martes, 24 de enero de 2012

Otro ladrillo en el muro


¿Quién con más de 40 años no conozca a Pink Floyd es que ha vivido en otro mundo? ¿Cuántos de éstos no han escuchado tarareado alguna vez "Another Brick in the Wall"? La entrada va de esto. Ayer noche rebusqué en el baúl de los recuerdos y me propuse ver una película con base musical. Elegí The Wall, inspirado en el mismo disco de Pink Floyd es un filme británico del año 1982. 
Pink Floyd The Wall es uno de los discos más intrigantes e imaginativos de la historia de la música rock. Desde el lanzamiento del nuevo álbum de estudio en 1979, la gira de 1980-81, y la película posterior de 1982, el Muro se ha convertido en sinónimo de "disco conceptual". Auditivamente es una obra rompedora, sorprendentemente complejo en el escenario, y visualmente explosivo en la pantalla, el Muro de las huellas de la vida de la protagonista de ficción, Pink Floyd, desde sus días de infancia tras el fin de la segunda guerra mundial y su aislamiento autoimpuesto como un mundo de fama estrella de rock, que lleva a un clímax que es tan catártico como destructiva. 
Está dirigido por el director británico Alan Parker basada en el álbum de Pink Floyd The Wall. El guion fue escrito por el vocalista y bajista de Pink Floyd, Roger Waters. La película es altamente metafórica y rica en simbolismo y sonido, vamos bastante inconcreta y nada clara, aunque reconozco que visualmente es atractiva. Presenta pocos diálogos y es conducida principalmente por la música de Pink Floyd y los gestos inexpresivos o excesivos- se pasa de los uno a lo otro- de Bob Geldof. 

Aparte de las imágenes y de la fotografía que, para mí, son impecables, lo más interesante de la película, además de la fotografía y la puesta en escena, son los 15 minutos de elaboradas secuencias de animación creadas por el ilustrador Gerald Scarfe y Roger Waters. 

Parte de estas escenas describen, al parecer, una pesadilla basada en los bombardeos alemanes sobre Inglaterra durante la Segunda Guerra Mundial. También aparecen referencias a la esposa del protagonista y a su vida en general. 
La película representa la construcción y demolición de una pared metafórica, la alienación de los hombres. La película se abre con la imagen de un inmenso pasillo en el que aparece al fondo una limpiadora escuchándose como canción de fondo que abre la película, "The Little Boy that Santa Claus Forgot" , interpretada por Vera Lynn. Pink, el protagonista de la película, es una estrella de rock, una de varias razones que causan un estado emocional depresivo y desinteresado en torno a un abismo de pérdida y aislamiento. Se le observa la primera vez en un cuarto de hotel, aparentemente destrozado. Durante las siguientes escenas, se revela que el padre de Pink, un soldado británico, muere en acción durante la Segunda Guerra Mundial durante la infancia de Pink. Esta referencia es similar a la muerte del padre de Roger Waters, Eric Fletcher Waters, quien murió en combate en Italia en 1944. 
La película retrocede y muestra a Pink como un niño inglés que creció a mediados de los años 50s. A través de su niñez, Pinky – por entonces- anhela una figura paterna después de enterarse de que su padre murió en la guerra. En la escuela, es humillado por escribir poemas en clase. El poema que el profesor le arrebata y lee a toda la clase, forma parte de la letra de la canción Money, del álbum Dark Side Of The Moon. Pink también es afectado por una madre sobreprotectora que prodiga la misma medida del amor y la fobia a su hijo. En esa juventud Pink empieza a construir un muro mental entre él y el resto del mundo para que puede vivir en una constante equilibrio entre su estado alienado y libre de los problemas emocionales vitales. Es tremenda la imagen en la que se acerca a un hombre en un parque, éste le ayuda a subir al carrusel, pero al marchar el hombre Pinky quiere que este le coja de la mano, rechazándolo en repetidas ocasiones al niño.
Eventualmente se casa, pero la relación con su esposa se debilita con el tiempo, llevando a su esposa a tener una aventura mientras Pink se encuentra de gira. Cuando Pink se entera vía telefónica de la aventura, se entrega a la posesión de bienes materiales, enrollándose igualmente con una chica, a quien lleva a su habitación de hotel únicamente para destrozarlo en un arranque de violencia que obliga a la chica a huir. 
Cada incidente que le causa dolor es otro ladrillo en su muro que poco a poco va creciendo: una infancia sin padre, una madre dominante, una actitud de educación fuera del sistema de toque en la producción de engranajes cumplen en la rueda de la sociedad, un gobierno que trata a sus ciudadanos como piezas de ajedrez, la superficialidad de la fama, un matrimonio distanciado, incluso los medicamentos que él se convierte en el fin de encontrar la liberación. Cada ladrillo le supone un mayor aislamiento del resto del mundo. Esto lo conduce a la locura

Lentamente Pink comienza a perder la cabeza, transformándose ésta en gusanos. Él rasura todo el cabello de su cuerpo (incidente inspirado por un antiguo miembro de la banda Syd Barrett, quien apareció en una sesión de grabación en 1975 totalmente rasurado) y mientras observa la televisión, se transforma en su alter-ego similar a un nazi. Mientras tanto, el representante de Pink junto con el gerente del hotel y algunos paramédicos, descubren a Pink y lo reaniman a través de drogas. Las drogas causan que Pink alucine que es un dictador. Sus seguidores proceden a atacar a minorías étnicas y cometen una violación a la novia blanca de un hombre de raza negra. Después, Pink realiza una manifestación en los suburbios de Londres, cantando "Waiting for the Worms". La escena se intercala con animaciones de martillos que marchan sobre ruinas. 

 Pink grita "Alto!" y se refugia en un baño en el lugar del concierto y comienza a recitar poemas cuyas letras serían, más adelante, usadas como letras de la canción de Pink Floyd "Your Possible Pasts" del álbum The Final Cut y de la canción "5:11 AM (The Moment Of Clarity)" del álbum "The Pros and Cons of Hitch Hiking" de Roger Waters. En una secuencia animada, Pink se somete a un juicio. Él es mostrado como un pequeño muñeco de trapo que raramente se mueve. El juez es un trasero gigante, con dos piernas al revés, un ano como boca y un escroto como barbilla. El abogado es un hombre alto y amenazante con figura de buitre. El profesor de escuela es una marioneta abusiva y despide odio. Después de escuchar ambas partes y los testigos (la esposa y la madre de Pink), el juez ordena derribar la pared. La pared explota y mientras eso ocurre, se muestran segmentos de toda la película. 

La película concluye en una escena que muestra a tres niños limpiando una pila de escombros, resultado de un motín. Se enfoca a uno de los niños mientras encuentra un coctel molotov, vaciando su contenido, mostrando así los créditos. Se desconoce qué pasa con Pink, dejándolo al criterio del espectador. 

Entre los actores además del ya nombrado Bob Geldof, encontramos a Christine Hargreaves (Pink's Mother), a James Laurenson (padre de Pink) y a un casi irreconocible Bob Hoskins como manager del músico Pink. Si queréis saber más sobre cada una de las canciones que componen este álbum y que aderezan la película este enlace está muy bien, pues básicamente lo analiza todo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario