miércoles, 13 de abril de 2016

La tormenta perfecta


El término de Tormenta Perfecta fue popularizado por una película, la que he terminado de ver en el día de hoy, y que climatológicamente se dio por la conjunción de dos grandes borrascas, una de aire frío continental y otra de aire caliente procedente del área conocida como la isla de Sable o Sable Island, una pequeña isla estrecha, con forma de media luna siendo realmente un banco de arena situada a 300 km (190 millas) al sureste de Halifax , Nueva Escocia , y alrededor de 175 km (109 millas) al sureste del punto más cercano de la parte continental de Nueva Escocia en el Océano Atlántico.

La isla está protegida y gestionada por la Red de Parques de Canadá. Y es un área con frecuentes nieblas de la zona y las tormentas fuertes repentinos, incluyendo huracanes y vientos del noreste , han causado más de 350 naufragios registrados. A menudo se refiere como el Cementerio del Atlántico.

Durante el invierno, la isla de Sable tiene las temperaturas más altas en Canadá, aparte de la costa del Pacífico, y puede tener las temperaturas más altas en el país, en algunas ocasiones, debido a la influencia de la corriente del Golfo choque o la fusión de ambas provocó grandes desgracias.

Producida la película hace algo más de quince años, la expresión se aplica en ocasiones a la suma de circunstancias negativas que son capaces de arruinar a un país o de crear situaciones de máxima tensión. Hoy esta definición se puede dar para España en la que los problemas nunca vienen sólos (elecciones cuyos resultados no se respetan o se transforman hasta desvirtuarlos, políticos más preocupados de sí mismos, corrupción galopante, unos "Panamá´s papers" que se transforman en "Jersey Shore", unos que se quieren autodeterminar,...), vamos una alegría de país. Toda una tormenta perfecta.

Pero lo curioso es que el término Tormenta Perfecta aplicado a la política, a la crisis económica de un país, o de un club de "fúrbol" como diría Ángel Villar surge a la par que una película del año 2000 llamada The Perfect Storm o La tormenta perfecta, adaptación de la novela homónima de Sebastian Junger. 

El film narra la historia, basada en un hecho real, de unos pescadores de pez espada en  la localidad de Gloucester, Massachusetts, en 1991 con los hecos ocurridos entre el 24 y el 31 de octubre de 1991. La película fue dirigida por Wolfgang Petersen y fue una producción de Gail Katz, Paula Weinstein y Wolfgang Peterson por medio de las productoras Baltimore Films y Radiant Productions con la Warner Bros. Pictures encargada de la distribución de por medio y que invirtieron en el producto final unos 120 millones de dólares que fueron recuperados en taquilla por los 328,7 millones de ingresos.

El guión parte de la obra de Sebastian Junger , pero fue desarrollado para el cine como guión por  William D. Wittliff , mientras que la música es de James Horner, la fotografía de John Seale y el montaje de Richard Francis-Bruce.

La película está protagonizada por George Clooney como Frank William "Billy" Tyne, Jr., capitán del Andrea Gail , Mark Wahlberg como el inexperto Robert "Bobby" Shatford , William Fichtner como David "Sully" Sullivan,  , John C. Reilly como Dale "Murph" Murphy , Diane Lane como  Christina "Chris" Cotter, novia de Bobby Shatford y Mary Elizabeth Mastrantonio como Linda Greenlaw ,la capitán del Hannah Boden. Junto a ellos participan Michael Ironside como Bob Brown, propietario del Andrea Gail y la Hannah Boden, Bob Gunton como Alejandro III McAnally, propietario de la Mistral, un yate atrapado en la tormenta, Karen Allen como Melissa Brown, miembro de la tripulación en el Mistral. Cherry Jones como Edie Bailey, que está en el Mistral. Allen Payne como Alfred Pierre, uno de los tripulantes del Andrea Gail. John Hawkes como Michael "Bugsy" Moran, un miembro de la tripulación Andrea Gail y sin éxito con las mujeres,  Janet Wright como Ethel Shatford, la madre de Bobby. Christopher McDonald como Todd Gross , un meteorólogo de Boston , Dash Mihok como sargento Jeremy Mitchell, un miembro de la tripulación de la Guardia Nacional Aérea de helicóptero de rescate.Por último igualmente participan  Cherry Jones, Rusty Schwimmer

