíl Konstantínov, doctor en ciencias históricas. Y la ciudad no se rindió.

Esto se debió a que al inicio del ataque a Leningrado, previniendo un prolongado asedio, las autoridades soviéticas disminuyeron las raciones alimenticias diarias a 500 gramos para los obreros, 300 para los niños y empleados y 250 g para los no trabajadores. El 12 de septiembre hicieron un recuento de todas las reservas de productos alimenticios. Eran suficientes sólo para un mes y medio. En esa fecha, se declaró que los granos y la carne sólo durarían 35 días, mientras que el azúcar duraría 60 días, de modo que las raciones fueron reducidas aún más: 300 g de pan para los obreros, 250 g para los empleados y 125 g para los niños y no trabajadores. Como esto no era suficiente, la flotilla del lago Ladoga envió provisiones, siendo la mayoría hundida por los cazas alemanes (Ju-87 Stuka). Sin embargo, la hambruna obligó a los soviéticos a enviar buzos a rescatar lo que pudieran. Ante la falta de carne, se molieron 2.000 toneladas de tripas de cordero que se habían encontrado en los puertos. Además, el Instituto Científico de Leningrado creó una especie de harina sintética a base de conchas y caparazones, complementada con aserrín. 

Desde el otoño prácticamente no hubo electricidad, ni calefacción y dejó de circular el transporte. Para llegar al trabajo los ciudadanos gastaban sus últimas fuerzas para cruzar las calles cubiertas de enormes capas de nieve. Unos caían agotados, otros se congelaban sin fuerzas para levantarse y seguir. 

Debido a la falta de defensas aéreas adecuadas, un monto considerable de granos y harina fue destruido en septiembre en los silos de almacenamiento. Muchos habitantes hicieron de los silos de almacenamiento su única fuente de alimento con el resto de grano chamuscado que quedaba. 

Esto no fue suficiente, y al final del año la población consumía el 10 % de las calorías indispensables, muriendo a millares por desnutrición. Debido a la falta de combustible, el transporte público desapareció, al mismo tiempo que muchas fábricas cerraron. Solamente los edificios militares tenían derecho a usar la energía, si bien de forma limitada. La desesperación de los habitantes para no morir congelados los obligó a quemar la biblioteca de la ciudad, de 200 años de antigüedad, marcando profundamente la memoria colectiva de la hasta entonces capital cultural de Rusia.

Sin embargo, el hambre comenzó hacer estragos con el frío de noviembre. Se hicieron frecuentes los casos de desmayos por hambre, la gente moría de agotamiento. Fue prácticamente imposible recibir reservas de productos alimenticios por aire, mientras que el hielo del lago Ladoga era demasiado fino y no resistía el paso de los coches.

Finalmente, en el invierno de 1941-1942 comenzó a funcionar el llamado "Camino de la Vida", que iba a través del lago Ladoga. En unos meses consiguieron evacuar cerca de 660.000 personas, en su mayoría eran niños debilitados por el hambre. El invierno resultó muy frío y largo. Los meses más duros fueron enero y febrero de 1942. Tan sólo la parte de la población que trabajaba pudo recibir un poco de pan. Se hicieron más frecuentes los casos de canibalismo que coincidió con uno de los peores inviernos (-30 °C) que ha vivido esta ciudad, muriendo miles de civiles de frío. Cientos de familias enteras perecieron en sus hogares. 

El mercado negro se hizo presente entre los ateridos habitantes quienes adquirían unos cuantos gramos de azúcar o harina a precios exorbitantes. Gente sin escrúpulos asesinó soterradamente a conciudadanos para vender grasa y carne humana. Quienes fueron sorprendidos en estas prácticas fueron ejecutados sumariamente por el ejército, que había implantado una dura ley marcial. Los casos de canibalismo fueron cada vez muy comunes. 

Gran parte de lo antes narrado aparece en la película rusa Leningrad o Attack on Leningrad del director Aleksandr Buravsky para la productora KoBura con la que colaboran Channel One Russia , Leningrad Prodakshn, Kinokompaniya Non-Stop Prodakshn, Kommunikatsionnaya gruppa Shmidt i Partnery, Studiya dokumental'nykh fil'mov Sankt-Peterburga y el Ministerstvo kultury Rossiyskoy Federatsiique que invirtieron un total de $ 7.000.000 . Este sigue el guión de Aleksandr Buravsky y Chris Solimine. La película cuenta igualmente con la música de Yuriy Poteenko y la fotografía de Vladimir Klimov . El montaje es de Mariya Sergeyenkova 

Reparto Mira Sorvino como Kate, Olga Sutulova como Nina Tsvetkova, Gabriel Byrne como Parker, Aleksandr Abdulov como Chigasov, Vladimir Ilyin como Malinin, Mikhail Efremov como Omelchenko y Armin Mueller-Stahl como Von Leeb. Junto a ellos están Mikhail Trukhin como Vernik, Yevgeni Sidikhin como Korneyev, Kirill Lavrov como el locutor de radio. Igualmente aparecen  Alexander Beyer, Aleksandr Filippenko, Mariya Golubkina, Sergey Nikonenko, Valentina Talyzina y  Christian Berkel.

La película comienza en septiembre de 1941, en los suburbios de la ciudad rusa de Leningrado, con una dura y desigual batalla entre los rusos que , mientras los civiles huyen, otros intentan detener un avance alemán desde las trincheras que forman su línea de defensa.  Puede ser la mejor escena de la película. 

A esa trinchera avanzada se persona Nina Tsvetkova (Olga Sutulova), una concienciada enlace miliciana y policía que ha recibido la orden de detener el avance alemán. Allí se encuentra a un teniente al que le da la orden de que no desfallezca y resista con los estudiantes y gente poco preparada militarmente que ha llevado como refuerzos. Se trata de gente de la calle, sin armas a la que ella ordena que "si no tienen armas cojan las de los muertos". 

Finalmente convence al teniente que ordena salir de la trinchera a los suyos y hacer frente al organizado y potente ataque alemán  con gente de infantería y tanques. La escaramuza de los rusos sorprende a los alemanes pues los rusos se defienden como puede a bayoneta calada.

Este freno al avance alemán es visto por alemanes y por los soviéticos con visiones diferentes. Por un lado, los soviéticos quieren convertir su santuario en un freno, mientras que los alemanes lo quieren transformar en un cementerio. De hecho vemos al alto estado alemán contar con un nuevo elemento. Se trata del encargado de los suministros del Reich que calcula que la hambruna dará la victoria a los alemanes dada la limitación en el suministro de alimentos y el calculo de consumo por persona en la ciudad. 

Por su parte, Stalin quiere convertir a la ciudad en mártir así que permite que un grupo de periodistas de extranjeros que viven en el Savoy y siguen desde sus habitaciones la guerra visitar el frente de Leningrado.

Entre los periodistas hay dos británicos son evacuados, pero uno de ellos, Kate Davis ( Mira Sorvino ), y un adjunto a la embajada británica de nombre Parker (Gabriel Byrne), con el que mantiene un romance. Poco después llegan a la ciudad un grupo de corresponsales extranjeros encabezados por Phillip Parker (Gabriel Byrne) y Kate Davies(Mira Sorvino).

Nada más llegar a Leningrado los periodistas son separados en grupos . Por un lado, está el de Parker y por otro el de Kate. Es precisamente el de Kate el que se va a ver implicado en un ataque por parte de la aviación alemana que diariamente ataca la ciudad y las posiciones soviéticas. Mientras los periodistas toman fotos de los restos de un combate en las afueras sufren el ataque aéreo que dispersa al grupo y Kate es dada por muerta.

Los soviéticos hacen un liviana inspección ocular y presumen que Kate ha muerto. El avión de retorno a Moscú sale, sin enterarse que Kate ha sobrevivido y que ha sido encontrada por un grupo de rusos que la entrega a la policía  Nina Tsvetkova ( Olga Sutulova ), una oficial de policía joven e idealista que la lleva a su superior en su sidecar.

Cuando se lo menciona. el ruso le dice que es imposible y que si fuese verdad a él lo fusilarían por certificar la muerte de la periodista inglesa.

Sin embargo en realidad la periodista ha logrado refugiarse en la ciudad bajo la protección de una joven policía rusa Nina, quien la acoge en casa de su familia. Mientras tanto Kate vivirá en primera persona las penalidades de los habitantes de Leningrado en su lucha por sobrevivir al hambre y a las bombas alemanas. Leningrad es una reciente producción anglo-rusa dirigida por el realizador ruso Aleksandr Buravsky, y centrada, naturalmente, en describir el episodio histórico del cerco y asedio de Leningrado, por parte de las tropas alemanas durante la II GM.

Visto lo cual Nina opta por llevarse la chica a su casa, darle una nueva identidad, en concreto, española, pues se hará pasar por refugiada republicana que ha perdido su documentación  y juntas luchar por la supervivencia de ellas mismas y de sus vecinos.

Con Nina Tsvetnova descubre a las otras personas que viven con ella en su bloque de vecinos integrado por una actriz de renombre, una mujer joven y sus dos hijos, la madre de Nina,etc... Todos tienen el común denominador de .malvivir en un Leningrado aislado y frio, sin comida en donde la gente está muriendo lenta e inexorablemente de hambre.

Cuando Phillip Parker va Londres a visitar a los padres de Kate, descubre para su sorpresa que Kate es hija de un general del ejército blanco que se exilió una vez es derrotado. Se trata de una periodista  que de pronto es vista como una epia. Ante el rumor existente de que sigue viva, los soviéticos envían a un par de comisarios para intentar localizarla en el caso de así sea.

La película comienza a pivotar entonces en Nina como superviviente nata en un entorno natural, urbano y político hostil , y Nina que trata de ayudar a los niños que comienzan a morirse de hambre. Desde ese momentos podemos ver los sufrimientos y hambrunas del pueblo sitiado, y las trágicas situaciones y desesperados comportamientos de estos, todo ello salpicado con escenas de los mandos de uno y otro ejercito , las divergencias en el ejército alemán cuando uno de sus pilotos se niega a  matar de hambre a la población civil, en los soviéticos que intentan salir de la ratonera.

La llegada del frío intenso provocará el que el Lago Ladoga se hiele y con el se inicie una psoible vía para la salida de la población civil. Se trata del "camino de la Vida" que es abierto por un grupo de policías entre ellos Nina y que permite la salida en primer lugar de sus primeras. La chic de su vecina, Kate y la hija del jefe de policía salen en el primer convoy. Al llegar a la orilla del lago descubre Kte que la está esperando Parker, quien había recibido la información por parte de un periodista soviético que anteriormente estaba enamorada de Kate y que viendo que los soviéticos la quieren matar avisa a Parker para que la recoja. Nada más llegar Kate le dice que su sitio en la vivienda de Nina cuidando del otro chico,

La historia pasa a 1965, En Moscú, en un Parque se encuentran Parker con un chico y una chica. Se tratan de los dos hermanos que cuidó Kate en su estancia en la casa de Nina. Nos enteramos que tanto Nina como Kate, ya han muerto. Pero los chicos siguen ahí, con vida.

La película se estrenó el 19 de septiembre de 2009 en el Oldenburg International Film Festival y el  21 de enero de 2010 fue se estrenó por toda Rusia.

Se trata de una película rusa que trata más la batalla de Leningrado desde un punto de vista  humano de la supervivencia que de lo estrictamente “bélico” pues las escenas de batalla duran escasos 5 minutos. La historia en sí no aporta gran cosa, salvo documentar la dureza de las condiciones en la que vivieron los rusos durante el sitio. El guión no tiene una  estructura muy definida y el montaje parece algo atropellado pues , al final, son muchas historias y con distintas subtramas que se introducen para secundar la historia principal: la del piloto de la Luftwaffe, el periodista Parker, la estrella de la ópera que intenta escapar de la ciudad…, tramas variadas, pero desarrolladas de una manera esquemática y poco original, que no sirven para reavivar el interés de la película y que se han pretendido entrelazados, pero que quedan deshiladas.

Los efectos especiales no son especialmente gratificantes y , por momentos, recuerdan más a un juego de ordenador o de play más que a una película de hace menos de diez años. Eso sí la  ambientación y recreación entre tanto escombros mo está mal.

De los actores salen relativamente bien paradas los personajes femeninos, Mira Sorvino y sobre todo Olga Sutulova, que asumen el drama con cierta intensidad.

Lo cierto es que entre septiembre de 1941 y enero de 1944, la "Ciudad Heroica" de Leningrado padeció la peor pesadilla de su historia con un asedio en una terrible modalidad de genocidio calculado y sistemático mediante la política de matar de hambre . Dejar morir de hambre, de frío y de desesperación a los petersburgueses era un plan sencillo que suponía pocas bajas en los efectivos alemanes y un duro castigo al corazón de Rusia. Pero ni sus mayores previsiones contaron con una tenacidad de unas personas que luchan sobrevivir  a cualquier precio.

El filólogo ruso Dmitri Likhachov, que sobrevivió junto con su familia a los meses más pesados del sitio, escribió: "Dejaban a los que morían: las madres, padres, mujeres, niños; dejaban de alimentar a los que ya no tenía sentido alimentar; escogían entre sus niños a quién iban a salvar; buscaban oro en los cuerpos de muertos; les arrancaban los dientes si eran de oro; les cortaban los dedos para quitarles sus anillos de boda; desvestían los cadáveres en la calle para conseguir la ropa para los vivos; cortaban los restos de la piel de los cadáveres para cocer sopa para los niños; estuvieron listos para cortar trozos de carne de sus propios cuerpos para alimentar a sus hijos; escribían diarios y notas para que después alguien supiera cómo morían millones. Si eran terribles los bombardeos y ataques de la aviación alemana, ¿a quién podían asustar? Solamente el que muere de hambre puede hacer una gran infamia o un gran sacrificio de sí mismo, sin temer a la muerte"

No había casi nada que comer. Las energías se agotaban día tras día. Los famélicos despojos que antes habían sido seres humanos caminaban cada vez más despacio, cada vez más débiles. Levantarse por la mañana para ir a buscar las exiguas raciones de pan era un esfuerzo supremo. Los más frenéticos y menos escrupulosos se entregaban a la locura, al canibalismo, al robo, al tráfico para  cambiar alguna alhaja por una lata de tushonka (carne en conserva) en el mercado negro, y al crimen. Se oían historias de desaparecidos que se presumía eran víctimas de las mafias que vendían carne humana en el mercado negro, y de niños a los que sus mayores, enloquecidos, se comían. Y la ciudad no se rendía, ni se rindió ni a la nieve de unos de los  inviernos, - el del año 1941- que fue de los más fríos y mortales que se recuerdan , ni a las ventiscas, ni a los bombardeos, tiroteos, escaramuzas.

Durante el cerco, el compositor ruso Dmitri Shostakóvich compuso su Sinfonía n.º 7, «Leningrado», intentando demostrar la actitud valiente de los habitantes de la ciudad bajo condiciones extremas. La obra se interpretó en la ciudad el 9 de agosto de 1942 en un concierto retransmitido por radio a todo el mundo y, cuando la artillería alemana intentó interrumpirlo, lo evitaron las descargas de las contrabaterías soviéticas. Hoy en día los sobrevivientes repiten orgullosos: «Troya cayó, Roma cayó, Leningrado no cayó» y el film se presentó con el siguiente lema:Algunos luchan. Otros caen. Todos son héroes.






No hay comentarios:

Publicar un comentario