El Andrea Gail es un barco de pesca que tiene su puerto en Glouscester. El Andrea Gail es un barco de pesca del pez espada que cuenta con  Billy Tyne (George Clooney) un padre divorciado de dos hijas, que está decidido a realizar un último viaje de pesca antes del final de la temporada para compensar una reciente serie de capturas pobres. Se trata de un veterano pescador cuyas últimas salidas se han saldado con paupérrimas capturas. Buscando un golpe de suerte que haga cambiar esta mala racha, para ello planea internarse en el Flemish Cap, un lugar más allá de las zonas frecuentadas por los pescadores. 

De cualquier manera vamos conociendo a los protagonistas nada más desembarcar en el puerto. Como son recibidos por sus novias , mujeres y familias, incluso por el armador de los barcos especializados en esta rentable pesca de palagre.  Billy Thyne es el capitán que amalgama a este conjunto variopinto de tripulantes bajo un liderazgo fuerte, además es muy respetado por su tripulación. El negocio del pez espada no anda bien, el mercado exige mayores demandas del recurso y a su vez esto imprime presión por obtener las esquivas ganancia que continuamente el armador Bob Brown (Michael Ironside), propietario del Andrea Gail y la Hannah Boden le echa en cara. A pesar de Brown parece albergar un reconocimiento profundo de las habilidades de Tyne en la captura de peces, no obstante las presiones sobre Tyne reciente la incapacidad de éste para llevar en lances de mayor tamaño, lo que resulta en una relación difícil entre los dos.

Entre la tripulación descubrimos a  Robert ""Sully" " Shatford (Mark Wahlberg), al menos experimentado de la tripulación del Andrea Gail y que es el hijo de Ethel Shatford, la dueña  del más importante bar de Gloucester- Nido del Cuervo- , y novio de Chris Cotter. Sus proyectos de futuro le obligan a ir al mar para ganar más dinero en el mar de lo que podía hacer con un trabajo en tierra para firmar en un último viaje.  Junto a él se encuentra un veterano miembro de la tripulación como  Dale "Murph" Murphy (John C. Reilly)  y un pescador veterano que está divorciado y tiene un hijo con el que tiene una relación muy cercana. Los otros dos tripulantes permanentes son Alfred Pierre (Allen Payne) un mulato con éxito entre las mujeres y  Michael "Bugsy" Moran (John Hawkes) un hombre incapaz de conectar con las mujeres. Aunque en la noche previa a la salida conoce a  una madre divorciada en el bar que, al día siguiente, se llega al muelle para despedirlo.

Para esta nueva salida que planea el capitán Billy Tine éste cuenta con un experimentado marinero pero con problemas múltiples como David "Sully" Sullivan, (William Fichtner) que  firmó un contrato para el viaje en el último minuto cuando otro pescador de repente se retiró. Sully y Murph inicialmente tienen una relación antagónica que está impulsado en parte por la implicación pasada de Sully con la rubia ex mujer de Murph, aunque los detalles no se ponen de manifiesto en la película.

Antes de zarpar Billy habla con su buena amiga Linda Greenlaw (Mary Elizabeth Mastrantonio), capitán del Hannah Boden con la que mantiene una rivalidad amistosa.

El barco sale del puerto de Gloucester, Massachussetts y estamos a octubre de 1991. Se dirige hacia el este en dirección indeterminada a pesar de que en la zona y en ese mes las tormentas son muchas y muy violentas. Lo que ignora es que, a la zona donde faena, se está aproximando la tormenta más aterradora y destructiva que se pueda concebir.

Conforme el barco palangrero Andrea Gail inicia su periplo vamos descubriendo la relación existentes entre el capitán y los tripulantes y entre ellos mismos. Descubrimos una variada gama de personalidades contrapuestas , especialmente entre "Sully" y "Murph". pero a pesar de la rivalidad entre ambos por una hitoria del pasado  el  compañerismo  lo va presidiendo casi todo.

El capitán Billy Thyne (George Clooney) en un momento, sobre todo cuando lanzan las primeras redes y ven lo paupérrimo de sus capturas decide salirse de las tradicionales aguas de pesca a las afueras de la isla Sable, en concreto  a una zona denominada Flemish Cap, un lugar muy lejano, pero donde sabe que puede llenar las bodegas con el pez de espada  y poder salir de su mala racha.

Conformen van acercándose a la zona van formándose la tormenta perfecta de sus vidas. Desde la mala racha con el pez de espada, la captura de un enorme tiburón blanco que muerde a "Sully"  en la bota, pasando por una ola solitaria que casi envía a éste al otro barrio al lanzarlo al mar, o el enganche por la noche con el pincho de la captura por parte de Murph que es lanzado al mar con el palagre y que es salvado in extremis por de  Sully.

De cualquier manera esto no es nada con lo que se avecina. La navegación transcurre tranquilamente, mientras se forma sin que ellos lo sospechen, dos monstruosas tormentas, una de origen frío en el continente y otra de origen caliente en las cercanías de la isla Sable.

La tormenta no sólo le va a pillar a ellos , sino también a mercantes incluso a veleros como le ocurre a Alejandro III McAnally (Bob Gunton) propietario de la Mistral, un yate atrapado en la tormenta, y que porta a Melissa Brown (Karen Allen) como pasajera en dirección a las islas Bermudas y a Edie Bailey (Cherry Jones). Melissa será la que lanza un Mayday desde a radio del  Mistral.

Mientras la tormenta sigue su curso y la fusión de ambas anomalías atmosféricas desencadena una monstruosa supertormenta de la que informa Todd Gross (Christopher McDonald) un meteorólogo  de  Boston  que trabaja para el WNEV-TV ( hoy WHDH-TV ).

Mientras tanto en esta última localidad  Christina "Chris" Cotter (Diane Lane), la novia de Bobby Shatford y que tiene un mal pálpito en este viaje debido a una mala sensación que tiene sobre él, se pasa el  tiempo decorando el apartamento que ha alquilado como una sorpresa para Bobby para simbolizar su compromiso con él. Para este menester le ayuda  Ethel Shatford (,Janet Wright) ,   la madre de Bobby.

Mientras cerca de Island Sable el Andrea Gail llena sus bodegas, aunque la tormenta empieza a hacer estragos con yates y barcos contenedores que son azotados inmisericordemente por olas de más de 25 metros de altura.

El barco permanece en Flemish Cap y ya está con sus bodegas casi llenas, pero la falla de la máquina de hacer hielo que impide llenarlas en buen estado sin permanecen en el lugar, pero Thyne da el viaje por concluido  cuando recibe el aviso desesperado de una Lindaque le habla de la llamada Tormenta del Siglo. Es entonces cuando su capitán y la tripulación deciden enfrentar la tormenta sin percibir la colosal magnitud de las fuerzas que se han desencadenado en esta, cuya ferocidad hunde barcos diez veces mayores que la eslora del Andrea Gail.

La decisión se basa en la falla de la máquina de hielo que impide una buena conservación de la carga, por tanto se toma la arriesgada decisión de bordear la isla Sable e intentar rebasar la zona peligrosa.

Mientras el desastre se avecina, el Mistral es rescatado no sin dificultades por la Guardia Costera de Estados Unidos, que responden enviando un Helicóptero Sikorsky SH-60 Seahawk para rescatarlos, Tras varios intentos con caída al agua de alguno de los soldados los tres tripulantes del Mistral son salvados.

Pero al recibir un nuevo aviso de dificultades el helicóptero de rescate vuelve a salir , aunque necesita una carga de gasoil con un HC-130 Hércules  volante en ruta. Tras repetidos intentos siempre dirigidos por el sargento Jeremy Mitchell (Dash Mihok), de la  Guardia Nacional fracasa por lo que el helicóptero se estrella contra el mar por falta de combustible, dejando a los pilotos del aparato (que han sobrevivido al impacto) a la merced de la feroz tormenta. Todos menos uno de los miembros de la tripulación de la Guardia Nacional Aérea  son rescatados por una embarcación de la Guardia Costera , el USCGC Tamaroa .

Linda que sigue preocupada por Billy es la última en contactar con el Andrea Gail.  Solos ante el peligro, la lucha entre la tripulación del Andrea Gail y las poderosas fuerzas de la naturaleza desatadas en esta supertormenta es épica.

Después de repetidas advertencias hablando de la ciclogénesis venidera, el Andrea Gail queda incomunicado al perder su antena. A esto se suman más problemas en el Andrea Gail .

Las olas rompen en la parte superior de la cubierta de 40 pies (12 m), un  estabilizador roto golpea una y otra vez el costado de la nave, y dos hombres por la borda. Ante este cúmulo de desdichas la tripulación decide dar la vuelta para evitar mayores daños por la tormenta.

Después de hacerlo, el buque se enfrenta a una enorme ola gigante . Billy le dice a Bobby (Wahlberg) que ha de aplicar toda la potencia para pasar por encima de la ola; parece que pueden hacerlo, pero la ola comienza a romperse y el barco vuelca.

Billy con Bobby deciden salir del barco , pero el resto de la tripulación se encuentran atrapados en el interior del camarote y sólo Bobby se las arregla para salir. Sale a la superficie a tiempo para ver el barco se hunda en la profundidad del Océano. Sin embargo, sin un chaleco salvavidas,  no tiene ninguna posibilidad de sobrevivir. Lo vemos  por última vez  solo entre las olas. No hay supervivientes.

La película termina con Linda leyendo un panegírico en el funeral, celebrado en la iglesia de Gloucester. En el mismo vemos a todos los conocidos que tenemos en Gloucester. En los primeros bancos aparecen Christina y la madre de Bobby, Ethel, consolándose entre sí en el muelle y la voz de Billy en un soliloquio acerca de lo que significa ser un capitán de un barco palagrero.

La última imagen es como la primera,  sobre una lápida vemos los muchos fallecidos que el mar se ha ido llamando a lo largo de la historia de la localidad que incluye a los del Andrea Gail.



La película fue presentada en sociedad el 30 de junio de 2000 por la Warner Bros. Pictures .La mayoría de los nombres no se cambiaron para la película por lo que algunas familias de los  miembros de la tripulación del Andrea Gail demandaron a los productores en la corte federal de distrito en Florida , alegando que sus nombres fueron utilizados sin su permiso, y que los hechos se han cambiado. La película sólo se dice que es una historia "basada en hechos reales " acontecidos en octubre de 1991, cuando el Andrea Gail, con seis personas  a bordo, vivió su desastre profesional y humano cuando se adentró en el océano atlántico para conseguir las capturas necesarias de pez espada, y al volver con las arcas llenas de pescado congelado, y se encontró de frente con tres ciclones convertidos en lo que se llama una “tormenta perfecta”.

La inspiración para la misma comenzó en un libro, aunque existen diferencias entre el mismo y la película. Y los más extraño es que presenten como historia real lo que acontece una vez que se pierde la comunicación con el Andrea Gail. Como nunca se encontraron ni el barco ni los cuerpos de la tripulación, lo ocurrido al final la decisión de cambiar el rumbo, la caída de 180 °, son meramente especulativos. Tampoco es cierto que la capitán Linda Greenlaw pusiera en alerta a la Guardia Costera para el  socorro del Andrea Gail.

En el mundo real Billy Tyne era un experimentado  pescador con alto conocimiento de lo que ocurría en los  Grandes Bancos y que había pescado igualmente en las aguas de la Florida, las Carolinas, y en otros lugares. Otros familiares se sintieron dolidos por la imagen trasmitida  como Cathy Sullivan Mustone, la hermana mayor de David "Sully" Sullivan, que, según ella es presentado como un exaltado.

La película obtuvo algunos premios como dos nominaciones al Oscar. En concreto al mejor sonido, y a los efectos visuales ( Walt Conti , Stefen Fangmeier , John Frazier y Habib Zargarpour ) y Mejor sonido ( John T. Reitz , Gregg Rudloff , David E. Campbell y Keith A. Wester ), pero perdieron frente a la joya del año: Gladiador. Obtuvo un premio en los  BAFTA a los mejores efectos especiales y también fue nominada al mejor sonido.

La tormenta perfecta fue un gran éxito de taquilla. En su primer fin de semana, la película se estrenó con $ 42 millones de delante de El Patriota y, finalmente, trajo consigo una recaudación total a nivel mundial de  $ 328,7 millones de dólares.

En cuanto a las críticas La tormenta perfecta recibió críticas mixtas por parte de los críticos, con un índice de aprobación del 47% en el sitio crítico de Rotten Tomatoes con un consenso  "Si bien los efectos especiales están bien hechos y son impresionantes, esta película sufre una falta de ningún drama real o caracterización.".
Para Roger Ebert del Chicago Sun-Times estamos ante "Un film ejemplarmente construido que ofrece puras sensaciones. No me importa admitir que me sentí cautivado. (...) "

Para Peter Travers de la revista  Rolling Stone "Es chocante, considerando el talento de los que participan, que 'La tormenta perfecta' se vea y se sienta como artificial." Todd McCarthy en  Variety sostiene que "El hilo emocional de los sucesos nunca te atrapa, resultando una película en la que te preguntas menos por destino de los personajes, y más por cómo los actores tuvieron que pasar tanto tiempo del rodaje empapados."

Por último para la prensa neoyorkina la película es , según Stephen Holden del The New York Times "En sus escenas finales, la película intenta desesperadamente provocar un nudo en el estómago al estilo de 'Titanic', pero es demasiado poco y demasiado tarde, y parece 'forzado', a pesar de la química que Mark Wahlberg y Diane Lane aportan en sus papeles de una joven pareja salvajemente enamorada."; mientras que Lou Lumenick del New York Post considera que estamos ante  "Un clásico instantáneo."

Miguel Ángel Palomo del  Diario El País considera que es "Una muestra excelente de cómo una superproducción repleta de efectos especiales puede atenerse también al noble arte (...) de contar una historia. (...) filmado con pulso firme y apoyado en un sólido retrato de personajes." Por su parte en Fotogramas aparece la siguiente crónica:

Si Herman Melville levantara la cabeza, hubiera aplaudido el empecinamiento de este nuevo capitán Ahab dándose de bruces contra las paredes de agua de una tormenta perfecta. Es una pena que el valor simbólico de este fenómeno meteorológico, que parece surgido de una conjura de dioses enfadados, se pierda en un mar de estereotipos, incapaz de despertar ni el más mínimo resquicio de empatía entre el público y sus presuntamente admirados héroes. 

En la película de Wolfgang Petersen reina la dictadura del espectáculo. Como ocurría hace unos veranos con Twister, los personajes están definidos en función de un intangible y amenazador cruce de isóbaras rebeldes. A pesar del indudable carisma de sus intérpretes -un George Clooney que sabe rellenar de carácter a un hombre sin pasado; un Mark Wahlberg estupendo en su emotivo retrato de aprendiz de pescador, y una Diane Lane felizmente recuperada después de Jack-, La tormenta perfecta no alcanza el aprobado en lo que a entidad dramática se refiere. Su único objetivo es, por lo tanto, hundirnos la cabeza en una gran ola digital que dura más de la mitad de la película. Es el momento en que llega la tempestad cuando Petersen enseña sus cartas con honestidad y revela la función última de este entretenimiento húmedo que nos coloca, casi físicamente, en el centro de un océano implacable y embravecido, donde el hombre -el espectador- es tan insignificante como una estrella muerta en el firmamento. 

Si el cine es el espectáculo que nos hace vivir lo imposible, "La tormenta perfecta" es entonces su máximo exponente. Si "Titanic" quería legitimar su dependencia infográfica bajo el maquillaje de una historia de amor tan banal como la historia de heroísmo viril que nos ocupa -tan cara, por otra parte, al cine clásico norteamericano-, La tormenta perfecta prefiere apostar por la inevitable belleza de la blue screen. No hay vacas ni tractores volando, pero lo cierto es que pocas veces el cine había representado la furia de la naturaleza de un modo tan realista y, a la vez, tan rabiosamente estilizado. Solo por eso vale la pena ponerse el impermeable anticlichés y disfrutar de la zambullida.

Adrian Massanet en blog de cine comenta que "Petersen supo imprimir en este relato una profunda y sincera emoción, basada por un lado en su intenso afecto por el mar, y por otro en un hondo acercamiento a sus trágicas y mezquinas criaturas, que habrán de enfrentarse a uno de esos bestiales milagros de la naturaleza que convierten al hombre, tan pagado de su supuesta superioridad, en menos que una mota infinitesimal, al vaivén de los caprichosos dictados del océano, fuente de vida y de muerte. Esta lírica aventura nos demuestra lo pequeños, pero también lo valientes, que podemos llegar a ser cuando nos enfrentamos cara a cara con la muerte. ...Sólo el poderío de Hollywood y la pericia técnica de Petersen al frente de un formidable equipo de entregados artistas podía hacer esta historia tan impresionante, pero en ningún momento nos olvidamos de la frágil condición humana, ni de los ruines motivos de este grupo de pescadores para jugarse la vida por un poco de dinero. (...) Aquí todo está cuidado hasta el mínimo detalle, y olemos y palpamos, casi, la atmósfera marina de Gloucester, Massachussets. Y aún más, conocemos hasta el más mínimo rasgo de la vida en el pequeño barco pesquero, como un microcosmos con sus reglas, jerarquías y rituales. En realidad, se trata de indagar en las particulares formas que el hombre tiene de enfrentarse a la naturaleza y también al destino.

En algún sentido se trata de una película coral en el que casi todos los participantes tienen sus momentos de gloria y drama. El reparto lo encabeza un George Clooney, que asumen bien su posición en el drama y que tiene enfrente en otro barco a Mary Elizabeth Mastrantonio su réplica como capitana. Junto a ellos un friso de grandes actores integrado por unos eficaces y muy en su labor William Fichtner, Mark Wahlberg, John C. Reilly, Allen Payne y  John Hawkes, a los que se suma  Diane Lane. Todos trasmiten fortaleza, valor trabajo y también amor, dolor y  emoción.

Todo queda perfectamente integrado en una aventura en la que los efectos especiales digitales poseen, como no podía ser de otra manera, una importancia capital muy apropiados para las enormes olas, las dificultades náuticas y  también las aéreas.

A destacar la luminosa y soberbia fotografía de John Seale, que ya había ganado el Oscar por ‘El paciente inglés’ (‘The English Patient’, Anthony Minguella, 1996), el diseño de producción de William Sandersel montaje de  Richard Francis-Bruce y la épica banda sonora de  James Horner

“La tormenta perfecta”, es una buena película que combina magistralmente el drama, la aventura, la amistad y el amory , a pesar de su larga duración y la tendencia final hacia lo lacrimoso, resulta muy entretenida. Como dije al principio no pasó desapercibida y al igual que otras muchas nos ha dejado una frase hecha tan usada como los lugares comunes o  las líneas rojas. En definitiva, es la cultura del cine que trasciende lo narrativo y generadora de lenguaje adoptado por la política.


1 comentario:

  1. Esta peli es una de mis preferidas, de una lista de 1 a 5 es la 5ta, siendo 2001 Odisea en el espacio y Le Grand Bleu empatadas en el 1er lugar seguidas por La Bella y La Bestia-Fantasia en el 2do empate, Ghandi-Amadeus empatados tbn, Lawrence de Arabia-Africa Mia empatados en el 4to lugar, y Lo que el Viento se LLevo empatada en el 5to lugar con Perfect Storm, de mi lista de mis pelis favoritas angloparlantes, a excepcion de Le Grand Bleu que es una mezcolansa de francés, italiano e inglés. La musica es una antesala del trabajo de Horner en Titanic, y en su filmografia la "simpleza" es donde radica su grandeza, con espacios comunes y personas reales, muy buen elenco ! siempre que la dan la veo !

    ResponderEliminar